lunes, 11 de junio de 2012


RECETA DE TIBURONES CON CALABACÍN

He elegido tiburones, porque es con lo que la hemos hecho hoy, pero podéis hacerla con cualquier formato de pasta de cocción larga, o sea, más de 7 minutos (luego os explico el porqué).

Los ingredientes de esta receta para cuatro personas son:

350-400 gr de pasta tiburón
2 cebolletas tiernas medianas
2 calabacines pequeños o uno grandote
½ brik pequeño de nata líquida
Sal
Laurel
Orégano
Pimienta negra molida (preferentemente en el momento)
Queso rayado
Aceite
3 litros de agua 

Vamos allá. Antes que nada, ponemos a calentar el agua en un cacharro amplio. Mientras esto ocurre podemos empezar a corta la verdura. Para esta receta prefiero que cortemos la cebolleta y el calabacín en daditos pequeños, lo más pequeños que os apetezca en el momento de hacerlo, y lo reservamos todo.

Cuando el agua está caliente e hirviendo sin piedad, añadimos un par de cucharadas de sal e inmediatamente la pasta. La que hemos elegido tiene de cocción 9 minutos, por lo que el procedimiento de cocción será el siguiente: 

Una vez rompa hervir nuevamente el agua, ponemos el reloj de cocina en marcha a 6 minutos, si a 6  y no a 9 minutos, aunque así lo diga en el paquete de pasta. Removemos con asiduidad para que no se pegue la pasta. Una vez transcurridos los 6 minutos apartamos de la candela y dejamos reposar la pasta dentro del agua de cocción, moviendo de vez en cuando.  

Ahora ponemos aceite una la sartén profunda hasta que cubra el fondo, con su hojita de laurel, a fuego medio y añadimos la cebolleta fresca. Transcurridos 2 minutos y no más, añadimos el calabacín y rehogamos unos 3 ó 4 minutos. Añadimos un poco de sal a la verdura mientras se rehoga a fin de que suelte con más facilidad los jugos. 

Apartamos el sofrito y escurrimos la pasta. Han pasado unos 6 ó 7 minutos desque que la hemos apartado en el agua de cocción, y os aseguro que sale al dente, sin pasarse, por esto prefiero la pasta de cocción larga. Las que se hacen en 4 ó 5 minutos no sirven para nada, rapidito pero producen poco placer al comerse. 

Escurrida la pasta acercamos nuevamente el sofrito al fuego y añadimos la pasta, ahora ya con el fuego fuerte. Salteamos las verduras con la pasta 2 ó 3 minutos, removiendo con cautela. Pasado este tiempo añadimos la nata líquida y no más de 1 minuto después, apartamos. 


En los platos, una vez servidos,  molemos un poco de pimienta negra, añadimos orégano y el queso rayado y os aseguro que los acompañantes disfrutarán de un plato de pasta ligero, sano y delicioso, como hemos hecho hoy mi señora y los cachorros de humano que tengo por hijos. 

Un abrazo

1 comentario:

  1. ¡Mmmmm!Delicioso,yo este plato no lo repi- to, sino lo tripito.Carmen.

    ResponderEliminar