martes, 3 de julio de 2012


RECETA DE ESPAGUETIS CON SALSA DE TOMATE Y GAMBONES (DIABOLA)


La puedes hacer picante o no, solo tienes que alterar el añadir guindilla o no.

Vamos a necesitar:

400 gr espaguetis cocción larga (al menos de 8 minutos)
16 gambones
4 tomates maduros o ½ kg de tomate triturado
2 guindillas
8 dientes de ajo
Azúcar
Pimienta negra
Laurel
Perejil
Albahaca
Sal
Aceite de oliva
2 hojas de laurel
1 copa de manzanilla de Sanlúcar
1 copa de licor
Pimentón dulce. 

Para cocer la pasta vamos a preparar un caldo con el jugo de las cabezas y las cáscaras de los gambones, así que lo primero es pelarlos y colocar las cáscaras y cabezas, en un cazo con un chorro de aceite de oliva y 2 dientes de ajo machacados. Mientras se fríe todo vamos a ir sacándole el jugo a las cabezas machacándolas con una espátula. Pasado unos 5 minutos, retiramos de fuego, para que no salpique y añadimos la manzanilla y el licor. De licor prefiero en brandy, pero puede ser también Whisky, o una buena Ginebra aromática. Ponemos nuevamente al fuego y esperamos 2 ó 3 minutos a que se queme el alcohol. Pasado este tiempo añadimos agua, como un vaso y dejamos cocer 10 minutos. Colamos, y este caldo concentrado se lo añadiremos al agua de cocer la pasta, que tendrá sal abundante y una hoja de laurel.

Cuando este caldo esté hirviendo añadimos la pasta y removemos hasta que quede dentro del agua y comenzamos a contar. Nuestros espaguetis son de 8 minutos, luego los tendremos hirviendo a todo gas unos 5 minutos y luego en el mismo agua de cocción los dejamos reposar, probándolos de vez en cuando, y así no se nos pasará y cada uno podrá dejarlos como le gusta. Cuando estén listos los colamos y le añadimos un chorrito de aceite de oliva para que queden sueltos. La gente sin paladar, añade mantequilla. Un verdadero horror, ese sabor se carga cualquier mezcla posterior que no tenga que ver con la cocina centroeuropea. Y que no se nos olvide, no somos centroeuropeos. No señor.

Mientras cuecen los espaguetis procedemos a prepara la salsa. Picamos el ajo lo más pequeño que podamos y los gambones en láminas. Ponemos el fondo de la sartén con aceite de oliva virgen y añadimos las dos guindillas y los ajos, junto con el laurel. Cuando empiecen a tomar color añadimos un poco de pimentón y luego el tomate. Salpimentamos y corregimos de acidez con el azúcar, dejando reducir. Cuando esté a nuestro gusto añadimos los gambones en un hueco que hagamos en el tomate, para que se sofría y no se cuezan y luego mezclamos todo.

Ni que decir tiene que el perejil y la albahaca la habremos picado muy pequeñita.

Solo queda montar el plato.




Ponemos la pasta en el plato,  y en el centro la salsa con un toque de las hierbas picaditas por encima. Delicioso. Aconsejable tomar con un buen tinto, por aquello del picante.


No hay comentarios:

Publicar un comentario