martes, 17 de julio de 2012


RECETA DE MILHOJAS DE PAPAS A LO POBRE, CALABACÍN Y BERENJENA

Es una receta un poco laboriosa, más en tiempo que en dedicación, pero el resultado, sobre todo a los que nos gustan las verduras, es espectacular.
Para 4 personas, y sobrará seguramente:

2 Berenjenas
2 calabacines
6 patatas
3 pimientos verdes
Pan rayado
½ pimiento rojo
Una Cebolla grande
½ kg de pulpa de tomate
1 cabeza de ajos
Aceite pimienta
Sal
Perejil picado
2 cucharaditas de azúcar
Orégano
Tomillo


Mientras que hacemos todo, ponemos el horno a calentar. 180 ºC y la sartén con el aceite.

Pelamos y cortamos la patata en rodajas de ½ cm. El pimiento y la cebolla los cortamos en tiras. Lo unimos con las patatas y los salpimentamos. Cuando está caliente el aceite ponemos esta mezcla y bajamos la potencia al mínimo, poniendo una tapa en la  satén. Hay que poner aceite abundante, casi cubra las patatas. Es importante que se haga muy lentamente y removiendo, para que queden cocidas en aceite y no fritas. Añadimos 3 ó 4 dientes de ajo machacados. Permanecerán al menos 20 minutos hasta que esté la patata tierna.


Mientras cogemos la berenjena y el calabacín y lo cortamos a lo largo, poniéndole sal y aceite de oliva. Lo metemos en el horno y tardará en poner tierno unos 20 minutos. Cuando esté en su punto los sacamos, quitamos la piel a la berenjena y los cortamos a tiras muy finas. El calabacín no hay que pelarlo, pero lo cortamos igualmente muy finito.


En un cacharro, ponemos a freír 3 dientes de ajo en lámina y cuando empiecen a oler añadimos la pulpa de tomate, sal, pimienta y las dos cucharaditas de azúcar y que se haga a fuego lento.


Una vez que tenemos todo listo, en un molde desmoldable, pintamos el fondo con el tomate, ponemos una capa de papas, otra de berenjenas, otra de calabacín, otra de tomate otra de papas, otra de berenjena, otra de calabacín y una de patatas finalmente. Encima ponemos una capa de de tomate.

Ahora ponemos el horno en gril a toda leche. Picamos dos dientes de ajo, muy picaditos, y lo mezclamos con un par de cucharadas de pan rayado, el orégano y el tomillo y lo espolvoreamos por encima del tomate.

Dejamos gratinar y que el pan rayado quede crujiente, y el resultado es increíble, tanto de color, olor y sabor.




Que lo disfrutéis.






No hay comentarios:

Publicar un comentario