miércoles, 5 de septiembre de 2012

GARBANZOS CON ESPINACAS

Este plato es muy típico en Andalucía, que a diferencia de Castilla La Mancha, se come con poco caldo y éste espesado por un refrito de pan y según se quiera o no acompañado de Bacalao desalado.  En nuestro caso va sin bacalao, pero con un poco más de caldito para hacérselo más fácil a los niños. Ya sabéis que soy de la opinión de ir metiendo los sabores y las texturas a los niños poco a poco.

Para cuatro comensales necesitamos: 

350 g de garbanzos
750 g de espinacas, valen también congeladas
4 dientes de ajo
3 rebanadas de pan frito
2 huevos duros
2 cucharadas de pimentón
Comino
Sal
Pimienta negra molida
Vinagre
1 hoja de laurel
Aceite de oliva virgen 

Antes que nada meter la noche antes los garbanzos en remojo. Las espinacas se cortan y se lavan bien con agua para quitarle el poco de tierra que trae en las hojas. 

Ponemos los garbanzos remojados a cocer en agua con un poco de aceite, el laurel y un poco de sal, a fuego lento, durante al menos una hora y media. Mientras, vamos friendo el pan en aceite. Cuando el pan está dorado lo retiramos y añadimos los dientes de ajos machacados pero enteros. Cuando estos están dorados los retiramos. Ponemos el pan frito, junto con los ajos fritos en un vaso de batidora. El aceite de los ajos y del pan lo colamos y en 3 ó 4 cucharadas de este aceite sofreímos el pimentón, no mucho, con el aceite fuera del fuego, lo justo para que tome sabor pero que no amargue. Esto lo añadimos al vaso de la batidora. Tomamos un cucharón de caldo de la cocción de los garbanzos y batimos.

Cuando los garbanzos están tiernos añadimos el majado, junto con un poco de comino y un chorrito de vinagre. Hay quien al majado le añade un clavito. Removemos para que ligue y añadimos las espinacas. Dejamos cocer todo junto unos 15 minutos a fuego lento. La textura del caldo la dejo a vuestra elección.

Rectificamos de sal, pimienta, comino, pimentón, etc. Y ponemos a cocer los huevos según este enlace

Finalmente picamos el huevo y lo ponemos por encima del plato y queda estupendo, para niños y adultos. El que quiera puede añadirle bacalao desalado al final de la cocción y es un plato de cuaresma fantástico.


Un abrazo

1 comentario:

  1. Deliciosa, sencilla, sana....
    Todo un recuerdo de mis años sevillanos

    ResponderEliminar