viernes, 5 de octubre de 2012

ENSALADA DE NARANJA Y BONITO


Esta receta me trae muchos recuerdos de mi amigo Paco Páez. Un tío estupendo, con el que tuve la suerte de compartir grandes momentos, estupendas morcillas, quesos deliciosos y muchas botellas de vino tinto, al solecito, durante muchos fines de semana. Pese a los años que han pasado desde que se marchó, y pese a la edad que tenía cuando lo hizo, unos ochenta y tantos, me sigo acordando a menudo de él.

Le ponía a esta ensalada bacalao, pero esa será para otro día, nosotros hoy la vamos a hacer con bonito en aceite.


Para 4 personas necesitaremos:

4 ó 5 naranjas
1 lata de aceitunas negras, aunque también valen manzanilla
1 cebolleta, morada a ser posible
2 latas de bonito en aceite
Sal
Aceite
Vinagre.
Pimienta negra recién molida.

Vamos a empezar con la cebolleta. Adoro la cebolla en todas sus variantes, crudas, fritas, al horno, etc., pero: se me repite un montón y luego no hay quien tenga una reunión cuando la has comido cruda. A los niños, por regla general, también les molesta el sabor y siempre dicen: ¡esto pica!. Casi todo tiene solución. La cortamos en juliana, vamos, tiras finitas, y la metemos en agua con sal y un chorro de vinagre y la tenemos así 1 ó 2 horas. No perderá textura ni el crujiente. Tampoco perderá sabor. Lo que conseguiremos es que no se repita y quitarle picor. Para este tipo de ensalada viene bien hacerlo.

Cogemos la naranja y le cortamos los culos. Cortamos cada naranja en cuatro rodajas, no cuatro gajos, sino rodajas. Las ponemos en la tabla y le quitamos, con un cuchillito bien afilado, la piel y los restos blancos, y nos queda perfecta para la ensalada. Cada rodaja la podemos corta en 4 ó 6 trozos.

Ésta también es una buena manera de preparar la naranja a los niños cuando son pequeños. Se les pueden hacer formitas con los trozos, solecitos, etc., además le has quitado la cáscara y la piel y así la comen mejor.

Bueno, pues, colocamos la naranja en un cuenco, las aceitunas negras, la cebolleta y el bonito. El jugo de la naranja que queda en la tabla, después de haberlas preparado, lo ponemos en la ensalada. Añadimos pimienta negra recién molida y preparamos una vinagreta, con la sal, y tres parte de aceite por cada una de vinagre. Rociamos y nos queda esta preciosidad.



Gracias a Paco Páez, a los que nos permitían juntarnos y a todos los que nos juntábamos a comer, beber, tomar el sol y querernos.

2 comentarios:

  1. Moli, es verdad que este suculento plato me recuerda a los días que pasábamos en el chalet en comunidad, comiendo y bebiendo al sol, sin pensar en nada mas que no fuera el momento. Me han entrado unas ganas de comerlo que lo voy a hacer en cuanto pueda, eso sí, en un buen día de campo, al sol, y a ser posible contigo.
    Un besazo de tu ex-rubia

    ResponderEliminar