lunes, 8 de octubre de 2012

SOPA DE AJO CON ESPÁRRAGOS VERDES

Es una receta clásica, de cuando los tiempos eran duros, muy duros, mucho más que ahora, y que se tenía que hacer al menos una comida al día, si podía ser caliente mejor, ya fuera con pan duro, unos ajos y unos espárragos, cogidos en la cuneta de la carretera o con lo que fuera. Es una receta típica de la posguerra.

A día de hoy se le pueden hacer un par de cambios sin alterar la esencia y disfrutar de una maravilla de sopa.



Para cuatro personas necesitaremos: 

1 cabeza de ajo
Un manojo de espárragos verdes
Una cucharadita de pimentón dulce
3 cucharadas de aceite
2 huevos
12 rebanadas de pan duro (de unos 2 ó 3 milímetros cada una)
1 litro de caldo de verduras
1 hoja de laurel
Sal y Pimienta negra recién molida 

Para el caldo de verduras: 

1 ½ de agua
1 tomate
1 puerro
1 pimiento
3 dientes de ajo 



Empezaremos preparando el caldo. En una olla ponemos 1 ½ de agua con el tomate, los ajos, el puerro y el pimiento y lo dejamos cocer unos 20 minutos, y el caldo habrá reducido hasta 1 litro más o menos.

Pelamos y picamos los dientes de ajo en rebanaditas. A los espárragos les vamos a quitar la parte del tallo que está más dura y los cortamos en trocitos de 1,5-2 cm. El pan lo tendremos cortado y lo podemos secar, que no tostar, en el horno o bien en una plancha para el pan, lo que en mi tierra siempre se ha llamado una Carmela. Intentamos secarlo sin que tome color, solo para que quede crujiente y luego en la sopa quede más entero.  

Una vez llegado a este punto, empezamos a saltear los ajos en el aceite con el laurel. Cuando estos empiecen a dar olor ponemos los espárragos y dejamos sofreírse  un par de minutos. Ahora añadimos el pimentón, removemos y ponemos el caldo de las verduras. Salpimentamos y dejamos cocer unos 10 minutos, el tiempo justo para que el espárrago esté tierno. 

Ponemos en el plato las rebanadas de pan, tres en cada plato. Batimos los dos huevos y cuando la sopa esté lista, apagamos la candela y ponemos el huevo dentro de la sopa, removemos con una varilla y vertemos sobre el plan seco. El resultado es delicioso a la vez que bonito. Si dejamos reposar 1 minuto, el plato estará perfecto.

3 comentarios:

  1. Me ha entonado tu sopita tan sana, tan reconfortante, sin nada de grasa!! feliz día!

    ResponderEliminar
  2. Feliz día y con tu permiso me quedo por aquí curioseando
    http://diego-gevosrotos.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Perfecta para un dia tan importe de nuestra querida Andalucía.


    Besitosss

    ResponderEliminar