sábado, 17 de noviembre de 2012

COMO HACER PASTA FRESCA


 
Hace 8 años, casi, mi hija Carmen tenía dos años recién cumplidos y Marta y yo decidimos casarnos. Alquilamos una finca en la Sierra de Aracena e invitamos a la familia más cercana y a los amigos. Como unos 60 individuos, con sus correspondientes cachorros de humanos. A todo esto, la fiesta fue comernos un cochino ibérico, en todas su variantes, que habíamos sacrificado el domingo anterior. Sin duda alguna fue uno de los fines de semana más bonitos de mi vida. Mi padre, Mari, mis suegros, mi familia, mis amigos. Realmente algo especial, como especial fueron los regalos que nos hicieron. Entre otras maravillas, tres:

-          Un viaje a París, con canguro en España para Carmencita incluido, de 5 días.
-          Una máquina de hacer pasta
-          Y una de las cartas más bonitas que jamás me han escrito. 

Bien, pues el segundo de ellos, tiene la culpa de esta receta/truco. Os voy a enseñar a hacer pasta fresca, con máquina y sin máquina.

 

La receta os la voy a dar para 1 huevo, y esto es, como para una persona y media. Más o menos.

1 huevo normal, de 65-70 g
100-125 g de harina de repostería
Un chorrito de aceite de oliva virgen extra
½ cucharadita de sal
Pimienta negra recién molida.
 
 
Ponemos el huevo en el bol, con la sal, la pimienta y el aceite de oliva virgen extra. Mezclamos con la varilla.
 
 
Ponemos la harina en un colador y vamos cerniéndola sobre el huevo, moviendo y mezclando. Admitirá mínimo los 100 g de harina. Ha de quedar una masa suave pero que no se pegue y que podamos estirarla con el rodillo.
 


Pondremos un poco de harina con el colador en la encimera y amasaremos con firmeza durante unos minutos. La masa quedará firme pero suave. Dejaremos reposar 15 minutos.  

Con un rodillo estiraremos la masa hasta obtener una tira de unos 15 cm de ancho y 3 ó 4 milímetros de grueso.

 

Si no tenemos máquina, vamos a seguir estirando la masa, hasta que nos quede una película de 1 mm aproximadamente. Iremos espolvoreando la masa, cada vez que estiremos. Haremos láminas de unos 25 cm de largo y luego a cuchillo en la tabla cortaremos del ancho que queramos, según sean espaguetis o tallarines. Con un poco de harina por encima, de habérsela espolvoreado durante el estirado, meteremos los dedos entre la pasta para que no se pegue y dejaremos reposar unos 15 ó 20 minutos. 
 
 
Si tenemos máquina, iremos pasando la masa por el rodillo de la máquina desde el ancho mayor, hasta el que deseemos.

 

Luego lo pasaremos por la forma que queramos obtener, y tendremos nuestra pasta fresca. En el caso de la foto fueron fideo gordos.

 

Para cocerla, pondremos agua a hervir con sal y cuando rompa, verteremos la pasta. Con una espumadera, iremos separando y moviendo para que no se peguen. 2 minutos de cocción tiene la culpa de una pasta diferente a la que estamos acostumbrados. Esta es sabrosa, firme y jugosa. Se le pueden añadir sabores, colores, etc, pero esta es la base. El no usar harina de fuerza, es porque a poco tiempo que pase mientras que la vamos estirando y cortando, tiende a secarse mucho y resquebrajarse. Para esta receta prefiero la de repostería, pero ustedes practicad y decidid. Para gustos hay colores. Un abrazo

1 comentario:

  1. Sin duda lo probaré, me regalaron una maquina de hacer pasta hace tiempo y aún no la he probado y tengo muchas ganas.
    Me ha encantado la historia de vuestra boda, solo amigos y familia, ojala hubiera podido hacer los mismo, 450 invitados, una plaza de toros, bueno mejor olvidarlo.
    Pasaros por mi blog, seréis bien recibidos.
    http://conmilsabores.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar