miércoles, 12 de diciembre de 2012

ACEITUNAS MACHACADAS

Una de los aperitivos y acompañamientos de la cervecita del medio día de este país. Las aceitunas. Este año vamos a conocer al menos un par de maneras de prepararlas y aliñarlas. En esta receta no vamos a  hablar de cantidades, ya que a cada uno les gustas más saladas, con más vinagre, con más ajo. Esto hay que practicarlo y darles el punto de salmuera y aliño que le gusta a cada uno. Alguna vez hay que investigar, no siempre os lo vamos a dar comidito y desmenuzado.


Aceitunas pequeñas
Agua dulce
Agua en salmuera
Vinagre
Ajos
Naranjas agrias, en su defecto la mitad de naranjas nuevas, de las más ácidas y limones
Laurel

Vamos a lavar y enjugar varias veces las aceitunas. En este caso he preparado unas aceitunas pequeñitas, para molienda de aceite, pero que son deliciosas. Estaban enteritas y brillantes, y me las facilitó mi vecino Alejandro, que las estaban recogiendo para el molino.


Una vez que las tenemos lavadas, cogemos una tabla de madera pequeña y la ponemos en el filo del fregadero. Nos ponemos un delantal viejo, ya que esto ensucia un montón. Colocamos un puñado de aceitunas en la tabla y con un ladrillo, u otra tabla, apretamos las aceitunas y las machacamos, lo justo, para que se rompan y suelten el jugo amargo, no más. Las iremos poniendo en el fregadero. Cuando estén todas listas, llenamos de agua y lavamos a conciencia, sin destrozarlas, pero removemos para quitarle lo más posible.


Las meteremos en un recipiente con tapa que cierre bien y les echaremos agua dulce. Estaremos cambiando el agua, como unos 4 ó 5 días, a diario. A mi estas aceitunas me gustan con un poco de amargor en el fondo. Al que no les guste este punto de sabor, que las tenga en agua dulce una semana. Depende mucho de la aceituna esto de los tiempos.

Cuando llenemos el recipiente de agua, hay que llenarlo hasta el borde y que rebose agua cuando lo cerremos con las aceitunas, así evitamos que haya aire y la posibilidad de que fermenten.

Pasados estos días,  sacamos y lavamos. En el recipiente, vamos a preparar una salmuera con sal,  5 ó 6 dientes de ajos por Kg y vinagre. La cantidad, ha de ser la suficiente para que rebose la misma, cuando añadamos las aceitunas. El sabor, el justo para que cuando la probemos y veamos que está saladito y que tiene sabor a vinagre, lo demos por bueno. Este punto es personal, así que lo dejo a elegir a cada uno. Pondremos los ajos machacados, el laurel y una naranja amarga o medio limón y media naranja normal, por cada kg de aceitunas. Añadiremos las aceitunas, que rebose el agua, cerraremos bien y a reposar una semanita, por lo menos.

Pasado este tiempo meteremos en botes de cristal o plástico que cierren bien. Practicaremos el mismo proceso, que rebose al llenarse.


Cada uno le puede añadir, especias, como cominos, orégano, romero, hinojo, etc., o bien cebollas, pimiento, zanahoria. Como base  e idea,  para empezar, creo que está bien. Que disfrutéis.


1 comentario:

  1. Que buena pinta tienen cuñao, seguro que están para comerse un kilo de una sentada. Besitos. Antonio

    ResponderEliminar