sábado, 8 de diciembre de 2012

BUÑUELOS DE ATÚN


Otra receta dedicada a lo niños. No se pueden resistir y además es una manera estupenda de que coman pescado, sobre todo para los que se resistan al mismo.


 

Necesitaremos: 

100 g de harina de repostería
100 g de harina de freír pescado. En los supermercados, el paquete, suele ser de color azul y llevar un pescado dibujado. Son un poco más bastas y más crujientes al freír.
Un filete de atún, o tres latas de atún, también sirve.
Sal
Pimienta negra recién molida
1 cebolleta
1 ramillete de perejil
Azafrán en polvo
1 huevo
Aceite de oliva para freír
1 vaso de agua
½ sobre de levadura química
12 g de levadura de panadero. Es media porción de las que venden en los supermercados valencianos, estos en los que visten de verde. Están al lado de las mantequillas, con los yogures.

 
Empezaremos preparando el perejil y la cebolleta. Vamos a picarlo lo más pequeño que vuestra destreza os permita. El atún si es en filete, lo prepararemos a taquitos pequeñitos y si es de lata, retiramos el aceite y lo desmenuzamos.
 
Bien, mezclaremos las dos harinas y la levadura química. Añadiremos la levadura de panadero y la desmenuzaremos en las harinas, frotando con las manos. Añadiremos el huevo y mezclaremos.

 
El agua la pondremos a calentar en el micro, pero solo la vamos a templar. Si la ponemos muy caliente, mata la levadura y deja de actuar. Iremos añadiendo poco a poco y removeremos con varilla. Poco a poco, porque evitaremos así la presencia de grumos y además, cada marca de harina tiene una textura y una necesidad de agua, así que podremos controlarla mejor.
 
Cuando tenga una textura, como de bechamel, dejamos de añadir agua y echamos el resto de los ingredientes y un poquito de azafrán para que tomen un color bonito al freírlas. Salpimentaremos.

 

Dejaremos reposar unos 20 minutos tapada con film transparente, para que actúe la levadura de panadero. Veremos al cabo de este tiempo, como tiene una textura más esponjosa.

 

Pondremos el aceite a calentar, abundante, al menos dos dedos en la sartén. Lo tendremos a fuego medio y esperaremos a que esté caliente, pero que no salga humo. Con una cuchara tomaremos una porción de masa y con otra la retiraremos de la primera encima del aceite, cerca de este, para que no salpique. Le daremos la vuelta rápidamente, ya que crecen mucho y sin no lo hacemos, por la parte que queda fuera termina agrietándose, y quedan feas.

 

Dejaremos que doren y las escurriremos en papel absorbente. Están estupendos

 

 

1 comentario:

  1. En casa los ahcemos más de bacalao, pero igualmente están buenísimos!

    ResponderEliminar