sábado, 29 de diciembre de 2012

RIÑONES AL JEREZ


Lo se, es tediosa y un poco desagradable. Hay que quitarle el olor y el sabor a los riñones, pero, es que el resultado final es una delicia. Merece la pena pasar el mal rato del limpiado de los mismos. Eso si, os recomiendo la cocina cerrada y la campana extractora a todo trapo.


Necesitaremos: 

1 kg de riñones de cerdo
2 cebollas
4 dientes de ajo
2 cucharadas de harina
Sal
Pimienta negra recién molida
1 vaso de agua
1 copa generosa de manzanilla de Sanlúcar o fino de Jerez
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 hoja de Laurel 

Para limpiarlos: 

Agua caliente
Sal abundante
Vinagre


Bien empezamos por lo desagradable. Cogemos los riñones y los cortamos en rodajas como de una moneda de 2 €. Intentamos con una tijera de cocina quitar el nervio y la grasa que tiene los riñones en el centro.


Ponemos agua hirviendo en un bol y le echamos vinagre abundante y sal. Añadimos los riñones cortados y los dejamos como ½ hora. Pasado este tiempo, repetimos la operación. Los lavamos y escurrimos. Ahora en una sartén vamos a colocar un poco de aceite y cuando esta esté bien caliente ponemos los riñones y los salteamos 1 ó 2 minutos.
Aún os recuerdo que los estamos lavando. Pasado este tiempo los escurrimos y lavamos nuevamente. Con un poco de suerte ya están listos para cocinarlos.

Los ajos los vamos a picar en láminas y la cebollita en brunoise, en daditos pequeños. Pondremos en una sartén limpia el aceite de oliva y los ajos con el laurel a fuego medio. Cuando empiecen a oler añadimos la cebolla con un poco de sal para que sude.


Cuando esta esté transparente, añadimos los riñones. Los salteamos uno o dos minutos y le ponemos la harina. La tostaremos 1 minuto y añadiremos el vino. Removeremos 1 minuto más, y luego ponemos el agua. Salpimentaremos y dejaremos hacer a fuego lento hasta que la salsa esté ligada, o sea, un poco espesita. A mi personalmente me gustan más bien enteros, pero si os gustan más blandos, podéis añadir más agua. Muy sencillo de hacer, desagradable por el olor a orín que suelta mientras se limpian, pero muy sencillo.


Se puede acompañar con unas patatas fritas o con un arroz salteado. Perfecto de cualquier manera.

2 comentarios:

  1. Ni me acuerdo del tiempo que hace que no como riñones, esta receta es similar a la que yo hago, y me encanta.
    Un saludo.
    Me quedo de seguidora y te espero en mi blog, si gustas visitarlo.
    FELIZ AÑO 2013

    ResponderEliminar
  2. Yo también hace años que no los pruebo, no se hacerlos pero mi madre los hace buenísimos, te han quedado muy buenos.
    Feliz año
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar