martes, 4 de diciembre de 2012

ROPAVIEJA DE COCIDO

De los  pucheros andaluces y los cocidos, se saca todo tipo de platos y se aprovecha absolutamente todo. Hoy vamos a ver como aprovechar los restos de las carnes de un cocido en toda regla; ternera, pollo, cerdo, chorizo, morcilla, garbanzos, verduras, etc.


Restos de carnes del cocido
Verduras del cocido
Garbanzos del cocido
Patatas del cocido
5 dientes de ajo
3 hojas de laurel
2 cebollas
4 ó 5 cucharadas de aceite de oliva
½  copa de Manzanilla de Sanlúcar, (opcional)
Sal
Pimienta negra recién molida

Lo primero que hacemos es separar del resto de cocido, los garbanzos, las verduras (zanahoria, apio, judías verdes, etc.),  la patata, y las carnes. Cada una se irá añadiendo por separado al sofrito.


Las carnes las desmenuzaremos en trocitos, según queramos, y el chorizo y la morcilla la cortaremos en rodajas. Estos últimos los apartaremos.


Los ajos los vamos a machacar contra la encimera y la cebolla la cortaremos en taquitos, (brunoise) o bien en juliana, como se prefiera. Las patatas las cortaremos en tacos de 1 ó 2 cm.

Pondremos el aceite de oliva virgen a calentar en una sartén amplia  con el laurel, y cuidado que esta comida se agarra al fondo. Cuando está el aceite caliente añadimos los ajos, que se irán dorando a fuego medio. Cuando huelan y empiecen a tomar color, añadiremos la cebolla, con un poco de sal, para que suden.  Cuando empiece a tomar color ponemos las carnes, sin el chorizo y la morcilla.


Rehogaremos a fuego medio, sin cambiar la intensidad y dejaremos que se vaya refriendo toda la carne. Cuando veamos que empieza a perder el jugo que les queda, añadimos los garbanzos  y cuando estos se empiecen a dorar, las verduras. Es lento, y hay que seguir moviendo,  con cuidado de no desmoronar las fibras de las carnes, pero hay que evitar que se pegue. Podremos añadir ½ copa de manzanilla, el que quiera.


Cuando ya se ve todo dorado, ponemos el chorizo y la morcilla cortados a rodajas. Salpimentaremos.



Un minutito más, y con patatas fritas, es un colofón perfecto a unos días sacándole buen rendimiento al puchero andaluz, o al cocido, según hayáis preparado.


Disfrutad, que merece la pena.

1 comentario: