martes, 31 de julio de 2012

RECETA DE POLLO AL AJILLO EN SALSA


De este plato tengo el recuerdo de cómo lo hacía mi madre y me sigue pareciendo maravilloso, por lo que prefiero no cambiarle nada,  manteniendo y recordando los mismos sabores y aromas de entonces.


4 personas.

Un pollo cortado para hacerlo en salsa
2 cabezas de ajo
Zumo de un limón
2 copas de manzanilla de Sanlúcar
2 hojas de laurel
1 ramillete de perejil
Aceite
Sal
12 granos de Pimienta negra 

Le decimos al carnicero que nos corte el pollo en cuarto y cada cuarto en tres trozos. De esta manera no son ni muy pequeños para hacerlos en salsa, ni muy grandes para que queden secos.

Pelamos y picamos los dientes de ajos en láminas. El perejil lo picamos pequeñito, aunque habrá quien utilice perejil desecado. Allá con su conciencia. La noche antes de cocinarlo metemos el pollo con los ajos, el perejil, salpimentamos y le añadimos el vino y el zumo de limón. Lo dejamos macerar en el frigorífico hasta el día siguiente.


Ponemos en una cazuela amplia, el aceite, como 1/2 dedo  del fondo de la cazuela aproximadamente, junto con las pimientas. Lo ponemos a calentar, caliente pero con el fuego medio-fuerte. Retiramos del polo el jugo y los ajos con el perejil, añadiendo la carne al aceite. Rehogamos hasta que dore, no hasta que esté frito, sino que la piel adquiera un tono pardo clarito, con el fin de sellar la carne y que quede jugoso.


Una vez llegado a este punto, añadimos los ajos y sofreímos unos minutos. Ahora empezarán a mezclarse los aromas y un delicioso olor invadirá la cocina. Este es el momento de añadir el jugo de del aliño, o sea, el jugo del pollo con el limón y la manzanilla. Sofreímos un par de minutos y añadimos agua, hasta que cubra y las hojas de laurel.


Dejamos cocer a fuego lento unos 45 minutos. En este tiempo habrá reducido el caldo, convirtiéndose en una maravillosa salsa y el pollo quedará tierno.



Se puede acompañar perfectamente con unas patatas fritas de verdad, no de paquete, por favor.



 


Un abrazo


RECETA DE ESPAGUETIS CON GAMBAS AL AJILLO


 
Una variante muy divertida de cualquier receta de pasta con marisco, sencilla y rápida, además de riquísima.

Necesitaremos:

400 g de pasta de cocción larga. Yo  he usado espaguetis de 9 minutos.
250 g de gambas arroceras, baratitas.
1 guindilla.
8 dientes de ajo
1 ramillete de perejil
Pimienta negra
1 copa de manzanilla de Sanlúcar
Sal
Aceite
Laurel 

Empezaremos pelando las gambas y refriendo las cabezas y cáscaras en un cazo con aceite de oliva. Las cabezas las iremos machacando con una cuchara de palo para ir sacando el jugo. Una vez estén listas añadimos el vino y dejamos reducir 1 minuto. Ahora añadimos agua y dejamos cocer unos 10 minutos, para sacar el jugo y el sabor de las cáscaras. Pasado este tiempo colamos y colocamos el caldo  en el cacharro de cocer la pasta, y añadimos el agua restante hasta que tengamos el volumen necesario para cocer los espaguetis, unos 3 litros para 400 gramos de pasta, más o menos. Añadimos un poco de sal, y lo ponemos a calentar hasta llevar a ebullición.

Mientras que se calienta el agua y se cuece la pasta picamos muy pequeñitos los ajos y los dejamos reposar en la cazuela donde posteriormente saltearemos todo con el fondo cubierto de aceite y la guindilla, y picamos el perejil muy pequeñito.

Cocción: Un días estos os remitiré a un truco para cocer pasta, pero aún me parece pronto y de ser algo perezoso.

Una vez que tengamos el caldo de la olla en ebullición, ponemos la pasta y removemos hasta que quede dentro del agua y comenzamos a contar. Nuestros espaguetis son de 9 minutos, luego los tendremos hirviendo a todo trapo 5 minutos y luego en el mismo agua de cocción los dejamos reposar, probándolos de vez en cuando, y así no se nos pasará y cada uno podrá dejarlos como le gusta.

Una vez tengamos la pasta lista procedemos a escurrir y a añadir un chorritos de aceite de oliva. Empezamos a sofreír los ajos con el laurel y la guindilla. Cuando empiecen a oler los ajos añadimos la pasta y la salteamos un minuto, añadiendo los gambas y salteando un minuto más, como mucho.

Retiramos de la sartén, ponemos en la fuente de servir, añadiendo el perejil picado y un poco de pimienta recién molida.

 

Es fácil y está muy bueno. 
Un abrazo


lunes, 30 de julio de 2012

RECETA DE CUSCÚS EN ENSALADA


 
El cuscús puede hacerse de innumerables formas. Vamos a empezar haciendo uno sencillo, y propio de estas fechas.

Para 4 personas necesitaremos: 

200 mg de cuscús mediano
200 ml de agua
Sal
1 pepino pequeño
1 tomate
1 cebolleta
1 pimiento verde
2 huevos duros
¼ pimiento rojo
1 remolacha cocida
20 aceitunas negras sin hueso
Zumo de limón
Aceite de oliva
Queso curado
Pimienta negra molida
Unas hojas de hierbabuena
Unas hojas de albahaca

Empezamos haciendo el cuscús propiamente dicho. Ponemos el agua a hervir y en un cuenco colocamos el cuscús. Una vez hierve el agua, lo vertemos sobre el cuscús y lo dejamos reposar 15 ó 20 minutos con un film transparente.

Mientras vamos a picar las verduras pequeñitas. Las aceitunas en rodajas y el queso en daditos. Las hojas de hierbabuena y albahaca podemos machacarlas en un mortero con un poco de sal e ir añadiendo aceite de oliva poco a poco para que suelten el jugo.

En un cazo con agua hirviendo y sal colocamos los dos huevos duros y los tenemos cociendo 10 minutos desde que empiza la ebullición. Enfriamos, pelamos  y picamos

Una vez el cuscús en su punto, movemos y despegamos con un tenedor. Rápidamente se sueltan los granos y podemos ir añadiendo el resto de los ingredientes, y seguimos mezclando.

La cantidad de aceite y limón depende del gusto del comensal. Yo recomiendo ir añadiendo poco a poco para obtener el punto que queramos.

Rectificamos el punto de sal y pimienta negra hasta nuestro gusto y dejamos reposar en la nevera 10 ó 15 minutos.



Listo para comer. Riquísimo y totalmente abierto a cambios de ingredientes, esto es solo una idea de partida. Se admiten frutos secos, frutos dulces, granada, etc.


TRUCO PARA COCER LOS HUEVOS Y PODERLOS PELAR CON FACILIDAD


Siempre nos pasa lo mismo, cocemos los huevos y al pelarlos nos llevamos la mitad de la clara pegada en la cáscara, o se nos rompe un poquito y se sale la clara mientras se cuecen, o ...

Pues bien, ¡eso se acabó!, para casi siempre.

Los huevos, aunque no lo veamos, es fácil que tengan una microfisurita y que al meterlos en el agua se abre la fisura y se sale la clara. Para evitar estos hacemos dos cosas:

  1. El agua la ponemos a hervir con dos cucharadas de sal y con un chorro de vinagre. De esta manera conseguimos poner el huevo en un medio hipertónico que impida o dificulte la salida de la clara del mismo.
  2. El huevo lo introducimos una vez que el agua está hirviendo con una cuchara y lo depositamos suavemente en el fondo. Con esto evitaremos que mientras que empieza a hervir el agua se golpee el huevo y se fisure.
Una vez cocido el huevo, quitamos el agua caliente del cazo y golpeamos el huevo contra las paredes del mismo, cascándose la cáscara.

Ahora añadimos agua del grifo hasta que el agua haga que se enfríe. Los dejamos en el agua 4 ó 5 minutos. El contraste de temperatura y el haber entrado el agua por las fisuras de la cáscara hará que se separe con más facilidad el huevo de la cáscara.


 Y ¡¡FUNCIONA!!




sábado, 28 de julio de 2012

RECETA DE COLIFLOR RELLENA DE VERANO


Esta Receta me la enseñó mi amigo Paquito, Paco liquen, cuando estábamos estudiando en Sevilla. Un día nos fuimos a Cádiz a pasar el fin de semana y se la hicimos a mi padre, y le encantó. La verdad es que está muy bien y es muy agradable de comer, incluso para los niños.

Al lió. Necesitaremos:

1 coliflor medianita
2 medias pechugas de pollo e filetes
8 lonchas de jamón cocido de paquete, unos 150 gramos
Mayonesa
5 huevos duros
Una zanahoria rayada 

Para la mayonesa: 

2 huevos
½ limón
350-400 ml de aceite de oliva
Un chorrito de vinagre
Sal y pimienta al gusto 

Colocamos en una olla grande y profunda, agua abundante con sal a hervir. Cuando esto ocurra ponemos la coliflor, que quede cubierta y la tenemos hirviendo a fuego medio y tapada, entre 15-20 minutos. Ha de quedar entera, si queda tierna ese día la comes rehogada con ajito y huevos fritos.

Dejamos enfriar. Y mientras hacemos los filetes de pollo a la plancha, con una gotita de aceite, y mientras los huevos duros (diez minutos desde que empiezan a hervir). Una vez todo cocinado y en frío lo picamos en daditos pequeños. La zanahoria podéis rayarla con una mandolina, o un rayador a uso. Por cierto, los huevos duros se pelan y se pican también pequeñitos

La coliflor fría, los ingredientes picados, nos falta la Mayonesa:

En el vaso de la batidora ponemos los 2 huevos. Preferentemente los hemos tenido fuera de la nevera un ratito antes. Añadimos el aceite, sal limón y vinagre. Yo prefiero ir aliñando la mayonesa poco a poco para no pasarme de ninguno de los ingredientes. Es importante que quede un poco más fuerte de lo normal, porque la pata tapa mucho el sabor y al fina quedan las ensaladillas sosas y aburridas y por otra parte es interesante para evitar proliferación de Salmonellas, bacterias que producen una serie de visitas descontroladas al WC y que te dejan el cuerpo muy flojito.

Para la mayonesa es importante empezar en una potencia lo más baja posible con la batidora y en el fondo del vaso, sin moverla, hasta que empiece a emulsionar y llegue la emulsión arriba del todo. Cuando ocurre esto aumentamos la potencia y vamos moviendo de arriba abajo, y empezamos a rectificar de sal, vinagre, limón, pimienta si queréis, etc. De esta manera evitaremos que se nos corte la mayonesa y no emulsiones. Si nos queda muy espesa aligeramos con un chorrito de leche, y si queda muy ligera añadimos un poco más de aceite. Todo esto lo dictará el tamaño de los huevos.

Mezclamos todo y comenzamos con el tema del relleno. Abrimos con cuidado los cogollitos de coliflor desde el ápice, o desde encima que queda menos cursi, y vamos introduciendo con los dedos el relleno dentro. Por cierto, hoy las manos más limpias que nunca. Así vamos rellenando la coliflor entera. Cuando hayamos llegado debajo de la misma, ponemos un plano encima y volteamos como si fuera una tortilla y procedemos a rellenar los huecos de abajo. Ponemos nuevamente el plato de base y volteamos.



Untamos con la mayonesa restante la superficie de la coliflor y listo. Dejamos enfriar.



Una comida ligera y riquísima. En invierno os daré la receta de invierno, como dios manda. El relleno podéis cambiarlo y ponerle atún de lata, o caballa, aceitunas, pescado cocido, gambas, etc. Un abrazo

viernes, 27 de julio de 2012

RECETA DE BOLLITOS DE LECHE RELLENOS DE SALADO


 
Esta es otra de esas recetas que verdaderamente satisfacen al hacerse y que se disfruta un montón con los críos, tanto al hacerla como al comerla.

Necesitaremos: 

½ kg de harina de fuerza
25 g de levadura de pan
200 ml de leche, depende del tipo de harina
Una pizca de sal
2 ó 3 cucharadas de azúcar, según lo golosos que seáis
200 g de mantequilla 

Para el relleno: 

Carne picada y especias al gusto
Chistorra
Queso Brie
 

Empezamos haciendo la masa madre. Tomamos la levadura, la encontramos en los supermercados valencianos en que el personal viste de verde, al lado de la mantequilla, en el apartado de frío, y la disolvemos en unos 150 gramos de harina. Mezclamos la harina con aproximadamente 100 ml de leche entera y templada. Cuando deje de pegarse a los dedos y sea una masa agradable al tacto dejamos tapada doblar el volumen, unos 15-20 minutos. 

Ponemos la mantequilla a punto de pomada, en verano dejamos fuera un rato en invierno le damos 10 s de microondas y listo. Mezclamos el resto de harina, con la sal, el azúcar y la mantequilla, añadimos luego la masa madre y comenzamos a amasar, añadiendo poco a poco el resto de leche templada, hasta obtener una masa firme y suave que se despegue de las manos, en este momento hacemos como una barra de masa y la envolvemos en papel transparente anudando los extremo y dejamos reposar una ½ hora en el frigorífico. 

Vamos a prepara el relleno. Pelamos la chistorra y hacemos trocitos de 1,5 cm. El Brie lo cortamos en dados como de 1cx1cm. La carne picada la aliñamos con un poco de pimentón, sal, pimienta, curry u comino. Esto es solo una idea, cada uno que le ponga lo que le apetezca. 

Sacamos la masa de la nevera preparamos la placa de horno con un poco de harina en el fondo. Tomamos porciones de masa según nos apetezca y le hacemos un boquete metiendo el relleno dentro y cerrando, unas de queso, otras de carne, otras de chistorra, etc., y las colocamos todas en la placa y la tapamos con un trapo hasta que doble el tamaño, unos 45 minutos. La cantidad de masa que tomamos para cada panecillo podréis apreciarla en las fotos, pero que cada uno que lo haga como quiera, sobre gustos hay colores. 

Colocamos el horno a calentar a 150 ºC por arriba y abajo. Cuando está listo y la masa a doblado la metemos y la tenemos entre 15-20 según nos guste mas tostados o menos. Sacamos del horno y lo dejamos tapado a enfriar, y listo.




En la azotea de casa, la otra noche, Marta, los niños y yo, tuvimos una cena deliciosa, y sobre todo gracias a ellos tres.





 Un beso a todos








CHORIZOS CASEROS


Si señor, un reto y una satisfacción a la vez. Hace mucho tiempo que quería aprender a hacer embutidos caseros. Me compré una maquina de picar carne, de las antiguas de la abuela, con apliques para rellenar tripas. El siguiente paso fue encontrar la tripa a rellenar, preferentemente natural y no de plástico, así que hablé con mi carnicero y me vendió tripa de ternera en salmuera. Ya lo tenía todo, solo me faltaba atreverme y poner en pie lo que mi paladar y mi olfato me decía que llevaba un chorizo, y anda que no, acertamos.


Necesitaremos para cada Kg de carne:


1 Kg de carne de cerdo
150 g de panceta fresca de cerdo ibérico
8 dientes de ajo
8 cucharadas de pimentón dulce
Sal a discreción
Pimienta según gusto
Una cucharada de Orégano
Una cucharada de Comino molido
Una cucharada de tomillo
Tripa de ternera desalada
Hilo para cocina


Lo primero es preparar la carne. La picamos en la máquina con los ajos y la panceta fresca. Una vez aquí, añadimos todo el aderezo. La sal y la pimienta, como si estuvierais haciendo albóndigas y si pensáis que es poco pimentón añadimos más. Esto depende del tipo que usemos. Mezclamos bien con las manos y dejamos tapado reposar 1 día en la nevera. Al día siguiente cogemos un poquito y lo hacemos en la sartén, prueba de matanza que le llaman en la sierra, y vemos como está de aliño, pudiendo rectificarlo. Lo dejamos al menos un día más y si es posible pasado tres días procedemos al relleno de la tripa. 

La tripa la metemos en agua 1 hora. La enjuagamos y como ahora las paredes están un poco pegadas las soplamos o las rellenamos de agua con el grifo. Escurrimos de agua y procedemos a hacer los chorizos.

Pasamos toda la tripa por el aplique de rellenar los chorizos, es un tubo de plástico de un calibre inferior a la tripa, y puede admitir mucha cantidad de tripa. Dejamos un poco de tripa fuera y empezamos a darle a la manivela. Agarramos la tripa y dejamos que se vaya llenando. Dejamos que suelte al principio el aire que había por delante de la carne en la máquina y atamos ese extremo. Vamos rellenando haciendo que la carne quede prieta y sin aire dentro de la tripa. Podemos hacer chorizos de unos 15-20 cm de largo, atando a esa distancia con hilo de cocina.

Una vez finalizado de rellenar la tripa, con una aguja de coser pinchamos las burbujas de aire que puedan quedar y eliminamos el mismo apretando suavemente con los dedos. Los ponemos en una bandeja y los metemos en la nevera 3 ó 4 días. Todos los días les damos la vuelta y lo que está en contacto con la bandeja lo ponemos mirando hacia arriba, secando la bandeja y vigilando las burbujas, eliminándolas si vuelven a aparecer.



Este es el momento de colocarlos a orear, en un sitio fresco y seco. Pasados unos 10 ó 12 días en barbacoa están increíbles. Como no llevan tanta grasa como los industriales, no chisporrotean ni forman llama, y están de muerte. Para comer crudo, pasado un mes o mes y medio están ya perfectos.


Se que parece un coñazo, pero es un verdadero placer. Mis hijos y los de mis amigos han disfrutado mucho haciéndolos. Es divertido y están tremendos. Un abrazo

miércoles, 25 de julio de 2012

PAPAS CON CHOCO


Anduve mucho tiempo buscando el sabor de las papas con choco que hacía mi madre, y lo encontré. Un plato delicioso al que prefiero no hacerle ningún cambio, ni actualizarlo, ni chorradas que nos inventamos algunas veces cuando nos aburren las recetas. A mí esta no me aburre en absoluto.

Al lío. Necesitamos:

1 choco entero (normalmente vienen ya sin piel)
6 patatas
4 dientes de ajo
2 cebolletas medianas
1 pimiento
1 tomate maduro
1 copa de manzanilla de Sanlúcar.
Azafrán
Orégano
Pimienta molida
Sal
Una puntita de pimentón dulce
Agua
Aceite de oliva
1 hoja de laurel


Cogemos el choco y lo cortamos a tiras, o a dados grandes. Pelamos el ajo y el tomate. El ajo lo cortamos en láminas finas y el tomate lo rayamos o bien lo cortamos menudito.

Con el pimiento y la cebolleta hacemos lo mismo, cortamos muy menudito.

Las patatas las pelamos y en el momento de cortarla a gajos, no llegamos con el cuchillo hasta el  final y lo arrancamos, para que de ahí se desliguen los trocitos de patata y engorden el caldo.

Como es tradición en mí no vamos a usar olla Express, sino que el choco se cocerá en un a olla normal.

Empezamos rehogando el ajo en una olla con aceite de oliva y la hoja de laurel, cuando empieza a oler añadimos la cebolleta. El aceite como siempre, caliente pero a fuego medio, Añadimos un poquito de sal a la verdura durante el rehogado, para que vaya soltando el agua. Cuando veamos que la cebolla empieza a ponerse tierna añadimos el pimiento, y pasados 2 ó 3 minuto el tomate. Salpimentamos y añadimos el orégano, dejando rehogar hasta que el sofrito no tenga agua, momento en el que añadimos los chocos cortados y los sazonamos un poco. Rehogamos hasta que quede poco del jugo que estos sueltan y entonces añadimos la puntita de pimentón, o sea, la punta de un cuchillo de postre. Removemos y añadimos el vino. Pasados 1 ó 2 minutos añadimos agua que los cubra y un poco más y dejamos cocer unos 30-40 minutos. La idea es que el choco esté tierno pero crujiente y no lamioso.

Pasado este tiempo añadimos las patatas y el azafrán y ponemos la potencia a fuego lento, no hay prisa. Si es necesario añadimos un poquito mas de agua, rectificamos de sal y dejamos cocer unos 20 minutos a partir de empezar a hervir. Recordad, a fuego lento, para que la patata no se deshaga pero quede tierna y suelte las mijitas del corte “sucio” que les hemos hecho. El caldo, si la patata es buena, nos quedará un poquito ligado y el sabor y el olor que quedará en la cocina será maravilloso.




Os recomiendo que mientras se hace el guiso os toméis también una copita de manzanilla, y los que no beban alcohol, pues lo que les apetezca, una zarza parrilla o algún similar.

Beso a todos



lunes, 23 de julio de 2012

RECETA DE PASTEL DE CARNE


 
Aunque no os lo creáis es una receta ideal para el verano. Podemos comerlo en caliente con la salsa, en frío igualmente con la salsa, frío con ensalada, en ensalada a tacos, en bocadillo como fiambre. Es un puntazo de receta.

Necesitaremos:

1 kg de carne de cerdo
150 g de panceta oreada
Bacon ahumado en lonchas
2 rebanadas de pan de molde
Leche
1 huevo
1 cucharada de mostaza de Dijon, o rústica, o la que tengas
1 clavo machacado
Pimienta molida
Un cucharadita de comino molido
Una cucharada de orégano
Una cucharadita de tomillo
3 cucharadas de pan rayado
Sal

Para la salsa

Nata
1 copa de manzanilla de Sanlúcar
El jugo de la carne una vez hecha


El molde que vamos a usar es de los rectangulares altos, como para hacer pan de molde, y lo vamos a forrar de bacon. Encendemos el horno y lo colocamos a 170 ºC por arria y por abajo, con la bandeja con agua pata el Baño maría.

Mientras que se calienta el horno picamos en taquitos pequeños la panceta oreada y la mezclamos junto con la carne el huevo, el pan rayado, las especias, la sal, pimienta, la mostaza y mezclamos muy bien, dejando reposar. Mientras quitamos al pan de molde los bordes y le añadimos leche.

Pasados 15 minutos mezclamos la masa de carne con el pan escurriendo la leche que sobre, y nuevamente amasamos  hasta que quede incorporado en la masa, metemos en el molde y tapamos con dos lonchas de bacon y una hoja de papel de aluminio.

Si el horno está listo colocamos el molde dentro y lo tenemos horneando 48 minutos, 50 a lo sumo.

Transcurrido este tiempo, quitamos el papel, y desgrasamos en una taza, es tan fácil como verter el jugo en una taza sin tener que retirar del molde la carne. La carne la dejamos enfriar.

Para la salsa vamos a colocar el jugo que hemos retirado del molde en un cazo con la copa de manzanilla y eliminamos el alcohol, unos 2 minutos. Dejamos atemperar 5 ó 10 minutos y añadimos la nata, sal- pimentamos y calentamos hasta llevarla a hervir moviendo con una varilla y listo.





Ya veis, un fiambre delicioso, y que os va dar juego en veranito. Podemos también en el agua del baño maría poner unas ramitas de romero, o añadir hierbabuena a la carne. Como queráis. Os recomiendo cortalo y comerlo en frío. Con la salsa en caliente o bien con unos granitos de sal gorda y unas gotas de limón, o con pimienta negra recién molida y unas gotas de aceite de oliva virgen extra, o en bocadillo con una rodaja de tomate y pepino, o......



Un abrazo

viernes, 20 de julio de 2012

RECETA DE SPAGUETIS CARBONARA SIN NATA


Los carbonara con nata están muy buenos, pero llenan mucho y la verdad estoy un poco harto de ellos, así que empecé a mirar recetas de los auténticos carbonara, y ahí va mi adaptación de ellos.

 Para 4 personas vamos a necesitar:

 400 gr de macarrón de cocción larga (al menos 9 minutos)
4 yemas de huevo y uno entero
Queso parmesano rayado
Queso viejo rayado
Cebolleta
Orégano
Pimienta negra molida
Aceite de oliva
100 gr de guisantes
150 gr de panceta oreada 

Antes que nada preparamos las yemas y el huevo entero. Añadimos 3 ó 4 cucharadas de parmesano y queso viejo rayado, tanto como se necesite hasta que la yema deje de ser líquida y pase a ser una pasta ligera, como una bechamel clarita. Para evitar problemas de intoxicación lo dejamos el frigorífico mientras se hace  la pasta y la panceta. 

Sobre la cocción de la pasta os recordaré: Ponemos agua abundante a hervir. Cuando el agua está caliente e hirviendo sin piedad, añadimos un par de cucharadas de sal e inmediatamente la pasta y los guisantes. La que hemos elegido tiene de cocción 10 minutos, por lo que el procediendo de cocción será el siguiente: 

Una vez rompa hervir nuevamente el agua, ponemos el reloj de cocina en marcha a 6 minutos, si a 6  y no a 10 minutos, aunque así lo diga en el paquete de pasta. Removemos con asiduidad para que no se peque la pasta. Una vez transcurridos los 6 minutos apartamos de la candela y dejamos reposar la pasta dentro del agua de cocción, moviendo y probándola de vez en cuando. Cuando esté lista escurrimos y añadimos un chorrito de aceite de oliva para evitar que se pegue.

 Mientras que se cuece la pasta cortamos la cebolleta y la panceta en dados. Los ponemos a refreír, primero la cebolleta y al cabo de 1 ó 2 minutos la panceta. Prefiero no refreírlo mucho, y que quede crujiente la cebollita. Así además la panceta no se sube de sal al tostarse.
 

Una vez está todo listo podemos proceder de dos maneras:



1-      Invierno. Rociamos por encima de la pasta el sofrito e inmediatamente añadimos el huevo con los quesos. Removemos, añadimos pimienta negra molida y orégano y dejamos reposar 1 minuto.

2-      Verano. Para evitar problemas de Salmonelosis salteamos la pasta 1 minuto con la cebolleta y la panceta una vez estas esté listas, apartamos del fuego y añadimos el huevo con los quesos, removemos  y espolvoreamos con el orégano y la pimienta negra.







Cualquiera de las dos forma es un plato delicioso, al menos eso dicen mis cachorros.








jueves, 19 de julio de 2012

RECETA DE BARQUILLOS DE PEPINO CON GAMBAS A LA LIMA


 
Es una tapa basada en un plato indonesio, que leí en un libro de cocina. Es fresco, diferente y te puedes comer un quintal, porque entra estupendamente. 

Para 4 barquillos vamos a necesitar: 

½ pepino
6 tomates Sherry
Aguacate picado
Guindilla en vinagre
12 gambas
1 lima
Sal
Pimienta negra
Aceite de oliva 



Antes que nada, pelamos las gambas y las ponemos a macerar en jugo de lima con un poco de pimienta, no más de 10 minutos, porque se cuecen. Mejor la lima que el limón, ya que esta es más aromática. La lima la encontráis fácilmente en la frutería de los supermercados valencianos, en los que el personal viste de verde.

Pasados los 10 minutos, si las dejáis 5 mejor, retiráis el limón. Tomamos el pepino y lo pelamos y cortamos a la mitad. De la mitad con la que vamos a trabajar hacemos cuatro barquillas longitudinales. Tranquilos la foto lo aclara todo. En dos de ellas ponemos los sherrys cortados en cuartos y en las otras dos el aguacate picadito. Picamos en rodajitas muy finas la guindilla, y colocamos según gusto.  Encima de la verdura ponemos las gambas y añadimos un poco de pimienta recién molida y unas gotitas de aceite de oliva. Y de verdad que está buenísimo. Si queréis podéis añadir unos granos de sal gruesa.





RECETA DE PATÉ DE ATÚN


 
Fácil, muy fácil y suave, muy suave. 

Vamos a necesitar: 

1 patata mediana cocida
2 latas de atún en aceite
Una cucharada de queso de untar
Sal
Pimienta molida 

La patata la pelamos en templado y la machacamos con un tenedor, añadiendo la cucharada de queso de untar y las dos latas de atún, con su aceite. Trituramos con la batidora, rectificamos de sal  y dejamos enfriar.

El que quiera puede usar un poco de puré de patata de paquete, allá vuestras conciencias. 

Añadimos por encima un poco de pimienta recién molida y listo para comer.





martes, 17 de julio de 2012


RECETA DE MILHOJAS DE PAPAS A LO POBRE, CALABACÍN Y BERENJENA

Es una receta un poco laboriosa, más en tiempo que en dedicación, pero el resultado, sobre todo a los que nos gustan las verduras, es espectacular.
Para 4 personas, y sobrará seguramente:

2 Berenjenas
2 calabacines
6 patatas
3 pimientos verdes
Pan rayado
½ pimiento rojo
Una Cebolla grande
½ kg de pulpa de tomate
1 cabeza de ajos
Aceite pimienta
Sal
Perejil picado
2 cucharaditas de azúcar
Orégano
Tomillo


Mientras que hacemos todo, ponemos el horno a calentar. 180 ºC y la sartén con el aceite.

Pelamos y cortamos la patata en rodajas de ½ cm. El pimiento y la cebolla los cortamos en tiras. Lo unimos con las patatas y los salpimentamos. Cuando está caliente el aceite ponemos esta mezcla y bajamos la potencia al mínimo, poniendo una tapa en la  satén. Hay que poner aceite abundante, casi cubra las patatas. Es importante que se haga muy lentamente y removiendo, para que queden cocidas en aceite y no fritas. Añadimos 3 ó 4 dientes de ajo machacados. Permanecerán al menos 20 minutos hasta que esté la patata tierna.


Mientras cogemos la berenjena y el calabacín y lo cortamos a lo largo, poniéndole sal y aceite de oliva. Lo metemos en el horno y tardará en poner tierno unos 20 minutos. Cuando esté en su punto los sacamos, quitamos la piel a la berenjena y los cortamos a tiras muy finas. El calabacín no hay que pelarlo, pero lo cortamos igualmente muy finito.


En un cacharro, ponemos a freír 3 dientes de ajo en lámina y cuando empiecen a oler añadimos la pulpa de tomate, sal, pimienta y las dos cucharaditas de azúcar y que se haga a fuego lento.


Una vez que tenemos todo listo, en un molde desmoldable, pintamos el fondo con el tomate, ponemos una capa de papas, otra de berenjenas, otra de calabacín, otra de tomate otra de papas, otra de berenjena, otra de calabacín y una de patatas finalmente. Encima ponemos una capa de de tomate.

Ahora ponemos el horno en gril a toda leche. Picamos dos dientes de ajo, muy picaditos, y lo mezclamos con un par de cucharadas de pan rayado, el orégano y el tomillo y lo espolvoreamos por encima del tomate.

Dejamos gratinar y que el pan rayado quede crujiente, y el resultado es increíble, tanto de color, olor y sabor.




Que lo disfrutéis.






domingo, 15 de julio de 2012

TRUCO PARA QUE LA TORTILLA QUEDE JUGOSA



El asunto de la tortilla de patatas en el verano es algo complicado. A todos nos gusta la tortilla, o al menos a casi todos, que esté jugosa. Para ello lo normal es dejarla poco hecha, con un poco crudo el huevo. Pero  amigo, peligro a la vista. Nuestras amigas las Salmonellas, queridas bacterias que se encuentran en el tracto digestivo de las gallinitas, nos pueden hacer mucho daño, ya que estas comparten el aparato excretor con el reproductivo, denominado en conjunto cloaca. Motivo por el cual a veces los huevos los vemos con un poco de heces en la cáscara. Pues bien, a temperaturas entre 30 y 60 ºC, estas tías proliferan a todo trapo, con lo cual si hacemos la tortilla al medio día, vamos a la piscina, o a la playa y nos la comemos al rato, las probabilidades de que tengamos un problemilla de visitas continuadas al WC, está garantizado.

Una solución es hacer la tortilla seca, o sea, muy hecha. Aquí el problema es diferente, porque lo que podemos conseguir es una muerte por asfixia o atragantamiento, a no ser que tengamos a mano ½ litro de cerveza fresquita para hacer pasar el ladrillo tortillero por el esófago.

¿Qué podemos hacer? ¿Dejar de tomar tortilla de patatas en verano? Ni de coña.

Hay una solución, y ésta os la voy a dar. Ponemos el aceite caliente en la sartén, y vertemos la mezcla de patatas y huevo,  empezando a remover como si de un revuelto se tratara. ¿Qué conseguimos?, dos cosas:

  1. Introducimos aire en el huevo y por tanto hacemos que la mezcla que va cuajando esté más jugosa que las tortillas de carácter estático.
  2. Hacemos que todo el contenido de la tortilla, en algún momento, esté por encima de    70 ºC, y por tanto eliminamos la presencia de Salmonella  y el riesgo de intoxicación. 
El momento de parar de revolver es cuando la tortilla tiene este aspecto




Entonces bajamos el fuego y dejamos 1 ó 2 minutos por cada lado, según el gusto del consumidor, y tenemos una tortilla, más hecha, pero más jugosa y segura a la vez.


Un abrazo a todos

viernes, 13 de julio de 2012

RECETA DE ARROZ CALDOSO MARINERO


 
Como os podéis imaginar, recetas de arroz caldoso hay tantas como nuestra imaginación llegue a alcanzar. Esta es la que he hecho hoy, que va en función del presupuesto, frigorífico y lo que he encontrado en la pescadería.

Para 4 personas necesitaremos:

50-60 gr de arroz por persona
Aproximadamente 3-4 veces el volumen de arroz en caldo
200 gr de gambas arroceras
350 gr de chirlas
300 gr de cazón
250 gr de chocos
1 copa de manzanilla de Sanlúcar
Agua para el caldo
Aceite de oliva
3 dientes de ajo
2 pimientos verdes
1 trozo de pimiento rojo
1 tomate triturado
1 ramillete de perejil
1 hoja de Laurel
Sal
½ cucharadita de pimentón
Pimienta negra recién molida 

Recordad lo de la “prisa mata”. Eso es perfectamente aplicable a hacer un plato de arroz.

Un par de horas antes de empezar, ponemos las chirlas en agua con sal, para quitarles la arena que traiga. 

Comenzamos pelando las gambas. En un cacharro con aceite caliente ponemos las cáscaras de las gambas y la rehogamos aplastándolas para sacarle el jugo a las cabezas. Pasados unos minutos rociamos con una copa de manzanilla y transcurridos unos 2 minutos, que el alcohol se haya evaporado añadimos dos vaso de agua y ponemos a cocer.

Picamos las verduras y empezamos refriendo el ajo con el laurel. Cuando veamos que empieza a tomar olor el sofrito ponemos los pimientos con un poco de sal y pimienta, y pasados un par de minutos añadimos la pulpa del tomate. La verdura según los comensales, lo mijitas que sean, picamos el pimiento pequeñito o no. Si hay niños, mejor lo picamos bien y se van acostumbrando poco a poco a la textura y sabor de las mismas. Pasados 3 minutos, más o menos, echamos los chocos troceados, y dejamos rehogar. Esperamos hasta que se consuma el caldo que suelta el choco, y entonces añadimos el pimentón, removemos y añadimos agua. Lo importante es que al final vamos a necesitar para 250 gr de arroz, 1,250 litro de caldo, más o menos. Dependerá del tipo de arroz, marca, etc.

Dejaremos cocer aproximadamente 20 minutos, tanto el caldo como las cáscaras de las gambas. Pasado este tiempo, colamos el caldo de las gambas y lo mezclamos con el de las verduras. Recordad, aproximadamente 3-4 veces del volumen de caldo al de arroz. Si hay que añadir un poco de agua se hace pero caliente.

Cuando tengamos el volumen adecuado, e hirviendo añadimos el arroz y dejamos cociendo unos 12 minutos, removiendo de vez en cuando para que no se pegue. Llegado este momento ponemos las chirlas, y pasados 2 minutos o tres más, las gambas y el cazón a trocitos. Entonces apagamos la olla y dejamos reposar por lo menos 6 ó 7 minutos. El arroz, si es de la misma marca que yo uso, ¡Socorro¡, coincidirá el tiempo. Hay que apartarlo, bastante duro y dejarlo bien reposado. Como dice la madre de mi amigo Pepe, el arroz poco hecho y muy reposado. Si veis que va quedando muy espeso le añadimos agua caliente, poco a poco. Finalmente un poco de perejil picadito y podéis ver ustedes mismos.




Los niños y mi mujer disfrutaron muchísimo.

jueves, 12 de julio de 2012

RECETA DE CREMA DE CALABACÍN


 
Esta es una de esas recetas que mi mujer me hace cuando estoy de viaje y no puedo cocinar yo, y llego tarde, y estoy cansado, y….., y además le sale mejor que a mí.

Para cuatro personas necesitamos:

3 calabacines
2 patatas
4 cucharadas de aceite de oliva
2 puerros
2 quesitos
1 cucharada de roquefort o azul
Agua
Sal
Pimienta negra molida 

Cortamos los puerros y los doramos suavemente en el aceite. Añadimos el calabacín cortado a trozos, sin mucho esmero, y luego las patatas a trozos también. Una vez rehogado todo, sin que dore, añadimos agua que lo cubra todo bien y dejamos cocer a fuego medio durante unos 20 -25 minutos. Una vez está todo tierno y vemos que los ingredientes nada ligeramente sobre el caldo, añadimos los quesitos y batimos. Si vemos que queda espeso, añadimos un poco de leche y si vemos que queda clarito, añadimos una cuchara de maicena en un dedito de leche, lo echamos y calentamos unos segundos, y en seguida  liga y espesa.


Podemos añadirle huevo duro picado, taquitos de pan frito, un chorrito de aceite de oliva virgen. Y además se puede comer caliente, frío. etc.



Mis hijos anoche tengo que reconocer que disfrutaron un montón.

Un abrazo

RECETA DE PECHUGA DE POLLO NAPADA CON PURÉ DE PATATA


 
Esta receta es una marea diferente de comer un plato sencillo, como son unos filetes de pechuga con puré de patata, pero dándole un poquito de estilo y gracia. La verdad es que también están más buenas que cada cosa por su lado.

 Para cuatro personas:

4 filetes de pechuga de pollo gruesos
½ kg de patatas
4 cucharadas de aceite de oliva virgen
100-150 gr de mantequilla
Pimienta negra molida
Sal
3 dientes de ajo
Queso blanco de untar
Queso rayado
Perejil picado

 Comenzamos haciendo el puré. Podemos hacerlo cociendo las patatas, a fuego lento, con sal durante 40-50 minutos, o bien cortar las patatas y pelarlas y hacerlas al vapor durante unos 30 minutos. En cualquier caso una vez cocidas y en caliente comenzamos a triturar con un tenedor las patatas y vamos añadiendo la mantequilla poco a poco. El tipo de patata y vuestro paladar os dirá la cantidad, una vez conseguida la textura deseada pasamos a corregir de sal y pimienta y dejamos reposar.

Ahora en una sartén, con el aceite de oliva hacemos las pechugas, no demasiado, porque luego hay que hornear y pueden quedar muy secas. Las apartamos y le ponemos una capita de queso de untar por encima, y ahora napamos con el puré de patatas por encima del queso. Como un dedo y medio de puré. Le ponemos queso rayado y lo metemos en el horno a tope de temperatura, en posición grill, hasta que dore el queso. 

Mientras se hacen las pechugas en el horno, cortamos los dientes de ajo y los freímos en el aceite restante de haber hecho las pechugas y cuando saquemos las pechugas le ponemos una cucharada de ese aceite con los ajos tostados, y a comer que se enfría. ¡Ah¡, un poquito de perejil picadito, que hace mucho.



martes, 10 de julio de 2012

RECETA DE LONGANIZA BLANCAS AL VINO EN SALSA VERDE


 
Receta rápida, sencilla, barata y muy sabrosa.

Para 4 personas comilonas vamos a necesitar:

1 kg de longanizas blancas
150 gr de guisantes
1 cucharada rasa de harina
1  copa de vino blanco
3 dientes de ajo
1 cebolleta
1 hoja de laurel
1 ramillete de perejil
Aceite de oliva
Sal
Pimienta negra recién molida
Agua

Pelamos y picamos tanto el ajo como la cebolla. La cebolleta lo más pequeño que podáis. En una olla plana vamos a colocar el aceite que cubra el fondo, junto con la hoja de laurel. Cuando esté caliente y a fuego medio echamos el ajo. Cuando este empiece a dar olor añadimos la cebolleta y es entonces cuando bajamos la potencia del fuego, ya que la cebolleta es muy delicada y se quema con facilidad. Le añadimos sal para que suelte el jugo y rehogamos unos minutos. Cuando la cebolleta empiece a ponerse blanda, añadimos las longanizas y las doramos. Cuando estas estén doraditas por fuera añadimos la harina, tostándola como 30 sg y luego el vino. Hay que dejar que pierda el alcohol. Esto es un par de minutos. Podemos entonces añadir los guisantes y el agua, hasta que las cubra.

Con que cueza todo unos 10 ó 15 minutos es suficiente. El caldo habrá reducido, quedando la salsa ligada y los guisante tiernos. Es entonces cuando añadimos el perejil y dejamos 1 ó 2 minutos más.

Ahora apartamos y servimos. Puedes acompañarlo de un arroz blanco salteado con ajo y con pimienta negra por encima. A los críos  les encanta.



Un abrazo

lunes, 9 de julio de 2012

RECETA DE ENSALADA DE PECHUGA DE POLLO EN ESCABECHE



Tiempo y tranquilidad, no hay prisa. Si quieres que te salga bien solo necesitas, tiempo y tranquilidad. En caso contrario hay unas latas en el mercado con aves en escabeche, que están estupendas.

Al lío.  Para la ensalada vamos a necesitar:

Lechuga, una hoja por comensal
Tomate. ½ tomate por comensal 

Para el escabeche:

1 kg de pechugas de pollo, más o menos unas cuatro ½ pechugas sin cortar
Cuatro zanahorias
Cuatro cebolletas
1 cabeza de ajo
2 hojas de laurel
8 granos de pimienta
1 cucharadita de comino molido
1 cucharadita de tomillo
4 cucharadas de Pimentón dulce
Según gusto, 1 cucharadita de pimentón picante
1 clavo
1 cucharadita de orégano
1 vaso de aceite de oliva
½ caso de vinagre
½ vaso de vino blanco
4 cucharadas de aceite de oliva
Sal
Agua que cubra las pechugas 

Lo primero que hay que hacer en embridar, o sea, atar las pechugas de pollo. Con hilo bramante hacemos un nudo en el extremo más fino de la pechuga y haciendo medias cocas, le damos un medio giro con el hilo y metemos dentro del seno que nos queda la pechuga,y así vamos avanzando hasta el final, donde terminaremos anudando, para que no se vaya el hilo. Hay que apretar lo suficiente para no romper las pechugas, y lo suficiente para que queden recogidas y no se abran.





En una cazuela de barro, el que tenga vitrocerámica, pues nada, en una cazuela normal, ponemos las cuatro cucharadas de aceite, con los clavos, y el laurel. Una vez esté caliente vamos a marcar las pechugas, para sellarlas por fuera y evitar que pierdan los jugos. Una vez marcadas las apartamos. 

En este aceite ponemos los ajos machacados de un golpe y los dejamos rehogar. Cuando empiecen a oler a frititos, ponemos el pimentón, y rápidamente y apartado del fuego echamos el aceite, el vino y el vinagre. Dejamos que rompa e hervir y pasados un par de minutos ponemos las pechugas, la zanahoria y las cebolletas. Cubrimos de agua y rectificamos de sal y pimienta. Añadimos las especias y dejamos reducir unos 40 minutos a fuego lento. 

Apartamos y dejamos enfriar. Lo ideal es dejarlo reposar, al menos, dos días. Es cuando la carne está más jugosa y ha tomado más sabor.




Mi propuesta es cortar la lechuga y el tomate y ponerlo en el fondo de la fuente, con un poco de sal y pimienta. Por encima las pechugas cortadas en rodajas, y alrededor la cebolleta y la zanahoria cortada en trozos grandes. Rociamos el escabeche por encima y  queda un plato increíble. Si pensáis que está un poco fuerte, podéis añadir un poco de agua al escabeche, poco a poco para no aligerarlo demasiado.

Otra opción es presentar las pechugas enteras con la verdura de acompañamiento. Puede comerse frío o templado. Como queráis.




Un abrazo.