viernes, 8 de febrero de 2013

TORTILLITAS DE GAMBAS INTEGRALES



Lo tradicional para hacer esta receta es mezclar harina de trigo duro, o de fuerza con harina de freír, o bien usar harina de garbanzo. Pero el usar la harina integral, le da un punto curioso, ya que a la vez que ayuda a que la fritura salga menos aceitosa, hace que quede crujiente por fuera y jugosa por dentro. Me ha gustado el invento.


Necesitamos:

4 cucharadas de harina integral
4 cucharadas de harina de freír
Agua
1 cebolleta
1 ramillete de perejil
Sal
Pimienta negra molida
Azafrán, colorante alimentario
200 g de gambas arroceras, de las congeladas baratitas.

Lo primero es pelar las gambas y cortarlas a trocitos. Con el perejil y la cebolleta cortaremos lo más pequeño que podamos, haciendo un buen esfuerzo. El perejil hacemos un atillo redondito y cortamos con un cuchillo afilado y luego sobre la tabla, picamos y picamos. ES fácil, es solo cuestión de práctica.

En un bol colocamos las harinas, una cucharada de sal, pimienta negra molida, y un poquito de colorante alimentario. Mezclamos con varilla.



Vamos a ir añadiendo agua poco a poco. La textura ha de ser la de una masa muy ligera, casi líquida. Llegados a este punto mezclamos con las gambas y el picadillo de perejil y cebolleta. Cuidado con la cebolleta y no pongáis más de la cuenta, por más que os guste, ya que se corre el riesgo de que la fritura quede aceitosa. Ya sabéis que la cebolla tiende chupar aceite, y esto no nos interesa.



Como hemos dicho antes la textura ha de ser clara, casi líquida. Tendremos que dejar reposar unos 10 minutos. Removeremos nuevamente, para mezclarlo todo y a calentar el aceite.



Aceite de oliva suave o sabor intenso, según el gusto, yo intenso. Abundante, con el fuego medio/alto y calentito. Con una cuchara vamos depositando las tortillitas en la sartén. No soltamos la masa, sino que estiramos, haciéndola lo más fina posible. Ha de estar crujiente por fuera, pero no tostada, es cuestión de práctica. Les damos la vuelta cuando lo veamos oportuno, 2 ó 3 minutos, no más, y un poquitos más y listo



Sacamos en un plato con papel absorbente. No dejar que se enfríen, porque pierden la gracia. Es una delicia Gaditana, de Cádiz, mi tierra.


3 comentarios:

  1. Se ven muy crujientes y con ese sabor de gamba que debe estar buenísimo.
    Buen finde

    ResponderEliminar
  2. alfhuevo.wordpress.com9 de febrero de 2013, 3:13

    Que rico!! Un entrante diferente..un saludiño

    ResponderEliminar
  3. Están buenas en cualquier época pero en verano con una cervecita y unas aceitunas que ricas me gustan mucho también las de camarones. Igm

    ResponderEliminar