domingo, 5 de mayo de 2013

LENGUA DE TERNERA AHUMADA


Esta receta no es del ahumado, que ya vendrá y antes de lo que pensáis, es del producto en si directamente traído de León, y preparado para el deleite de nuestro paladar. Además de Cádiz, tierra que me dio lo que soy, para lo bueno y lo malo, tengo conexión directa con ciertas zonas de esta nuestra península, como el mismo Portugal, Cantabria, el Levante, Córdoba, Valladolid, etc., pero lo de León es algo especial.

De todo esto tiene la culpa mi Begoña. Su padre era de allí. De la población de las Omañas y muy cerquita de allí, hay un pueblo donde tienen una producción de chacinas impresionante, de la cual, todos los años recibimos entrega, al menos dos veces. En verano y en Navidades.

Pepe, se nos fue antes de tiempo, como pasa con todos los seres queridos, pero este hombre, es que lo hizo realmente joven. Supo impregnarnos a los de aquí de lo de allí, sus carnes, chacinas y su orujo, por dios que delicia, y además supo impregnarse de lo de aquí. Era, quizá, y no exagero, uno de los mejores productores de aceituna de mesa que jamás he conocido, y creo que no es  un producto muy leones, así que os estoy contando la verdad.

Pues bien, en homenaje a él y a mi Begoñita, sea esta receta.



Necesitamos:

1 lengua de ternera, ahumada
1 cebolletas ó 2 puerros
2 zanahorias
1 hoja de laurel
3 dientes de ajo
Agua
Aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta negra recién molida.

Es muy sencillo. Solo necesitamos un poco de tiempo y cariño. El día antes, a la noche metemos la lengua en remojo, con agua, a fin de ablandarla un poco. Al día siguiente, lo metemos todo en agua y en una olla, la lengua, el laurel, cebolletas, ajos y zanahoria. Una vez rompa hervir mantenemos como 60 minutos.


Pasado este tiempo, sacamos y dejamos enfriar. El caldo lo guardamos, porque nunca se sabe que podemos hacer con él, bueno yo si lo se, pero lo dejaré para otro día.


Ahora, cortamos muy finito, con un cuchillo, afilado, lonchitas, que dispondremos en un plato con unos tomates rajados, con un poco de sal y de pimienta recién molida y aceite de oliva virgen extra por encima. Dejamos macear unos minutos y en la mesa con un buen pan y un buen vino, ¡Ay!, bendito sea León y sus gentes.


5 comentarios:

  1. viva cadiz!! jajajajaa. me tira la tierra de los mios :)
    la lengua de ternera tener tiene muy buena pinta ehh pero no sé si yo la comería y seguro que me pierdo algo riquisimo.
    un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te aseguro, que si, que te lo pierdes. Pero..., es un sabor y una carne limpia y muy agradable al paladar. Hay que atreverse. Un beso

      Eliminar
  2. yo eso de comer lengua como que no, pero probar a hacer la receta de ahumados con otra carne, como que si..me la apunto...bstso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Os sorprendería que la textura de esta carne es como la de una cecina. No tiene textura extraña y menos sabor. Es increible

      Eliminar
  3. La primera vez que comí la lengua fue en casa de una amiga su madre la había hecho en salsa, pues bien yo no sabía lo que estaba comiendo ! Que caerme mas rica ! Decía yo, y preguntaba una y otra vez mientras como , que carne es esta tan deliciosa ? De ternera me decía . Me pareció sinceramente la carne más buena , rica y deliciosa que había probado en mi vida . Cuando ya habíamos terminado un buen rato después en la merienda me dijeron has comido lengua de ternera. Muchos años después he probado en casa de mi hermano que es el mismo de este blog está receta que presenta y puedo deciros que nuevamente me pareció deliciosa. Doy las gracias a MI amiga hoy por haberme invitado .

    ResponderEliminar