domingo, 8 de septiembre de 2013

BORRIQUETE A LA ROTEÑA

Típico plato gaditano, pero con urta, en vez de borriquete. Realmente el guiso de la Roteña, no es más que una salsa con las verduras típicas de la huerta de la zona y caldos de Jerez. El problema que tiene este plato cuando lo comemos en bares, restaurantes y muchos catering, es que ni la urta es urta, ni el guiso es a la Roteña, sino que hacen una salsa de tomate frito en la que asoma alguna hortaliza y  caldos de Jerez, ni por asomo.

Nosotros vamos a utilizar borriquete, que actualmente se empieza a encontrar a menudo en nuestros mercados, un buen surtido de hortalizas (incluso unos guisantes, solo porque me apetece, no por otra cosa) y una  manzanilla de Sanlúcar y brandy de Jerez. Además puede realizarse al horno o en tartera, si bien nosotros lo prepararemos en la segunda opción. Una delicia



Para 4 personas:

1 Kg. de borriquete
1 copa de manzanilla de Sanlúcar
1 copa de Brandy de Jerez
1 cebolla grande cortada en juliana
1 pimiento rojo cortado en juliana
1 pimiento verde cortado en juliana
3 dientes de ajo cortados en lámina
3 tomates gordos pelados y pasados por el pasapurés
2 hojas de laurel
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
150 gr. de guisantes, totalmente opcional
Caldo o agua.
Sal y pimienta

Vamos a limpiar de escamas y tripas los borriquetes y los vamos a cortar en trozos grandes. Salpimentamos y reservamos.


Cocemos los guisantes durante 15 minutos reservamos tanto el caldo como los guisantes.

En una tartera grande, ponemos el aceite con el laurel a fuego medio. Primero añadimos los ajos laminados y cuando empiecen a dar olor, ponemos la cebolla con un poco de sal. Pasados un par de minutos, añadimos los pimientos cortados. Añadimos un poquito más de sal y dejamos unos 3 ó 4 minutos a rehogar. 


Añadimos los guisantes y damos unas vueltas.



Ahora vamos a poner el tomate y dejaremos sofreír unos minutos, en función del agua que tenga estos. Rectificamos de sal y pimienta.


Cuando el tomate esté casi frito y las verduras aún un poco al dente, ponemos por encima los trozos de pescado y vertemos la manzanilla y el brandy. Dejamos quemar el alcohol un minuto al menos y añadimos un par de cazos del caldo de los guisantes.


Tapamos y dejamos unos 4 minutos a fuego medio, volteando el pescado y pasados otros 4 minutos dejamos reposar un par de ellos con la cazuela tapada. Si necesitamos un poco más de caldo puede añadirse.


El resultado es unas fritadas de pimiento y cebolla con una salsa con tomate, pero con un poquito de caldo, poco. Si lo acompañamos con unas patatas fritas, delicia de plato.


5 comentarios: