lunes, 23 de septiembre de 2013

CABALLA AL HORNO

La caballa es un pescado, que generalmente se asocia a frituras, adobo y plancha, y los asesinos de los placeres de la cocina,  a hacerlas abierta a la espalda. ¡Dios!, un verdadero crimen, las secan y les matan sabor con el ajo frito. Lo que para otros platos es una bendición, en el pescado a la plancha es un ultraje.  Pero casi nunca se presenta al horno. Al horno tradicional, con su guarnición de patatas y nuestra siempre presente huerta a rodajitas. Sin mostaza, ni aditivos que terminen alterando la esencia de su sabor.

Pues esta es esa receta. Una caballa al horno tradicional, con sus patatitas, la huerta a rodajas y el siempre necesario aroma de Sanlúcar, en forma de vino blanco. La manzanilla.

  
Necesitamos para 4 comensales.

Cuatro caballas de unos 250 a 300 gr. Todo lo que sea mayor, más redondo y con la panza amarillita, no son caballas, son Toninos. Más graso que éstas y más apreciado en Galicia que en Andalucía.
2 tomates maduros a rodajas
2 pimientos verdes a rodajas
1 cebolla, morada a ser posible, a rodajas
2 dientes de ajo, a laminitas
2 patatas grandes, peladas y cortadas en rodajas finas, 3 mm, más o menos.
2 copas de manzanilla de Sanlúcar
2 copas de agua
Aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta negra recién molida.

Bien, pues si tenemos las verduritas listas, encendemos el horno a 180ºC, por abajo soladamente. En una bandeja de horno ponemos 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra y las untamos con un pincel por el fondo. Ponemos una capa de patata, y completamos colocando en capas el resto de las verduras. Salpimentamos, rociamos con un hilillo de aceite y en una esquinita de la bandeja, para que no quite los aderezos añadimos, 1 copa de manzanilla y el agua.


Metemos en el horno y dejamos como unos 35 a 40 minutos. Entendemos que la patata está tierna y por tanto, podemos sacarla del horno.


Mientras habremos abierto las panza de las caballas y le quitamos las tripas y limpiado al chorro los excesos de sangre, tanto suelta, como en la tripilla que les queda pegada al espinazo. Esto último lo haremos raspando con la punta de un cuchillito y luego, frotando con la yema del dedo.

Las salpimentamos por dentro y por fuera y colocamos sobre la verdura de la bandeja. Regamos con la otra copa de manzanilla y le añadimos un hilillo de aceite. Si vemos que la patata y la verdurita, esta demasiado seca, le ponemos unas cucharadas de agua, para que no se nos terminen quemando.



Metemos en el horno que permanece a 180ºC, pero ahora por arriba y por abajo y sin ventilador. 15 minutos más, tienen la culpa de esta delicia. Sacamos en un plato la caballa, sobre una camita de patata y verduras, rociamos con la salsa por encima y a disfrutar. Un abrazado a todos


10 comentarios:

  1. Coincido contigo en que la mejor manera de disfrutarlas es al horno. Queda gugosa y sobre todo si va tan bien acompañada.
    Besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre que se les respete el sabor, están riquísimas. En Cádiz es muy típico comerlas a la plancha con piriñaca o picadillo, o pipirrana, como quieras llamarlo. Un beso y graicas

      Eliminar
  2. Te quedaron deliciosas con esa vedurita. También las pongo a la plancha.bstos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A la plancha, pero sin abrir, que se secan mucho, son una maravilla. Un abrazo

      Eliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. Delicioso plato que nos ayuda a no olvidar nuestra rica dieta mediterránea. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón , no podemos olvidar lo bueno y lo sano, nuestra dieta Un abrazo

      Eliminar
  5. Bellissimo piatto e buonissime le cavalle! Inoltre cucinate in questa maniera devono essere assolutamente gustosissime!!! Complimenti!

    ResponderEliminar
  6. Delicioso, un plato sano y sabroso su aspecto es estupendo con esas patatas doradas

    ResponderEliminar