viernes, 25 de octubre de 2013

PANCETA EN ADOBO CON PISTO DE CALABACÍN

Las carnes en adobo, de siempre, han sido un mecanismo de conservación de las mismas. Hoy en día, los adobos, los escabeches, las salazones, etc., las usamos por mero placer, ya que lo que antes era un sistema de conservación en el tiempo, ahora es un manjar para nuestros  paladares.

La panceta fresca, como no podía ser de otra manera, es una carne con mucha grasa, por eso conviene hacerla a la plancha o en parrilla, para poder eliminar algo de grasa, pero al acompañarla, mejor con unas verduritas, para llegar a un equilibrio alimentario. En nuestro caso el pisto, va a ser un pisto rústico, con los trozos grandes.


Necesitamos:

12 filetes de panceta fresca
3 dientes de ajo
4 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada de pimentón dulce
1 cucharadita de comino
1 cucharada de orégano
1 cucharadita de tomillo
1 hoja de romero
Unas hojitas de romero
Zumo de ½ limón
Sal y pimienta

Para el Pisto:

2 calabacines
1 pimiento rojo
1 pimiento verde
1 cebolla
2 tomates grandes maduros
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 hoja de laurel
Sal y pimienta


Para el adobo, lo ponemos todo en un vaso de batidora con el aceite y el zumo de limón, y lo trituramos. Lo vertemos encima de los filetes de panceta y lo dejamos reposar, tapado durante una noche.


Al día siguiente, cortamos los ingredientes del pisto en trozos grandes. Los tomates los pelamos antes. En una sartén amplia, colocamos el laurel, junto con el aceite a fuego medio y dejamos calentar. Lo primero que añadimos es la cebollita, con un poco de sal para que sude y lo dejamos un minuto o dos. Ahora ponemos los pimientos y procedemos igualmente.


Pasado el tiempo añadimos el calabacín y salpimentamos levemente. Lo haremos cada vez que añadamos un ingrediente, pero poquito. Dejaremos rehogar, 5 minutos a fuego lento y con una tapita. Añadiremos el tomate a trozos y lo dejaremos rehogar otros 3 ó 4 minutos, tapado. Rectificamos de sal y pimienta y listo. Si vemos que el tomate no da mucho color, añadimos 2 ó 3 cucharadas de tomate triturado durante la cocción.


Solo falta ya la panceta. Extraemos los filetes de la salsa de adobo. Ponemos una sartén con unas gotitas de aceite de oliva virgen extra a fuego medio fuerte. Cuando esté caliente, añadimos los filetes de panceta y lo tenemos un par de minutos como mucho por cada lado.


Una vez listos, los sacamos de la sartén y los colocamos en una bandeja. El resto de la salsa del adobo, lo añadimos en el aceite que queda en la sartén.  Rehogaremos unos segundos y añadiremos un poco de la misma por encima de los filetes de panceta.


En un plato colocamos los filetes de pancetas en adobo y al lado el pisto. Un plato estupendo y a los niños les encanta, por lo menos a los míos. Salud y buenos alimentos, como dice mi querido Rosendo Mercado.


8 comentarios:

  1. Se ve muy rico, pero también consistente!!!
    Buen finde

    ResponderEliminar
  2. Sencillamente me encanta. Me la apunto. Bstos feliz finde.

    ResponderEliminar
  3. Aqui solo me falta una cosa...........una barra de pan para mojar en el pisto, ummmm

    ResponderEliminar
  4. yo pienso lo mismo que lolines, ¿donde esta el pan? jeje que rico!
    besos
    Silvia

    ResponderEliminar
  5. Olá

    Que belo aspeto e excelente sugestão.

    Beijos
    http://www.pratocaseiro.blogspot.pt/

    ResponderEliminar