jueves, 26 de diciembre de 2013

POLLO A LA SIDRA CON CHAMPIÑONES


Ya hace algunas semanas que tenía preparada esta receta, pero por motivos de trabajo y de las fechas en las que estábamos, he preferido ir sacando otras. Hoy, por fin, toca ponerla en pie.


Necesitamos:

1 pollo troceado en trozos medianos.
2 cebollas, cortadas en daditos pequeños
3 dientes de ajo, machacados contra la encimera
½ Kg. de champiñones cortados a cuartos.
1 hoja de laurel
½ botella de sidra natural
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta molida al gusto

Es un plato, bien sencillo de realizar. Ponemos a calentar en una cazuela amplia, el aceite de oliva con la hojita de laurel, a fuego medio. Cuando vemos que está caliente, que no humeando, ponemos la cebolla con un poquito de sal, para que suden, junto con los ajos. Dejamos rehogar, moviendo de vez en cuando, hasta que veamos que van a comenzar a cambiar de color.



Entonces añadimos el pollo y lo sellamos, levemente, lo justo, para que cambien de olor la carne, pero que no dore. Lo salpimentamos igualmente.


Ese es el momento en que añadimos los champiñones, y dejamos rehogar un par de minutos más.


Pasado este tiempo, ponemos la ½ botella de sidra. La sidra tiene un sabor fuerte y característico, si os parece fuerte, pues añadimos la mitad de volumen.


Un minutito, reduciendo y cubrimos de agua. Dejamos cocinar a fuego lento, como 40 minutos.


Servimos con un arroz blanco y pedazo de plato, con aroma a manzana fermentada. Delicioso.




lunes, 16 de diciembre de 2013

HAMBURGUESAS DE PEREJIL CON SALSA DE CALABAZA


Si las carnes que utilizamos, son buenas y no nos pasamos al acompañarlas, con salsa embotadas, sean Ketchup, Mostazas de las malas o mayonesas de bote y panes ricos en grasas, y ya no digo más, es un alimento con multitud de posibilidades y mucho juego.

La carne picada, en todos sus variantes, es típico de la gastronomía mediterránea, ya sea del norte, como en el sur de nuestro querido y cada vez más maltratado marecito. Albóndigas, Kefta, etc., son platos elaborados con carne picada. ¿Por qué no explotar el mundo hamburguesa, pero desde un prisma diferente al del Fast Food?

Pues en nuestro blog, vamos a seguir dándole juego a este plato, con diferentes presentaciones, acompañamientos, etc.



Necesitamos.

500 gr. de carne picada, ½ cerdo y ½ ternera. Preferentemente, que nos la pique nuestro carnicero.
Ramillete de perejil, muy picadito
3 patatas medianas
½ Kg. de calabaza, pero de la de la piel naranja, que es menos fibrosa
1 cebolla
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 chorrito de leche
Sal, pmienta molida

Vamos a mezclar la carne, con el perejil picado y con un poco de sal y pimienta recién molida. Lo amasamos y lo dejamos reposar todo junto, como media hora.


Mientras, pelamos y troceamos la patata y la calabaza.



En un ollita, ponemos a calentar el aceite a fuego medio y le añadimos la cebollita picadita. Ponemos un poco de sal y salteamos. Cuando empieza a ponerse transparente, añadimos la patata y la calabaza. Salpimentamos y rehogados un minuto. Añadimos agua, solo cubrir y dejamos cocer a fuego medio, unos 20 minutos. Añadimos un chorrito de leche para aligerar la salsa y trituramos con batidora. Rectificamos de sal y  pimienta y dejamos, tan ligera de textura, como nos apetezca. Reservamos.

Con la carne, preparamos cuatro bolas y las aplastamos con las manos, hasta obtener nuestras hamburguesas, del tamaño que queramos, pero dejándolas de 1 dedo de gruesa.

Ponemos la plancha a calentar, a fuego potente, y colocamos nuestras hamburguesas, aplastamos con la espumadera, para sellarlas, solamente.



1,5 minutos por cada lado. Todo sea dicho, me gusta la carne poco hecha. Sacamos del fuego.  Ponemos en la base del planto un poco de salsa de calabaza y encima la hamburguesa, y como guarnición, presentamos un puré de patatas, y perfecto.



Un abrazo a todos


miércoles, 11 de diciembre de 2013

CALDERO DE GALLINETA Y GALERAS, CON PATATAS


Sinceramente, este plato se me ocurrió mientras que estaba en un puesto de pescado y vi que tanto la gallineta como las galeras tenían un precio estupendo y un aspecto de fresco tremendo. Así que decidí esto liga perfectamente con unas patatas y unas ñoras en un caldero. Así que, dicho y hecho, el resultado lo tenéis en estas líneas.


Para cuatro personas, necesitamos:

½ Kg. de gallineta
½ Kg. de galeras
4 patatas medianas
2 cebollas en juliana
3 dientes de ajos machacados y sin pelar
2 ñoras
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Sal y Pimienta al gusto.
2 cebolletas tiernas
1 ramillete de perejil
3 hojas de laurel
½ copa de manzanilla de Sanlúcar

Muy bien, esto es sencillo, sencillo, sencillo. Limpiamos el pescado y quitamos las cabezas y reservamos. Le quitamos la tripa negra del interior a las gallinetas y las cortamos por la mitad. Enjuagamos y reservamos


¡¡Ojo!!, una par de horas antes quitamos los rabos y las pepitas de las ñoras y las metemos en remojo con agua caliente. Pasado este tiempo, sacamos del agua y retiramos la carne con una cucharilla, raspando la piel y reservamos.

Las galeras las vamos a meter en agua fría para enjuagarlas y quitar restos de algas, o arena que puedan tener.


Con las cabezas, las dos cebolletas, el perejil y dos hojitas de laurel, las metemos en una olla y la añadimos 1,5 litros de agua y dejamos cocer unos 20 minutos. Espumamos mientras que va cociendo para tener un caldo limpio y colamos.


Pelamos las patatas y las cortamos en gajos, rompiendo al final del corte, para que engorde la salsa.

En una cazuela ponemos el aceite y añadimos los ajos machacados a fuego medio. Cuando empiecen a tomar color, añadimos las patatas y mareamos un minutito, añadimos la carne de las ñoras y rehogamos otro minutito. Añadimos las cebollas y rehogamos otro minuto más.


Cubrimos de caldo y salpimentamos. Dejamos cocer a fuego medio/lento durante unos 25 minutos, hasta que las papas estén tiernas. Colocamos el pescado, metiéndolo entre las patatas y previamente habiéndolo salpimentado.


Ahora ponemos las galeras por encima y regamos con la manzanilla. Tapamos y dejamos cocer unos 10 minutos, con el caldero tapado.




Ya solo queda servir esta maravilla de plato y bien baratito. Salud y buenos alimentos como decía mi queridísimo Rosendo Mercado.





viernes, 6 de diciembre de 2013

CONEJO AL HORNO CON AJADA


Es otra receta de conejo, como la anterior que presentamos hace unos días, pero cambia la salsa con que la acompañamos. Hay a quien no le puede agradar la salsa de vino tinto, y para ello esta es perfecta. Esta también, por su sencillez y lo bueno que está Lo metemos dentro  de  la comunidad de Recetas Solidarias, https://www.facebook.com/groups/recetassolidarias/



Necesitamos para cuatro personas:

1 conejo de 1.250-1.500 Kg.
Romero
Tomillo
Orégano
Comino
Perejil
Sal
Pimienta molida
1 copa de manzanilla de Sanlúcar
1 Chorrito de limón
Aceite de oliva virgen extra
1 copa de Brandy de Jerez

Para la salsa:

5 dientes de ajo
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 cucharada de pimentón dulce de la Vera
Unas gotitas de vinagre, pero esto es opcional.


El día antes, preparamos en el mortero un majado con orégano, comino, romero, tomillo y perejil, al gusto, aunque podemos ponerlo todo a partes iguales, menos el romero que sería la mitad de las demás.

Con un diente de ajo, dándole unos cortes en el tremo, para que se suelte mejor el sabor y los aromas, frotamos el conejo entero. Le ponemos un poco de aceite de oliva virgen por encima, salpimentamos y luego añadimos las especias.


En una fuente colocamos el conejo especiado y lo rociamos con el zumo de medio limoncillo y con una copa de manzanilla de Sanlúcar. Tapamos con film transparente y lo dejamos reposar hasta el día siguiente.


Llega el momento final del conejo. Ponemos el horno a 180ºC, por arriba y pos abajo. En una placa  con un hilillo de aceite de oliva virgen extra, colocamos los conejos, o el conejo en este caso, con la parte más húmeda hacia arriba. Una vez alcanzada la temperatura del horno lo introducimos, unos 25 minutos.

Volteamos y regamos con la copa de Brandy de Jerez, y dejamos otros 25 minutos, más


Sacamos, cuarteamos. En el plato colocamos la ración de conejo. En una sartén ponemos el aceite de oliva, 3 ó 4 cucharadas, y lo calentamos a fuego medio. Cuando está caliente añadimos los ajos pelados y laminados. Dejamos refreír y al empezar a dorar, apartamos del fuego y añadimos el pimentón. Dejamos unos 10 segundo y esto es opcional, podemos añadir unas gotitas de un vinagre de jerez, con sabor y cuerpo. Removemos con una cuchara y rociamos por encima el conejo con esta salsa, y sus ajitos. Perfecta y deliciosa.




lunes, 2 de diciembre de 2013

SOPA DE RAYA CON PIMENTÓN


Es una sopa, sencilla, deliciosa y muy, muy baratita. Por lo que es ideal para las fechas que vienen y es perfecta para la comunidad de Recetas Solidariashttps://www.facebook.com/groups/recetassolidarias/



Pues nada, para 6 personas:

1 raya, de aproximadamente 1,5 Kg.
4 cebolletas
5 dientes de ajo machacados contra la encimera
1 hoja de laurel
1 cucharada rasa de pimentón
Unas gotas de limón
3 ó 4 rebanadas de pan
Aceite de oliva para freír
Sal y pimienta.
1 ramillete de perejil
4 puñados de arroz

Lo más complicado ya está listo, que es comprar la raya, lo demás es bien sencillo. Le decimos al pescadero que nos la corte en cuatro trozos. La metemos en una olla con agua abundante, que la cubra con solvencia y añadimos el laurel, el perejil y las cebolletas, solo peladas.


Pondremos a cocer a fuego medio durante al menos 30 minutos, espumando y eliminando las impurezas con un cucharón. Debemos obtener unos 1,5 litros de caldo. Rectificamos de sal y colamos.

El pescado lo vamos a desmenuzar, depreciando las espinas y reservaremos la carne.

En una ollita ponemos arroz a cocer con agua abundante, 4 veces la cantidad de arroz, y añadimos un poco de sal. A los 15 minutos de ebullición y removiendo de vez en cuando, lo probamos y si está en su punto lo sacamos y lo rociamos con agua fría para romper el hervor y no se nos pase.

En aceite de oliva, abundante y caliente a fuego medió, vamos a poner los dientes de ajos machacados, a freír. 


Cuando veamos que empiezan a dar olor, añadimos las rebanadas de pan y dejamos que todo se dore.


Apartamos y ponemos en el vaso de batidora, añadimos el pimentón y rociamos por encima, para tostarlo, un par o tres de cucharadas del aceite de oliva de freír el pan y los ajos. Mojamos con dos o tres cucharones del caldo y empezamos a batir. Iremos añadiendo a cacillos el caldo. De esta manera conseguiremos realizar una emulsión y el pan quedará totalmente integrado en el caldo dándole una textura espectacular. Una vez añadido todo el caldo, pondremos a fuego medio, hasta que rompa a hervir. Rectificamos de sal y pimienta, añadimos unas gotas, o sea, gotas de limón y emplatamos.


De verdad que el sabor y la textura es sensacional, ni maicena, no rollos, batidora y paciencia. Un abrazo a todos.