domingo, 26 de enero de 2014

DONUTS CASEROS


La gente de mi generación, finales de los sesenta, recordará como llegaron a las panaderías unas rosquillas fritas con un glaseado delicioso y con un aroma, una textura, un sabor y una jugosidad increíbles. Si eran los Donuts. Pues nada, os presento esta receta, que personalmente me parece una delicia. Perfecta para prepararla para una merienda, y con el azúcar invertido, aguanta perfectamente para el día siguiente para el cole, aunque siempre se puede optar por congelarlos, porque aguantan estupedamente el congelado.


Necesitamos:

300 gr. de harina, mitad fuerza mitad repostería.
Un par de vainas de cardamomo
½ vaina de vainilla
80 ml de leche templada,  que podemos infusionar sin llegar a hervir con una cáscara de naranja
1 cucharadita de sal
40 gr. de mantequilla en punto de pomada
25 gr. de levadura fresca
1 huevo
70 gr. de azúcar
30 gr. de azúcar invertido. Para ver esta receta por favor,  pinchar aquí
Agua y azúcar glaseé para el glaseado

Es muy sencillo. Lo primero es templar la leche, infusionada o metemos dentro la levadura, la cual disolveremos.

En un bol colocamos los ingredientes, y vamos mezclando. Al cardamomo, le sacamos de la vaina las semillas y las machacamos en el mortero, añadiéndolo al bol. La vainilla la abrimos y retiramos con la punta del cuchillo las semillas y las añadimos al resto de los ingredientes.


Cuando tengamos mezclados los ingredientes, empezamos a añadir la leche y a amasar. Obtendremos una masa, algo pegajosa, pero muy elástica, que dejaremos reposar tapada una ½  hora.


Pasado este tiempo, nos humedeceremos las manos con un poco e agua o de aceite y haremos porciones iguales de la masa. Encenderemos el horno y lo pondremos a 45-50 grados, para ayudar a la fermentación. En una bandeja de horno colocaremos un papel de horno.

Tomaremos las porciones, y haremos una bola. La aplastaremos y le haremos un agujero con el dedo índice, estirándola y haciendo a rosquilla. Las pondremos sobre el papel de horno y las meteremos en el horno a fermentar una ½ hora.



Duplicarán el tamaño.


Pondremos aceite de girasol caliente, pero a fuego lento, e iremos metiendo las rosquillas, engordarán y se dorarán muy rápido. Cuando esto ocurra las retiramos y ponemos en una fuente.


Habremos preparado un agua con azúcar glaseé: para ello pondremos como 6 u 8 cucharadas de azúcar glaseé en un cuenco e iremos añadiendo cucharadas de agua, una a una, hasta disolver el azúcar. Con este azúcar aguada iremos rociando los donuts y dejaremos reposar.


Están increíbles. Puedes congelarlos tal como se enfría y entonces los congelas. Los sacas por la mañana y se los pueden llevar los niños para desayunar al cole, aunque con el azúcar invertido quedan más jugosos y aguanta 24 perfectamente si los metes en una fiambrera o una bolsa cerrada. 

9 comentarios:

  1. Se ven estupendo la verdad, con un color realmente bonito.

    ResponderEliminar
  2. Ummm que pinta!!! Se ven deliciosos, para el desayuno o la merienda riquísimos.
    Besos
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  3. Te han quedado perfectos!!
    Un hesito desde Las Palmas y feliz semana.

    ResponderEliminar
  4. Verdaderamente deliciosos!!
    Mi primera experiencia con los donut fue un autentico fracaso y nunca más me animé a hacerlos, a pesar que a mis hijos les encantan.
    Voy a guardar tu receta y pienso probar de nuevo... ahora me siento un poco más decidida!!
    Saluditossssssss

    ResponderEliminar
  5. e
    Éstos donuts te alegran el dia. Se ven muy ricos y seguro que lo están.
    Bss

    ResponderEliminar
  6. Uau,... ficaram lindos. Evito donuts pois são fritos, mas a verdade é que ficaram... divinais.

    Beijos
    http://www.pratocaseiro.blogspot.pt/

    ResponderEliminar