lunes, 7 de abril de 2014

CARDOS CON ALMEJAS


Es un plato muy típico y tradicional, pero por desgracia los cardos cada vez se ven menos por los mercados en fresco, y claro en embotado hace perder bastante al producto.

A mi personalmente, me parece una plato delicioso y sencillísimo de hacer, y aquí os voy a dar mi receta personalizada. Por desgracia no encontré almejas y hubo que hacerlos con chirlas, pero estaban estupendas.


Para 4 personas, necesitamos:

5 hojas de cardo, que limpiaremos de hebras como si fuera una hoja de apio y cortándolo en trozos grandes. Los meteremos a remojo con agua fría.
½ Kg. de almejas o chirlas, según encontremos
3 dientes de ajo en láminas
1 cebolla cortada en daditos pequeños
1 hoja de laurel
1 copa de manzanilla
2 cucharadas rasas de harina
3 patatas cortadas a gajos y rompiéndolos al final
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 guindilla pequeña
Sal y pimienta molida al gusto
1 litro de caldo de pescado, con unas cabezas y unas espinas que tengamos congeladas, un puerro y un poco de perejil, con 20 minutos de cocción sacamos un caldo perfecto para este plato.



Bien, antes que nada, tendremos un par de horas las almejas o las chirlas en agua con un poco de sal, para lavarlas y eliminar la arena que traigan.

En una cazuela, con el aceite de oliva y el laurel, a fuego medio, pero caliente, comenzamos a rehogar los ajos y la guindilla.


Cuando empiecen a dar olor, pondremos las cebollas con un poco de sal. Iremos removiendo hasta que queden transparentes. Retiraremos la guindilla.


Pondremos los cardos y las patatas a gajo y rehogaremos un par de minutos. Añadiremos la harina, doraremos un minuto y añadiremos el vino. Removeremos  y pondremos el caldo, suficiente para que cubra. Salpimentaremos y dejaremos cocer unos 20 minutos a fuego medio. Si los cardos son muy grandes, tendremos que cocerlos previamente unos 30 minutos y aprovecharemos el caldo para el plato.


Ahora pondremos las almejas o las chirlas, según tengamos, y taparemos 3 minutos, más o menos. Se abrirán y listo a comer.


Como ya he dicho si vemos que el cardo es muy grande, habrá que cocerlos un poco antes, pero personalmente los prefiero al dente que lamiosos.


Con una copa de vino blanco, a su temperatura, es un plato impresionante.


9 comentarios:

  1. No veas el mojeteo que tiene que tener! Por suerte, mi padre sí los cultiva y crudos, con una vinagreta están de muerte, pero reconozco que así..mmm!!! un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón cuesta de encontrar cardo fresco, pero a falta de él de vez en cuando hecho mano del de bote y esta receta me encanta.

    ResponderEliminar
  3. Me encanta este plato, es una verdadera delicia, bss

    ResponderEliminar
  4. Tremenda pinta!! Qué bueno,cuando el cardo es bueno sale unos platos riquísimos. Un saludo, me quedo como seguidora por aqui.

    ResponderEliminar
  5. Quiero entregarte el premio Indalo por tus seguidores y tus buenas recetas, después tu se lo puedes entregar a quien tú quieras eso si que cumpla los requisitos. Aquí te dejo el enlace para que lo recojas.
    http://cocina-trini.blogspot.com.es/2012/10/premio-indalo-de-bronce-indalo-de-plata.html

    ResponderEliminar