lunes, 21 de abril de 2014

PANQUEMAO

Este fin de semana, mi suegro, valenciano hasta la médula y de lágrima fácil, lloró un par de veces a causa de este plato, tan típico en su tierra y tan delicioso, que preparamos para el cumpleaños de su hija  y para la merienda de Pascua que celebramos ayer en casa.  Y es que la verdad, el plato lo merece.





Al lío. Necesitamos:

500 g de harina, 1/3 fuerza y 2/3 repostería.
3 huevos
1 clara de huevo para pintar
Azúcar glass para decorar la costra
2/3 vaso de yogur de aceite de oliva suave
130 g de azúcar
50 g de levadura fresca
1 cáscara de naranja
1 taponcito de agua de azahar.
80 ml de leche templada



Empezamos mezclando los huevos con el azúcar hasta que esta se incorpore. Hemos de batir con varilla, al menos, un par de minutos. Mientras, meteremos la leche en el microondas unos 15 s. lo justo para que temple, y ponemos luego la cáscara de naranja dentro y tapamos con film, para que infusione.


Añadimos el aceite de oliva y el agua de azahar y seguimos batiendo. Ahora añadimos la harina, poco a poco, tamizándola por un colador fino y mezclando la masa, primero con varilla y luego a mano. Obtendremos una masa seca y dura.

Disolveremos la levadura en la leche, previamente retirada la cáscara de naranja, e iremos añadiendo poco a poco. Si vemos que nos queda la masa muy pegajosa, ponemos un poquito más de harina, unos 50 g no más. Dejamos en un recipiente con un poco de harina en el fondo y un trapo por encima en el horno a 40-50 ºC, hasta que doble de volumen. Amasamos un poco para desgasificar y hacemos una bola, que meteremos en el molde o bandeja de horno con un poquito de harina en el fondo o papel vegetal, hasta que doble de tamaño.

Sacamos del horno y este, lo ponemos a 170ºC con ventilador por arriba y por abajo. Pintamos el pan con clara de huevo batida en abundancia.


Espolvoreamos con azúcar glass, de forma generosa, tened en cuenta que ha de formarse una costra. Metemos en el horno, una vez alcanzada la temperatura  y en 25 minutos está listo. Cuando pase de 15 minutos, quitamos el ventilador del horno.


Os queda una delicia, suave y fantástica que no podréis dejar de comer mientras que quede en la mesa. Un abrazo a mi suegro y señora.


6 comentarios:

  1. Es que está buenísimo, aquí lo suelo preparar o comprar durante todo el año y es que no me canso, en verano, junto con un corte de helado de chocolate es una gozada.

    besazos

    ResponderEliminar
  2. No me extraña que tu suegro llorara de "alegria", porque el aspecto de ese panquemao no es para menos. Está fantástico

    ResponderEliminar
  3. ¡¡ Dos lagrimones me caen de ver ésa delicia !! Como para no llorar..leyendo la receta, viendo el resultado....llorar por no probarlo. No conocía ésta exquisitez.....

    ResponderEliminar
  4. Si tiene esta pinta no quiero ni pensar el sabor, enhorabuena, sigue así, un beso.
    LAS DELICIAS DE MAYTE

    ResponderEliminar