viernes, 13 de marzo de 2015

TORRIJAS DE VINO Y HUEVO


Las torrijas, las hay de leche, leche y huevo, vino, etc., pero nosotros las vamos a preparar con vino y huevo, pudiendo ser el vino, dulce o blanco, tipo Fino o Manzanilla. Es muy sencillo y un postre o una merienda de primera para estas fechas que vienen.



Necesitamos,

Pan de torrijas. Generalmente venden el pan versión macrotorrija, o panecillos pequeños de los que te salen torrijitas pequeñas. Pues este último es el que yo preparo.
Miel a partes iguales con agua
Vino blanco, Manzanilla, Fino de Jerez o moscatel o Pedro Jimenez, etc., a partes iguales con agua
Huevos batidos
Aceite de girasol o de oliva suave para freír.

Venga, calentamos la miel al bañomaría y la mezclamos con el agua hasta formar un hidromiel delicioso. Empapamos los panes en hidrovino y escurrimos.



Ponemos a calentar el aceite a fuego medio, pero que esté caliente y abundante. Mientras los panes pasados por el hidrovino, lo pasamos por el huevo y una vez caliente el aceite freímos las rebanadas.




Las sacamos y metemos en el hdromiel y dejamos unos minutos, dándoles la vuelta.



Sacamos y colocamos en una fuente perfectamente ordenadas. Con el hidromiel que sobra se rocía por encima de las tandas de torrijas y listo. Siempre podemos perfumar los hidros, con unas ramitas de hierbas aromáticas, tipo romero, tomillo, o ramitas de canela, o menta, infusionándolas un rato antes de empezar a hacer las torrijas,  a fin de que tome estos aromas. Eso lo dejamos a gusto del consumidor.


3 comentarios:

  1. ¡¡ Me veo haciendo torrijas éste fin de semana !! qué pinta más ricaaaaaaaa....

    ResponderEliminar
  2. Madre mía qué pinta que tienen y así no las he probado nunca.

    besos

    ResponderEliminar