viernes, 24 de abril de 2015

CALAMARES EN SU TINTA


Hace unos diez años, estuve una larga temporada haciendo unos trabajos en Bermeo, aunque vivía en el Hotel El Puerto de Mundaka, un pueblo estupendo a unos Kilómetros del anterior. Pues bien, mi trabajo se desarrolla en el mar y depende mucho de las condiciones ambientales, así que tuve bastante tiempo para disfrutar de aquella zona, la Ría de Urdaibai, Guernica, Muskiz, Bakio, Bermeo…., las tormentas frente a San Juan de Gaztulugaxte sentado en el coche,  su gastronomía, sus vinos, sidras, y sus gentes, que aunque pueden llegar a ser secas al principio, son encantadoras en la corta distancia. La verdad es que fue fantástico.

Un domingo, en el que la famosa ola de Mundaka, no nos permitía ni sacar el barco del puerto, lo dediqué a la muy noble y sacrificada tarea de pasear, tomar unos vinos y decidir donde comer al medio día. El acierto fue un pleno, porque me comí uno de los mejores calamares en su tinta que recuerdo haber probado. Así que  esta receta se la dedico a Mundaka, Bermeo y su entorno.


Necesitamos:

1 Kg. de calamares, que limpiaremos del interior y la piel y cortaremos en anillas gruesas.
2 sobres de tinta de calamar
2 dientes de ajo machacados
2 cebollas hermosas, blancas o moradas.
2 hojas de laurel
Sal y pimienta.
4 ó 5 cucharadas de puré de tomate
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
2 copas de vino blanco, sea Manzanilla, Chacolí, Rueda, …,  al gusto.
1 guindillita, para dar un poquito de ambiente, auque al que no le apetezca que no la ponga. Yo si.
Opcional, una puntita de pimentón dulce.

En un perol, colocamos el laurel con el aceite a fuego medio, y cuando esté caliente añadimos los ajos machados. Al empezar a dar olor, añadimos las cebollas cortadas a daditos y salamos un poco para que suden. Fuego medio y que se pochen.




Cuando esto ocurra, ponemos la guindillita, el que quiera,  y el tomate. Un par de minutos después, los calamares, salpimentamos, subimos el fuego y dejamos que se hagan unos minutos, removiendo. Ponemos el pimentón, igualmente el que quiera y añadimos el vino. Dejamos reducir unos 2 ó 3 minutos más.


Ahora pondremos la tinta, removeremos y cubriremos con agua, pero solo cubrir, no más. A mi los calamares, el pulpo, el choco, etc, no me gustan tiernos, tiernos, sino un poco al dente, con textura, así que dejaremos que reduzcan unos 15 minutos, que la salsa esté un poquito ligada, pero no espesa del todo.

Rectificamos de sal y pimienta y con arroz, patatas fritas o solos, son una bendición. Desde aquí, y después de tantos años, agradecer al personal del Hotel El Puerto de Mundaka, por como nos cuidaron y lo bien que se estaba allí.



6 comentarios:

  1. Que pintaza de calamares!!! Tentadores a más no poder. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada cuando quieras prueba, verás que ricos.

      Eliminar
  2. ¡¡¡ Qué pinta.....deliciosa, espectacular !!! Me encantó Bermeo....tuve que trabajar en aquella zona ya hace muchos años.....
    Buen fin de semana.

    ResponderEliminar