miércoles, 8 de abril de 2015

SOPA DE TOMATE, COMO LA HACÍA MI MADRE


Es un plato del que tengo grabado su sabor en la mente y en el paladar. Creo que la última vez que me senté con mi madre a la mesa, comimos sopa de tomate, y la hizo mi cuñado Antonio. Fue una delicia. Hace más de 25 años de aquello, pero no se me borra de la cabeza ese momento tan estupendo.



Para cuatro comilones:

1 barra de pan de bollo o de miga densa. Lo cortamos en rodajas y lo dejamos secar de un día para otro.
1 ½ de tomate maduros. Los escaldamos, quitamos la piel  y cortamos la pulpa a taquitos pequeños
2 cebolletas cortadas a daditos
3 ó 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Unos pimientos verdes cortados a tiras
Sal y pimienta al gusto.
Hierbabuena
Azúcar para la acidez del tomate.
1 hoja de laurel
Agua


Una vez escaldados los tomates y picados, ponemos en una sartén el aceite de oliva con una hojita de laurel a fuego medio. Una vez está caliente añadimos la cebolleta y añadimos un poco de sal. Dejamos sofreír, pero con cuidado, ya que la cebolleta se quema con facilidad.


Ahora añadimos el tomate, con un poco de sal y pimienta. Iremos removiendo lentamente y con cariño a fuego lento. Rectificaremos con azúcar según nos pida por su acidez el tomate. Yo estuve 1 hora y ½ removiendo y friendo el tomate, pero mereció la pena.


Lo apartamos. En una cazuela de barro o en el recipiente que tengamos, ponemos el pan, con unas ramitas de hierbabuena, ponemos a fuego lento y añadimos el tomate frito. Removemos y hacemos que se mezcle todo perfectamente.


Ahora empezaremos a añadir agua lentamente, chorrito a chorrito e iremos mezclando y removiendo. Algunos trozos de pan se desmoronarán y otros quedarán más enteritos. Ha de quedarnos una textura densa, pero suave a la vez. La cantidad de agua dependerá mucho del tipo de pan, por eso es lo de añadir poco a poco, hasta encontrar la textura que cada uno desea.

Cortamos unos pimientos verdes a trozos y comeremos un trozo de pimiento crudo con cada cucharada de sopa. Un delicia, una verdadera delicia.



11 comentarios:

  1. Me encantan las sopas pero de tomate nunca la he probado, me la apunto, besos

    ResponderEliminar
  2. Que buena pinta tiene! Mi madre aun la hace y es espectacular lo rica que esta! Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hacía tiempo que no sabía nada de ti. Un saludo

      Eliminar
  3. Que delicia de sopa, y que bonito es recordar estos momentos en familia.

    ResponderEliminar
  4. Que nos gustan estas sopas, somos andaluces yo concretamente de Sevilla pero estamos entre Alicante y Toledo .Te quedaron para ponerles un piso huuuuuuuuuu...!!! un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. ¡¡ Estos son los platos que nos dan vida...que nos trasladan a nuestra niñez, a lo más profundo de nuestro ser y al cariño de una madre !! Me ha gustado leer tu receta y ver ésa delicia que preparaba tu madre y que tu has bordado y compartido con quienes te seguimos y admiramos.

    ResponderEliminar