jueves, 30 de abril de 2015

ARROZ MELOSO CON HIGADITOS

Al que no le gusten pues nada, pero a los que nos gustan los higaditos de pollo, este plano le encanta. Jugosos, sabrosos y el arroz en su punto, casi al dente, una maravilla. 


Para cuatro glotones:

½  Kg.. de higaditos
240 gr de arroz
Entre 2.5 y 3 veces el volumen de arroz en agua
1 cebolla picada pequeñita
2 dientes de ajos picados
1 trocito de ramita de romero
Una pizca de comino molido
Una pizca de tomillo
Sal y pimienta.
1 hoja de laurel
1 clavo
1 copa de brandy o de vino oloroso o solera seco o semiseco.

Rehogamos los ajos en 3 ó 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, cuando empiecen a dar olor añadimos las cebollitas todo a fuego medio/suave. Añadimos un poco de sal a la cebolla para que poche antes y suelte los jugos.

viernes, 24 de abril de 2015

CALAMARES EN SU TINTA


Hace unos diez años, estuve una larga temporada haciendo unos trabajos en Bermeo, aunque vivía en el Hotel El Puerto de Mundaka, un pueblo estupendo a unos Kilómetros del anterior. Pues bien, mi trabajo se desarrolla en el mar y depende mucho de las condiciones ambientales, así que tuve bastante tiempo para disfrutar de aquella zona, la Ría de Urdaibai, Guernica, Muskiz, Bakio, Bermeo…., las tormentas frente a San Juan de Gaztulugaxte sentado en el coche,  su gastronomía, sus vinos, sidras, y sus gentes, que aunque pueden llegar a ser secas al principio, son encantadoras en la corta distancia. La verdad es que fue fantástico.

Un domingo, en el que la famosa ola de Mundaka, no nos permitía ni sacar el barco del puerto, lo dediqué a la muy noble y sacrificada tarea de pasear, tomar unos vinos y decidir donde comer al medio día. El acierto fue un pleno, porque me comí uno de los mejores calamares en su tinta que recuerdo haber probado. Así que  esta receta se la dedico a Mundaka, Bermeo y su entorno.


Necesitamos:

1 Kg. de calamares, que limpiaremos del interior y la piel y cortaremos en anillas gruesas.
2 sobres de tinta de calamar
2 dientes de ajo machacados
2 cebollas hermosas, blancas o moradas.
2 hojas de laurel
Sal y pimienta.
4 ó 5 cucharadas de puré de tomate
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
2 copas de vino blanco, sea Manzanilla, Chacolí, Rueda, …,  al gusto.
1 guindillita, para dar un poquito de ambiente, auque al que no le apetezca que no la ponga. Yo si.
Opcional, una puntita de pimentón dulce.

En un perol, colocamos el laurel con el aceite a fuego medio, y cuando esté caliente añadimos los ajos machados. Al empezar a dar olor, añadimos las cebollas cortadas a daditos y salamos un poco para que suden. Fuego medio y que se pochen.

jueves, 16 de abril de 2015

ALCACHOFAS O ALCAUCILES REBOZADOS EN SALSA DE VINO


El otro día estaba en la sierra de Huelva, concretamente en el camping del Castaño del Robledo, charlando de comida y Tere me comentó: “Pues mi suegra hace unas alcachofas rebozadas con salsita que está increíbles”.

Así que dicho y hecho, nos pusimos con ello y salió esta receta. Esta es una base para luego hacerla crecer, con taquitos de jamón, caldo de pescado, unas gambitas arroceras, etc. Ya iremos viendo


Para cuatro comensales:

8 alcachofas o alcauciles. Los pelamos y deshojamos, hasta que nos quedamos con las hojas más tiernas. Cortamos puntas y rabo.
2 cebolletas picadas muy finitas
3 dientes de ajo a láminas
3 ó 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 cucharada de harina colmada
½ vaso de vino blanco, sirve un rueda o uno de la mancha, chacolí, etc.
5 ó 6 cazos del caldo de cocer los alcauciles
Perejil picado.
Sal y pimienta al gusto
Zumo de limón
Harina y 2 huevos batidos
Aceite de oliva abundante  para freír. Cada uno a su gusto.

Pues nada, pelamos tal y como hemos dicho los alcauciles y los metemos en agua con limón para evitar que se pongan negros.

miércoles, 8 de abril de 2015

SOPA DE TOMATE, COMO LA HACÍA MI MADRE


Es un plato del que tengo grabado su sabor en la mente y en el paladar. Creo que la última vez que me senté con mi madre a la mesa, comimos sopa de tomate, y la hizo mi cuñado Antonio. Fue una delicia. Hace más de 25 años de aquello, pero no se me borra de la cabeza ese momento tan estupendo.



Para cuatro comilones:

1 barra de pan de bollo o de miga densa. Lo cortamos en rodajas y lo dejamos secar de un día para otro.
1 ½ de tomate maduros. Los escaldamos, quitamos la piel  y cortamos la pulpa a taquitos pequeños
2 cebolletas cortadas a daditos
3 ó 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Unos pimientos verdes cortados a tiras
Sal y pimienta al gusto.
Hierbabuena
Azúcar para la acidez del tomate.
1 hoja de laurel
Agua

jueves, 2 de abril de 2015

PENCAS DE ACELGAS REBOZADAS, CON SALSA PUTANESCA


Aunque tenga un nombre tan rimbombante, es sencilla y una receta de las de toda la vida, pero con algún variante par hacerla más interesante.

El rebozado va a ser una pasta Orly, realizada con cerveza, que puede ser sin alcohol y sin huevo, lo que hace el rebozado más crujiente y que contraste con el tierno de las pencas. En resumen, buena, buen y sana, sana.


Para el rebozado, o Pasta Orly, necesitamos,

4 cucharadas de harina de trigo
3 cucharadas de maicena
1 cucharadita de levadura de mentira
200 ml de cerveza
Sal y pimienta
Azafrán para darle un color bonito

Y para el resto:

Las pencas deshebradas de un manojo de acelgas cortadas en trozos de 3 ó 4 dedos
4 tomates pelados y cortados a trozos
Un puñado de aceitunas negras picadas
1 cucharada de alcaparras picadas
3 ó 4 dientes de ajo muy picaditos
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 guindillita
6 filetes de anchoas picados
Zumo de limón
Sal y pimienta

Cocemos las pencas de acelgas en agua con un poco de sal, durante unos 5 minutos. Las escurrimos y las metemos en agua fría con hielo, para cortar el hervor y que no nos queden demasiado blandas. Cuando recuperan la temperatura, escurrimos, las salpimentamos y le añadimos un chorrito de zumo de limón.