viernes, 29 de enero de 2016

SOPA DE GARBANZOS CON CALABAZA Y ACELGAS


Es una sopa bien sencilla y sana, con muy poquita grasa, solo lleva un choricillo para darle un poquito de alegría. Además, es rápida y baratita. No se puede pedir nada más.



Para cuatro personas, necesitamos:

250 g de garbanzos metidos en remojo, o en su defecto podemos comprar un bote ya cocidos. No nos vamos a enfadar por eso.
2 zanahorias, peladas y cortadas en rodajas
Un trozo de calabaza, cortada en dados grandes
2 patatas peladas y cortadas en dados
Una mata de acelgas, el número de hojas depende del tamaño y de lo que le guste al cocinero/a.
2 cebollas
3 dientes de ajo
1 hoja de laurel
2 tomates triturados o picaditos
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 chorizo
Sal y pimienta negra recién molida
Hierbabuena 
Agua


Es sencillo. Los garbanzos en remojo del día anterior, los escurrimos. Mientras, vamos a poner en un perol, el aceite, con el laurel y los ajos fileteados a dorar a fuego suave. Cuando empiecen a oler, añadimos las cebollas muy picaditas y les añadimos sal y pimienta. Dejamos que poche y cuando empiezan a tomar color, añadimos los tomates. Aquí subimos el fuego. Cuando esté fritito, ponemos unos 2 litros de agua, salpimentamos y llevamos a ebullición.


Es el momento de añadir los garbanzos y de espumar lo que nos vaya saliendo. Tendremos a fuego medio, 90 y 120 minutos, añadiendo agua, según lo pida. Podemos ponerlos 25 minutos en olla exprés y listo.


Cuando el garbanzo está tierno, echamos la zanahoria, las acelgas cortadas y lavadas, rectificamos de sal y pimienta y dejamos 15 minutos. Ahora, añadimos las patatas y la calabaza, para que no se nos desmorone. Le colocamos el choricillo. Si suelta mucha grasa, la retiramos poco a poco con un cacillo. Durante la cocción iremos  añadiendo agua según vaya pidiendo. Finalmente añadimos hierbabuena.


Cuando la patata está tierna, sacamos el chorizo, y lo cortamos en trozo, para añadir a cada plato. Podemos ponerle unos fideos, o un poco de arroz, al gusto. Espero que os guste.


viernes, 22 de enero de 2016

PAN CON MASA MADRE RÁPIDA


El mundo del pan es inescrutable, amplio y maravilloso. Nunca terminas de aprender todo lo que deseas, hay tipos diferentes, levaduras diferentes, masas madre de elaboración propia, con levaduras frescas, liofilizadas, etc.

Hoy os mostraré un tipo de pan realizado con masa madre rápida, a base de levadura fresca de panadería. Aunque tardemos 24 en obtener la masa madre, esta es rápida porque si elaboramos nosotros mismo el fermento desde el origen, tardaríamos en torno a 3 ó 4 días.


Para 1 kg. de pan necesitamos:

900 g. de harina de fuerza
2 cucharadas de sal
2 cucharaditas de azúcar, para ayudar a fermentar
2 cucharadas de aceite de oliva
Pimienta negra molida
400 ml. aproximadamente de agua
35-40 g. de levadura fresca. En los super valencianos, donde el personal viste de verde, está junto a la mantequilla.

Para la masa madre, necesitamos:

100 g. de harina de fuerza
agua
10 g. de levadura fresca.

Esta masa madre que vamos a utilizar, vale también para repostería, y además de dar un aroma delicioso, hace que el pan dure fresco y sin endurecerse más tiempo.

Mezclaremos los 100 g. de harina, con 75 ml, aproximadamente de agua tibia, en la que habremos disuelto la levadura. Obtendremos una masa pegajosa y un poco cremosa. Atentos, cuando digo tibia, ha de ser tibia, si no te cargas las levaduras, no os paséis de temperatura. En este punto, tapamos el cuenco en que lo estemos haciendo con film transparente y lo dejamos reposar 24 horas. Puede llevar un poco más o un poco menos agua, depende siempre de la harina.


Una vez obtenida la masa madre, ponemos el horno a 40 ºC y empezamos con la masa del pan. Tamizamos la harina y añadimos, la sal, la levadura desmenuzada, el azúcar, el aceite, la pimienta y finalmente la masa madre. Añadiremos, poco a poco, el agua e iremos mezclando, hasta obtener una masa, medianamente consistente pero suave.  Amasaremos en la encimera, por 15 ó 20 minutos y dejaremos reposar tapada con un trapo limpio en el horno por media hora, o hasta que duplique su tamaño.


Pasado este tiempo, dividimos en dos porciones y estiramos con los dedos, haciendo un rectángulo del largo de la barra que queramos crear, pero sin apretar mucho. Dejaremos con de 1 cm. de grosor la masa. Ahora enrollaremos a lo ancho obteniendo una barra de pan. Sellaremos con los dedos, dando pellizcos la unión y la pondremos en la parte de abajo del pan.


Tapamos con un trapo y metemos nuevamente en el horno otra media hora, o hasta que duplique nuevamente el tamaño.

Sacamos y ponemos el horno a 180 ºC, por arriba y por abajo con ventilador y metemos un recipiente en el fondo del mismo con agua. Cuando alcance la temperatura introducimos el pan, con una rociada con pulverizador de agua por la superficie. No os cortéis, que sea abundante. Esto hará que quede una corteza, fuerte y crujiente.


A los 20 minutos, rociaremos nuevamente el pan con agua y sacaremos el recipiente, porque ya queremos que la corteza tome textura.  Cuando lo veamos tostado, o bien, que hayan pasado unos 50 minutos, sacamos el pan y lo colocamos sobre una rejilla a reposar, y si tienes paciencia, esperas a que temple para comértelo. Es una verdadera delicia y dura tierno más tiempo.


jueves, 14 de enero de 2016

TIMBAL DE PAPAS A LO POBRE CON ACELGAS Y SALSA DE TOMATE CON ACEITUNAS NEGRAS DE ARAGÓN


Pues nada, que más puedo decir de esta receta, si el propio nombre lo explica todo. Pero bueno, lo haremos. Viene de una receta que vi. recientemente en la red, y a la que le di un giro y la realicé más a mi manera. Desgraciadamente no apunte la dirección en su momento y no puedo hacer referencia de ella. Si la reconoce alguien, por favor que me mande un e-mail, o haga un comentario para poder referenciarla. Gracias.


Necesitamos:

4 patatas medianas que pelaremos y cortaremos en rodajas de 1/2 centímetro de grosor.
3 pimientos verdes cortados a tiras
1/2 pimiento rojo cortado a tiras.
12 hojas de acelgas
2 cebollas cortadas en juliana
1/2 kg. de tomate triturado
12 aceitunas negras de león
5 dientes de ajo
Aceite de oliva virgen extra, como 3 cucharadas
Aceite de oliva, sabor medio, para freír.
Sal, pimienta molida y azúcar.
Un huevo por persona

Es un plato sumamente sencillo de hacer. Empezaremos por las papas. Ponemos en una sartén onda el aceite de oliva, abundante. y el fuego lo tendremos a fuego medio suave. Cuando veamos que no está frío, añadiremos las patatas con los pimientos y la cebolla. Hay quien prefiere salarlas a posteriori. Yo prefiero a priori y a posteriori, añadiéndole entonces un poco de pimienta molida. Dejamos el fuego casi al mínimo y confitamos las patatas con las hortalizas con una tapa.


Mientras, en unas 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra, sofreímos a fuego medio los dientes de ajo muy picados. Cuando empiecen a dar olor, añadimos las aceitunas con la carne picadita y acto seguido la salsa de tomate. Salpimentaremos y rectificaremos la acidez con un poco de azúcar, tanta cantidad como de sal. Dejaremos hacerse por un periodo de unos 5 minutos, no más. Esto no es un tomate frito, sino una salsa.

En una olla con agua hirviendo escaldamos las hojas de acelga por 3 ó 4 minutos y retiramos.

Escurrimos las patatas y freímos unos huevos en ese aceite. Montamos pues el plato. En el fondo ponemos una base de salsa de tomate, encima las hojas de acelga con un poco de sal y pimienta. Encima las papas a lo pobre y coronando el huevo frito. Esto con un buen pan, una delicia de verdad.




jueves, 7 de enero de 2016

GAMBONES ALHORNO


El gambón es un marisco que suele encontrarse congelado a muy buen precio y con una calidad de conservación excelente. Normalmente es cocinado al vapor y a la plancha, aunque podemos encontrarlo con otras variantes, como en paté, en arroces caldosos y como hoy os presento, al horno. Es una receta sencilla y rápida, ideal como aperitivo para una cena con amigos o familiar.


Para 1 Kg. de Gambones necesitamos:

Pues 1 Kg. de gambones
5 dientes de ajo muy picaditos
5 ramitas de perejil o cilantro, según el gusto, muy picadito
aceite de oliva virgen extra
sal y pimienta
1 guindillita picada
mantequilla
1 copa de brandy de Jerez.

Antes que nada, ponemos el horno a calentar a 180-200 ºC. sin ventilador y por arriba y por abajo. Colocamos en una placa de horno un fondo con  aceite de oliva y la mitad del ajo picado.



Sobre ella colocamos los gambones, bien ordenados, que nos conocemos, y los rociamos con el resto del ajo, sal y pimienta, el perejil o el cilantro, según decidamos y la guindilla picada. Añadiremos por encima una copa de brandy de Jerez y unos trocitos de mantequilla para que queden brillantes y bonitos.




Meteremos en el horno por 7 u 8 minutos y la delicia está lista. Un abrazo.