martes, 29 de marzo de 2016

CABALLA EN ESCABECHE CON ENSALADA DE ARROZ


Las recetas de escabeche son muy sencillas y gratificantes de hacer, ya que es difícil que el resultado sea malo.  Solo requerimos un vinagre suave, un vino blanco decente, manzanilla de Sanlúcar en nuestro caso y un aceite de sabor no muy intenso. Si le unimos un pescado azul fresco y rico, con nuestro cariño seguro que obtenemos un resultado excelente.


Para 4 comensales, necesitamos:

4 caballas, un a por persona. Las limpiamos de tripas y les lavamos el interior.
5 dientes de ajo machacados
10 granos de pimienta
1 clavo de olor
1 cucharada de pimentón dulce
2 vasos de aceite de oliva
1 vaso de vino blanco, manzanilla de Sanlúcar
1 vaso de vinagre
Sal y 4 hojas de laurel.

Para la ensalada:

250 g de arroz jazmín cocido según las instrucciones del paquete y refrescado con agua fría.
Aceitunas negras
dos cucharadas de maiz
1 tomate cortado a dados
1 cebolleta en juliana
3 hojas de lechuga enjuagadas y cortadas en juliana.
Aliñar un poco con una vinagreta suave de 1 parte de aceite, ½ de vinagre y sal.

Una vez que tengamos las caballas limpias, las secamos y salpimentamos. En un perol colocamos el aceite con los ajos y el laurel. Cuando empiecen a dar los ajos aroma, añadimos las caballas sin necesidad de enharinarlas. Las tendremos un par de minutos por cada lado, todo ello a fuego medio/suave.


Añadimos el pimentón, el vinagre y el vino y dejamos cocer dos o tres minutos, para eliminar el alcohol. Apartamos y dejamos reposar, todo junto,  una noche entera.



Al día siguiente montamos la ensalada, aliñándola suavemente con la vinagreta que hemos preparado y colocamos los trozos de caballa limpios de espina por encima. Ahora rociaremos con el escabeche por encima y listo. Si vemos que el escabeche se ha quedado muy sólido por la grasa que ha soltado la caballa, podemos templarlo un poco, mezclarlo bien y colarlo con un colador. Ahora ya podremos usarlo con tranquilidad. Un plato excelente y sencillo.


viernes, 18 de marzo de 2016

ALCAUCILES CON GUISANTES, HABITAS TIERNAS Y BUÑUELOS DE BACALAO


Esta receta es muy parecida a los alcauciles con guisantes de toda la vida, pero le añadimos unas habitas tiernas para darle un poquito más de alegría. Además de guarnición le metemos unos buñuelos de bacalao, y plato completísimo y muy de estas fechas.


Para cuatro hambrientos, necesitamos:

6 alcauciles limpios y cortados en cuatro trozos. Para limpiarlos, les quitamos las hojas y el rabo, hasta encontrar el corazón tierno y eliminamos, también las puntas. Podemos meterlos en agua con limón para evitar que se pongan negros.
200 g de guisantes
200 de habitas tiernas, a las que le quitamos las hebras si vemos que son duras, las lavamos y las cortamos en trozos como de un dedo, con su vaina incluida.
2 cebolletas cortadas en daditos
3 dientes de ajo cortados en láminas
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
2 hojas de laurel
2 patatas peladas y cortadas a daditos
1 cucharada de harina
1 copa de manzanilla de Jerez
Sal y pimienta
Agua
Perejil picado
Para los buñuelos, picad en el enlace.

Ponemos la cacerola, con el aceite y el laurel a calentar a fuego medio. Cuando esté caliente, añadimos los ajos y cuando empiecen a dar olor, ponemos la cebolleta, con un poco de sal.


Cuando empiezan a tomar color, añadimos las verduras y movemos con la cuchara de palo, salpimentamos, y ponemos la harina. Removemos y echamos el vino blanco. Un minuto más y cubrimos de agua.


Dejamos cocer a fuego lento, como media hora o hasta que la salsa empiece a espesar. Rociamos con el perejil y dejamos reposar unos minutos. Servimos y disfrutamos de una delicia de plato.



domingo, 13 de marzo de 2016

MERLUZA EN PAPILLOTE


Bueno, esta receta, además de sana, es senciiiila y riquísima. A los que les gusten las verduras al dente y con todo su sabor, que sigan la receta, y los que prefieran las verduras más suaves, pues pueden meterlas previamente en el horno unos 5 minutos con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y las judías verdes pueden escaldarlas en agua hirviendo 1 minuto, cortándole luego el hervor con agua con hielo. No podréis quejaros, os doy ambas opciones.

Por otra parte de guarnición les vamos a poner unas papas a lo pobre, que irán de cama de las verduras.


Para 4 personas, necesitamos:

8 rodajas de merluza
2 papas cortadas en rodajas gruesas
1 cebolla grande cortada en juliana
2 pimientos verdes cortados en juliana
2 tomates, cortados en rodajas finitas
¼ kg de judías verdes cortadas en juliana
Laurel
Sal y pimienta
Aceite de oliva virgen extra, como 3 cucharadas
Aceite de oliva virgen para las papas a lo pobre

Empezamos preparando las papas a lo pobre tal y como viene en el enlace, pero añadiendo poca cebolla y pimiento, solo lo imprescindible para que tomen las papas sabor.


Encendemos el horno a 180ºC y mientras, vamos preparando el papillote. En la base del papel de aluminio, colocamos un hilillo de aceite de oliva virgen extra y sobre este, el pimiento, la cebolla y los tomates a rodajas. Salpimentamos y ponemos un poco más de aceite.

Colocamos las rodajas de merluza encima, y en los extremos del papillote, para no mezclar demasiado los sabores, las judías verdes. Salpimentamos estos últimos ingredientes, ponemos el laurel roto en trocitos y rociamos con aceite y con otra hoja de papel de aluminio, cerramos haciendo un paquete y evitando que se salgan los aromas y los jugos.



Metemos en el horno y dejamos en torno a 7 minutos. Abrimos con cuidado de no quemarnos con los vapores y colocamos en el plato de fondo las papas, encima las verduras y sobre ellas el pescado. Rociamos con el jugo por encima del pescado y listo para comer. Rico, de verdad.


lunes, 7 de marzo de 2016

PENCAS DE ACELGAS CON BERBERECHOS


Todos conocemos la receta de Cardos con Almejas, pero le hemos dado las vueltas. En el resto de la península no sé, pero en Sevilla o en Cádiz, no es fácil encontrar los Cardos frescos, siempre congelados y para eso, cambiamos y nos marcamos unas pencas de acelgas que están de muerte y ahora está en fecha. Por otro lado, el día que decidí realizar esta receta, no encontré unas almejas lustrosas, así que lo cambié por unos berberechos, que están riquísimos y la verdad es que el resultado fue, excelente.



Para 4 comensales, necesitamos:

Las pencas de dos manojos de acelgas, limpias
½ kg de berberechos
2 cebolletas cortadas en daditos, o brunoise
3 dientes de ajo en láminas
1 cucharada colmada de harina
1 copa de manzanilla de Sanlúcar, o cualquier otro vino blanco
Perejil picado  y podemos freír unos ramilletes en aceite caliente para decorar
Agua
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta negra recién molida.
2 hojitas de laurel

Vamos a limpiar las pencas. Por un extremo cortamos sin llegar al final con un cuchillo, y tiramos hacia abajo. De esta manera sacaremos las hebras de las mismas. Esto lo repetiremos en el otro extremo y hacia el lado contrario, del que limpiamos al principio. Las cortaremos en trozos grandes y las enjuagamos en agua fresca.


En un perol con el aceite a fuego medio, pero caliente, ponemos el laurel y los ajos. Cuando empiecen a dar olor, lo que hacemos es añadir la cebolleta con un poco de sal y pimienta. Removemos y cuando estén transparente las cebollas, ponemos las pencas. A los dos  minutos echamos la harina. Vamos a dorarla bien y removiendo. Acto seguido añadimos el vino. Removemos y quemamos el alcohol, por un minutillo y cubrimos con agua. Salpimentamos y dejamos hervir como uno 15 ó 20 minutos, hasta que se pongan tiernas.



Cuando esto ocurra y la salsa esté empezando a espesar, ponemos los berberechos y dejamos cocer por un minuto, no más. Espolvoreamos con perejil y dejamos tapado unos minutos. Luego servimos y a disfrutar.