martes, 25 de octubre de 2016

MENESTRA DE OTOÑO


Tan sencillo como eso, una menestra con los productos típicos de la huerta en nuestro querido y bello otoño. En nuestro caso vamos a utilizar, alcachofas, guisantes, judías verdes, zanahorias y coliflor.

Y para que a los niños se les haga irresistible este plato, le vamos a plantar un huevo cuajado y unos daditos de jamón, que saltearemos aparte y añadiremos en el último momento, para dar sabor, pero que queden con una textura agradable en la boca. Un plato estupendo.


Necesitamos para 4 comensales:

Un trozo de coliflor, ala que sacaremos los ramilletes
200 g. de judías verdes que cortaremos a trozos, según nuestro gusto
100 g. de guisantes
3 alcachofas, peladas y cortadas a cuartos
4 zanahorias grandes, peladas y cortadas en rodajas gruesas
1 tomate, pelado y cortado a daditos
1 cebolla cortadas en brunoise, daditos, vamos
3 dientes de ajo, cortados en láminas
1 hoja de laurel
Sal y pimienta al gusto
1 cucharadita de pimentón dulce
4 huevos
2 patatas peladas y cortadas a gajos
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
150 g. de jamos en daditos

Esto es sencillo, sencillo. Empezamos pelando las alcachofas. Para ello, cortaremos el tallo y empezaremos a eliminar hojas del alcaucil, hasta que empieza a blanquearse la carne de las hojas y está tierna. Cortamos la punta y la eliminamos. Cortamos a cuartos y metemos en agua con limón para que no se oxide.


En un perol, colocamos el aceite con los ajos a fuego medio y cuando empiecen a dar olor, añadimos la cebolla. Ponemos un poquito de sal para que sude y dejamos pochar. Al ir tomando un color meloso, echamos el tomate y dejamos que sude y pierda el agua. Finalmente añadimos las verduras y el pimentón.

Damos un par de vueltas y añadimos el agua, que cubra. Salpimentamos y esperamos al menos 25 minutos a fuego medio/lento. Miramos y rectificamos de sal si es conveniente.


Salteamos el jamón, lo justo, para que no esté crudo, con una cucharadita de aceite de oliva y lo vertemos sobre el guiso. Añadimos los huevos y tapamos. Esperamos unos 5 minutos, aproximadamente. Comprobamos que  las claras no estén líquidas. Si aún estuviesen sin hacer, podemos dejar reposar con la tapa puesta un par de minutos y liso. Esto ya es cuestión de gusto



jueves, 13 de octubre de 2016

MELVA EN ACEITE CASERA CON PIMENTADA TEMPLADA



Ahora, en otoño, es la época buena de la melva. Están en su punto y además a un precio bastante asequible y las puedes encontrar en las pescaderías con facilidad. Se deja comer de muchas maneras, cocidas o al vapor y aliñadas, en aceite, en marmitako, en tomate, encebollada, etc. Es una verdadera maravilla.


Para cuatro, necesitamos:
1 melva de 1.5 kg, fileteada en dos lomos.
Aceite de oliva virgen  o virgen extra, al gusto del consumidor, que la cubra
4 ó 5 dientes de ajo machacados
2 hojas de laurel.
1 guindilla
1 pimiento rojo de asar a dados grandes
1 pimiento verde de asar igualmente
Una hoja de laurel
1 cebolla en dados grandes
2 tomates maduros, pelados y en dados
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta recién molida al gusto.
Las aromáticas que os apetezca. En este caso hemos usado, romero, tomillo y orégano fresco.

Muy sencillo. Empezamos poniendo en una vaporera agua con sal y una hoja de laurel. Cuando empiece a hervir, colocamos los filetes de melva en la rejilla, tapamos y esperamos entre 5  y 7 minutos según el tamaño del bicho. Si la vamos a cocer, porque no tenemos vaporera, que no nos la abran. La metemos en agua con sal y laurel hirviendo durante unos 7 a 10 minutos, sacamos y dejamos templar y entonces sacamos los filetes.

Limpiamos con un cuchillo de piel y eliminamos las espinas, tanto las laterales como la línea central que llevan, sacando dos filetes de cada lomo.

Colocamos la melva con los ajos machacados, el laurel, la guindilla en un cacharro y lo cubrimos con el aceite, preferentemente unas 7 horas, mínimo. Si queremos embotarlas, pues ahí múltiples recetas para ellas, aunque aquí os dejo esta, conserva


En una sartén colocamos el aceite de oliva virgen extra, el laurel y la cebolla. Añadimos un poco de sal para que sude y al minuto, los pimientos. Los vamos a dejar enteritos, así que pasados tres o cuatro minutos, añadimos los tomates. Salpimentamos, añadimos las aromáticas y dejamos consumir el agua de los mismos, pero no lo convertimos en una salsa de tomate, hemos de encontrar los trozos de verduras.




Dejamos templar. En el plato colocamos la base de pimientada y encima ponemos la melva y rociamos con un poco del aceite de la maceración. Listo y delicioso.