sábado, 4 de agosto de 2018

PINCHO DE LOMO DE CERDO AL HORNO CON ESPÁRRAGOS VERDES



Es un aperitivo bien sencillo y rico aprovechando la receta de un lomo de cerdo al horno en su jugo. Es rápido, fácil, barato y además bonito en la mesa


1 pieza de cabeza de lomo de cerdo de 1 kg
3 dientes de ajo
1 cucharadita de pimentón de la vera
½ cucharadita de pimentón picante
1 cucharadita de comino molido
1 cucharadita de curry en polvo
1 cucharadita de cilantro molido
¼ de cucharadita de canela
Zumo de 1 limón
Sal y pimienta al gusto
1 copa de brandy de Jerez
2 vasos de agua
2 ó 3 cucharadas de agua
2 ó 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
4 espárragos verdes de bote por pincho
Pan

Vamos a preparar el adobo. Mezclamos todas las especias con el aceite, el limón, el ajo y el agua. Haremos una pasta con la que embadurnaremos la pieza de carne y dejaremos reposar fuera de la nevera y destapada durante unas dos o tres horas.

En el cacharro en que vayamos a hornear la carne, vamos a marcar la misma por todos lados, para sellarla con un chorrito de aceite de oliva virgen extra.

Retiraremos y añadiremos el brandy por un  minuto y luego el agua. Colocamos la carne en una rejilla, para que solo reciba la humedad del caldo pero no se cueza en él y metemos en el horno por arriba con ventilador a 180ºC, precalentado previamente. La tendremos 25 minutos, por cada lado. Sacamos y dejamos reposar y enfriar destapada. Me gusta la carne más bien jugosa, que llegue a unos 70ºC en su interior, pero si la quieres más hecha, ponedla 2 minutos más por cada lado


Cortamos filetitos finos de la misma y le colocamos en el centro los espárragos, unos granos de sal y pimienta y unas gotitas de limón, vamos a ver, gotitas, no chorro. Enrollamos y ponemos sobre un pan crujiente con un hilillo de aceite. Luego rociamos con un poco más de oro líquido y ¿qué más puedo decir?. Que la magia entró por la ventana de mi cocina y nos hizo feliz a todos. Así que,  a ser  muy felices, si o si, no hay opción


martes, 24 de julio de 2018

CROQUETAS DE GAMBAS

Estas croquetas de gambas son un poquito más complejas que las que encontramos en algunos sitios. Para incrementar el sabor a gambas, vamos a preparar un Fumé contundente con las cáscaras y una copa de Brandy de Jerez. Obtendremos un concentrado estupendo que nos permitirá potenciar el sabor en las croquetas. 

Las cantidades que ponemos a continuación son aproximada, ya que dependerá mucho de las harinas y la leche que usemos así como de lo intenso que queramos el sabor la bechamel


4 cucharadas colmadas de harina
½ litro de leche caliente
50 g de mantequilla
Un chorro de aceite de oliva virgen extra
Sal, pimienta y nuez moscada al gusto
Aceite de oliva abundante para freír.
Unos 300 g de gambita arrocera
Una copa de Brandy de Jerez
4 ó 5 huevos dependiendo de su tamaño y pan rallado

Empezamos pelando las gambas. Reservamos las cabezas y por otra parte, los cuerpos, los cortamos a trocitos. En una ollita con aceite caliente, unas dos cucharadas, doramos las cabezas, machacándolas con una cuchara de palo. Pasados un par de minutos, añadimos el brandy y dejamos reducir el alcohol, unos 2 minutos. Añadimos 400 ml de agua y dejamos reducir una ½ hora. Colamos y obtenemos un extracto de gamba excelente. Reservamos

En una sartén amplia ponemos las dos cucharadas de Aceite de oliva virgen extra y la mantequilla a fuego suave. Una vez desleída la mantequilla, añadimos la harina y la vamos tostando hasta que se disuelva en la grasa. Cuando esto ocurra, añadimos la leche caliente, poco a poco y removemos sin parar. Añadimos, sal, pimienta negra molida y nuez moscada al gusto.

Cuando acabemos con la leche, vamos añadiendo el extracto de gambas a cucharadas y vamos probando para alcanza nuestro sabor deseado. Cuando esto ocurra tenemos que espesar hasta que al mover la cuchara por el fondo de la sartén se nos quede la marca bien definida y cueste a la bechamel regresar a cubrirla. Entonces, apartamos y añadimos las gambas, removemos y dejamos reposar y enfriar en nevera.


Ponemos en un bol amplio 3 ó 4 huevos batidos con un par de cucharadas de agua, esto evitará que se nos formen hebras. Tomamos con una cuchara la masa y la vamos recogiendo alternativamente con otra cuchara, hasta forma una bola, croqueta o la forma que deseemos. Pasamos por pan rallado, luego por huevo y finalmente por pan rallado y las dejamos dentro del pan un minutillo. Con esto conseguimos que se nos adhiera más y mejor el pan rallado. Palmeamos, para eliminar los excesos y vamos colocando en una bandeja.


Meteremos en el congelador, despegadas unas de otras y las tendremos un par de horas y las sacaremos 15 minutos antes de freírlas. Lo hacemos para que el interior no se ponga blando con el calor demasiado pronto y se nos exploten. Freiremos en aceite caliente pero a fuego medio, escurriremos en papel y dejaremos reposar unos 5 ó 6 minutos antes de comer. Es mejor usar una sartén, pequeña pero profunda que una amplia, ya que así la croqueta está sumergida en aceite toda la fritura por completo.

Muy, muy fácil, No puedo decir más que: seáis muy felices, si o si, no hay opción



lunes, 16 de julio de 2018

TARTAR DE VERDURAS Y ENCURTIDOS



Es ligero, sabroso, rico y es diferente, así que es un plato perfecto. Podemos comerlo simplemente con tenedor, galletitas saladas, en un volován, en fin, estupendo



Agua caliente con salsa de soja y de pescado tailandesa
12 champiñones cortados en dados
1 cebolleta roja en daditos
Un trozo de pepino, solo la pulpa, en daditos
Cilantro picado
Tomate pelado y picado en daditos
2 aguacates maduros, en trozos o láminas
Zumo de lima. Aceite de oliva virgen extra al gusto
Salsa de tabasco
Un poco de pepinillo cortadito en rodajitas
Sal y pimienta al gusto
Un poquito de jengibre rallado
Un diente de ajo rayado

Ponemos en un tarrito, zumo de una lima con un poco de azúcar de caña, ½ cucharadita, el ajo rallado y el jengibre rallado. Mezclamos y dejamos macerar un par de horas. Calentamos agua, como 1 vaso y le añadimos un chorro de salsa de soja y una cucharada de salsa de pescado tailandesa. Apartamos del fuego y metemos los champiñones. Dejamos macerar hasta que enfríe.

Pues llega el momento de mezclar. Cortamos todos nuestros ingredientes y mezclamos, escurriendo los champiñones. Salpimentamos y ponemos un hilillo de aceite de oliva virgen extra y luego rociamos con el zumo de lima,  eliminando los trozos de jengibre y ajo y como premio, unas gotitas de tabasco, para darle alegría. Más fácil, imposible. Así que Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos.


miércoles, 11 de julio de 2018

MERLUZA CON SALSA DE ALMENDRAS Y ÑORAS



Tenía un evento en que quería sorprender con una salsa de almendras rica y origina y me puse a hacer pruebas. Esta salió deliciosa, pero no era lo que andaba buscando, hasta que la encontré, pero eso será para otro día, hoy os ofrezco esta delicia.



4 rodajas de merluza, como de 2,5 cm de grosor salpimentadas y con un hilillo de aceite de oliva virgen extra
2 ñoras en remojo un par de horas, solo la carne, que la retiraremos con una cucharilla
3 diente de ajo
1 cebolla cortada en brunoise, vamos lo más pequeño que podáis, pero en daditos
1 tomate pelado y cortado a trozos
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
100 g de almendras
Un chorrito de zumo de limón
1 vaso de caldo de ave
Sal y pimienta
  
Precalenteamos el horno a 180ºC, por arriba y por abajo, sin ventilador. Mientras en una sartén vamos sofriendo en el aceite de oliva, los ajos y cuando den olor la cebolla con un poco de sal a fuego suave. Cuando empiecen a dorar,  añadimos la pulpa de las ñoras, salteamos un minuto y luego echamos el tomate. En otra sartén doramos la almendra para intensificar el sabor.


Una vez que los tomates han soltado el jugo y ha reducido la salsa, añadimos las almendras, mezclamos con el caldo y trituramos. Echamos nuevamente en la sartén y dejamos reducir un par de minutos. Si vemos que está muy clara, reducimos un poco más y si está muy espesa pues añadimos un poco más de caldo. Finalmente añadimos con precaución unas gotas de limón.

A los 17 minutos, sacamos la merluza del horno y la colocamos sobre la salsa de almendras, un poco de perejil y unas almendras laminadas y tostaditas por encima y listo. Muy, muy fácil, No puedo decir más que: seáis muy felices, si o si, no hay opción


martes, 19 de junio de 2018

TORTILLA DE PATATAS Y HOJAS DE REMOLACHA



Otra Vez me han regalado la remolacha fresca y entera y otra vez que hacemos algo con sus hojas. Tienen un sabor a espinaca y una muy buena textura, así que se me ocurrió hacer un tortillón con las hojas y patatas. Salió fantástica.


5 patatas hermosas, peladas y cortadas en láminas, lo prefiero así
8-10 huevos, depende del tamaño de estos
1 cebolla pelada y picada
Hojas de remolacha y sus tallos
Aceite de oliva abundante para freír
Sal y pimienta

Cortamos las hojas y los tallos. Los lavamos muy bien y los metemos en una vaporera unos 7 u 8 minutos. Si no tuviéramos vaporera, los cocemos unos 3 ó 4 minutos, los escurrimos y los pasamos por agua fría.

En una sartén profunda, con aceite abundante y a fuego suave, vamos a pochar las patatas con las cebollas, levemente salpimentadas. Dejaremos que se confiten, hasta que todo está tierno. Escurrimos de aceite y retiramos. Una vez bien escurridas tanto las hojas de remolacha y las patatas, las mezclamos, salpimentamos y añadimos los huevos batidos.


En la sartén en que vayamos a hacer la tortilla, ponemos unas tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra y ponemos fuego potente. Cuando esté  caliente, vertemos la mezcla y removemos como si estuviéramos haciendo un revuelto durante un minuto. De esta manera, hemos empezado a cuajar el interior de la tortilla y hacemos subir la temperatura del interior para poder alcanzar los 70ºC con facilidad, momento a partir del cual evitamos la presencia de Salmonellas. Bajamos la temperatura y dejamos que forme costra por ese lado. Unos 3 minutos.


Humedecemos la tapa con la que voltearemos la tortilla, para que corra bien al darle la vuelta y, con cariño, tapamos la tortilla, giramos apretando con la mano izquierda (aquellos que sean diestros) la tapa y listo, reintegramos a la sartén y unos 2 ó 3 minutos más. Estará jugosa pero no cruda y además evitamos riesgos de infección. Lista nuestra tortilla. Me gusta dejarlas reposar uno 15 minutos antes de comerla. Muy, muy fácil, No puedo decir más que: seáis muy felices, si o si, no hay opción



martes, 12 de junio de 2018

RISOTTO DE ESPÁRRAGOS TRIGUEROS Y CHURRASCO CRUJIENTE DE POLLO AL CURRY



A los Rissottos, suelo evitar  el tema de las natas, los quesos, etc, los prefiero cremosos por haber soltado el almidón mientras que se hacían lentamente y con un movimiento casi constante. Y este no iba a ser menos


Para 4 comensales:

400 g de arroz redondo
2 churrascos de pollo salpimentados y con curry en polvo
3 cucharadas de Aceite de oliva virgen extra
1,5 litros de caldo de pollo
300 g de espárragos cortados en trozos de 2 cm
4 dientes de ajo muy picado
2 puerros muy picadito
1 cucharada de queso cremoso
Un poco de Parmesano rallado
1 vaso de vino blanco, aguja o similar

Pues, muy sencillito. En un perol a fuego suave, salteamos con aceite de oliva virgen extra los espárragos. Cuando vemos que empiezan a dorarse, añadimos los ajos y al dar estos olor, el puerro, con u poco de sal. Vamos removiendo hasta que vemos que empieza a ponerse tierno el puerro.

Salteamos el arroz en el perol, y los ingredientes anteriores, con el fuego ya más vivo. Cuando han pasado 1 ó 2 minutos, añadimos el vino. Dejamos cocer hasta que pierda el alcohol, un par de minutos.


Iremos añadiendo agua, lentamente, de dos en dos cacillos y removiendo sin parar. Mientras en una sartén haremos los churrascos de pollo, unos tres o cuatro minutos por cada lado, empezando por la piel y a fuego fuerte al principio y suave una vez pasado un minuto.

El pollo lo apartaremos cuando la piel esté crujiente y lo dejaremos reposar unos minutos antes de trocearlo. El arroz lo estaremos cocinando unos 15 ó 16 minutos, ya que lo estaremos haciendo a fuego suave y lo queremos entero para que al reposar quede en su punto. Cuando vayamos a retirar el arroz, añadimos los quesos y dejamos reposar unos 4 ó 5 minutos. Para que nos quede cremoso y no seco, al apartarlo deberá estar levemente jugoso. La cantidad de caldo, 1,5 l, es aproximada, porque depende también de la marca de arroz y de la dureza del agua.

Servimos el arroz en plato hondo y encima colocamos el churrasco crujiente y troceado, con un hilillo de aceite de oliva virgen extra. No puedo decir más que: seáis muy felices, si o si, no hay opción


jueves, 7 de junio de 2018

POTAS MARINERAS CON AROMAS DE ESCOCIA Y DE DIJON, O LULAS, O VOLAORES, O…..



Para estos platos rusticotes y de guisoteo, prefiero las potas que el calamar. Aguanta mejor la cocción y quedan con una textura estupenda.

En un barco de pesca, nunca faltaba vino, Brandy (largas jornadas de frío, hay que entenderlo) tomate, cebollas, orégano y pimentón, y esta es la base de este plato, además del Whisky y la mostaza de Dijon, para darle un punto más picante y más gamberro.


Para cuatro comensales:

1 kg de potas. Solo las enjuagamos, no quitamos piel ni nada, aportan sabor y color al plato
2 cebollas picaditas
4 dientes de ajo picaditos
Una hoja de laurel
4 tomates de pera, que son los que están ahora estupendo para ello, pelados y rallados
200 g de guisantes
4 zanahorias peladas y en daditos
2 patatas hermosas peladas  y en daditos
1 cucharada de pimentón dulce
½ de pimentón picante
1 vaso de vino tinto
1 copa generosa de Whisky
2 cucharaditas de mostaza de Dijon
Agua
 Sal y pimienta al gusto
Orégano abundante
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 cucharada colmada de harina

Parecen muchas cosas, pero que va, es sencillo. En un perol amplio y a fuego medio, ponemos el aceite. Cuando esté caliente, añadimos los ajos, y casi que de inmediato la cebolla. La dejamos reducir y dorar hasta que se nos ponga transparente y añadimos los tomates. Todo ello sazonando para que pierda el agua con facilidad.

Una vez que el tomate ha reducido, añadimos las potas, que las saltearemos unos 2 ó 3 minutos. Añadiremos primero el pimentón y la harina y lo doraremos dando unas vueltas con la cuchara. Ahora y con el fuego fuerte, ponemos el vino y acto seguido el Whisky. Dejamos un par de minutos y añadimos los guisantes y las zanahorias, el orégano y salpimentamos junto con la mostaza. Cubrimos con un poco de agua y dejamos cocer tapado y a fuego suave unos 15 minutos.


Añadiremos las patatas y dejaremos reducir hasta que se pongan blandas, pendientes de que no se nos pegue, hasta conseguir una salsa untuosa y con un puntito picante estupendo. Apagamos y dejamos reposar para que se asienten los sabores.

Tan fácil como poner un buen vino en la mesa y tener hambre.  Así que Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos, y sed felices, si o si.


jueves, 31 de mayo de 2018

HABAS ENZAPATÁS


Es una de estas recetas antiguas y tradicionales. Se hacen, que yo sepa, principalmente en Huelva y no deja de ser un aperitivos, como las aceitunas, los altramuces, etc. Las preparé a raíz de una bolsa inmensa de habas que me regalo Juan, un compañero de trabajo de mi Santa, además de darme él la idea. Suele hacerse con las habas cuando han crecido demasiado y se ponen con la piel  recia


500 g de habas
Agua con sal para hervirlas
Una muñequilla con poleo
1 cabeza de ajos
Un poco de hierba buena seca o fresca
Pimienta molida
1 hoja de laurel

Tan fácil, como poner las habas en agua fría con sal, laurel y los ajos. Cuando rompa hervir, ponemos el fuego a potencia media y dejamos como unos 10 minutos. Añadimos la muñequilla de poleo y dejamos unos 5 u 8 minutos más y finalmente añadimos la hierba buena. La cantidad de poleo es al gusto del consumidor pero una cucharada es una buena opción.

Dejamos reposar unas horas hasta que enfría el líquido y las guardamos en un recipiente cerrado en el frigorífico con el caldo. Se sirve con un poco de su caldo y un poco de sal gruesa por encima. Se comen eliminando la piel, como los altramuces y listo

Muy, muy fácil, No puedo decir más que: seáis muy felices, si o si, no hay opción



domingo, 27 de mayo de 2018

LACITOS DE HOJALDRE GLASEADOS



Es una receta muy fácil y que utilizo muy a menudo en los eventos en que participo, tanto en desayunos, como Coffee Break, o como postre para tomar con el café. Solo hay que dedicar unos minutos y tener el horno encendido. No más


Una plancha de hojaldre refrigerada con mantequilla
Una cucharada colmada de azúcar moreno
Un chorro de zumo de naranja
4 gotas de esencia de vainilla
¼ de cucharadita de clavo en polvo

Pues nada, ponemos el horno a 180ºC por arriba y por abajo con ventilador. Mientras cortamos la plancha de hojaldre en unas 15 tiras a lo largo de su parte ancha  y estas en tres transversalmente, con lo que obtenemos  unos 45 lacitos.

Cogemos por los extremos y lo hacemos girar hasta crear como una trenza de un solo cabo y lo colocamos en la placa de horno, sobre un papel de vegetal.  Los vamos a poner un poco separado los unos de los otros, porque se terminan pegando al crecer.

Para el glaseado mezclamos los ingredientes y batimos con un tenedor o una varilla. Ha de quedar levemente líquido. Con un pincel de cocina, vamos pintando cada uno de los lacitos

Lo metemos en el horno unos 11-12 minutos, hasta que empiecen a tomar ese color caramelo delicioso. Sacamos, dejamos enfriar y los separamos unos de otros si se nos han pegado.  

Solo queda disfrutarlos con un café. No puedo decir más que: sed muy felices, si o si, no hay opción


miércoles, 16 de mayo de 2018

ENSALADA DE HÍGADO DE CERDO IBÉRICO CON GARBANZOS Y CHERRYS


En Huelva, es muy típico el hígado de cerdo aliñado con cebolletas y cilantro. A mi parecer es una verdadera delicia, ya que soy muy de casquería y lo que hagan en Huelva con cualquier producto de su tierra, yo lo doy por bueno incluso antes de probarlo. Pues esta ensalada es un pasito más allá del aliño tradicional, aderezándola, con rabanitos, Cherrys, cebolleta, etc. La verdad e que es rica y fácil de hacer


Para cuatro comensales:

Unos filetes de hígado de ibérico gorditos
Sal y pimienta para los filetes
½ copa de manzanilla de Sanlúcar o cualquier vino blanco
Un puñado de tomates Cherrys cortados por la mitad
Cilantro cortado en modo grosero
Unos rabanitos en láminas
Una cebolleta fresca en juliana
Vinagre, aceite de oliva virgen extra y sal para la vinagreta, al gusto
Un tarro de garbanzos en conserva que habremos lavado adecuadamente y escurrido

Pues bien, vamos a la receta. En una sartén caliente y con una cucharada de aceite de oliva virgen extra, vamos a marcar los filetes, que previamente habremos salpimentados. Solo marcarlos, no hacerlos del todo. Retiramos y los dejamos reposar un par de minutos.

Mientras en un bol, colocamos el resto de los ingredientes sólidos de la receta, cortaditos y lavaditos. Una vez reposada la carne, lo cual facilitará que pierda menos jugos al cortarla, la filetearemos en tiras finas. Veremos que está cruda por dentro. Es lo que queremos, porque ahora en la sartén anterior los saltearemos, para sellarlos por fuera y que queden jugosos por dentro, no crudos, jugosos y no secos. Lo iremos moviendo con cuchara de palo o con destreza de muñeca. Con medio minuto bastará.

Dejaremos  reposar un par de minutos, mientras que con el vino iremos desglasando la sartén con el fuego suave y verteremos estos jugos sobre las láminas de hígado. Lo que queda es coser y cantar, unimos todo y aliñamos al gusto con una vinagreta tradicional. Listo

Y nuevamente la magia entró en mi cocina. Así que Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos. Y sed felices, si o si, no queda otra


lunes, 14 de mayo de 2018

POLLO MARIPOSA AL HORNO CON LIMÓN Y CURRY



El otro día vi en televisión a Donna Hay preparar un pollo rápido al horno, y le dio esta forma de mariposa. Se me ocurrió que era posible también, prepararlo a baja temperatura, dándole este mismo aspecto y que le ayudaría a hacerse mejor, sin dañar la piel al voltearlo y estando en contacto el interior de las pechugas con la salsa. El resultado fue excelente, textura perfecta, piel deliciosa y carne jugosa, que de el sabor ya me encargué yo con los aderezos de la salsa.



Un pollo abierto a la mitad solo por la espalda, dejando las pechugas unidas
Aceite de oliva virgen extra
Zumo de limón
Sal y pimienta negra recién molida al gusto
Rodajas de naranja, como cama para el pollo
Laurel y una ramita de canela
1 copa de Manzanilla de Sanlúcar o el vino blanco que queráis
2 ó 3 copas de agua, según vaya pidiendo el guiso
Curry amarillo en polvo, como un par de cucharaditas

Empezamos. Hoy más que contar una receta, voy a telegrafiarla de sencilla que es:

        Abrimos el pollo por la espalda, sin abrir el lado de las pechugas, y le damos un giro a los muslos hacia dentro, tal y como aparece en la foto.


          Salpimentamos y especiamos por ambas caras el mismo

          En la placa de horno, ponemos aceite de oliva y encima unas rodajas de naranja como cama para nuestro pollo

          Colocamos el pollo sobre la cama y rociamos con el zumo de limón y el vino

          Ponemos en la bandeja el laurel y la canela y añadimos el agua a la misma

          En horno precalentado a unos 120ºC, por arriba y por abajo y sin ventilador colocamos el pollo que iremos regando cada 20 minutos, por un total de 90-120 minutos, dependiendo del tamaño del angelito

          Una vez comprobemos que está la carne lista, lo pondremos con ventilador a 150-170ºC para que dore la piel, solo por arriba.



        Solo queda, cortarlo y rociarlo con la salsa

Ya os lo he dicho, muy, muy fácil, No puedo decir más que: seáis muy felices, si o si, no hay opción. Besos enromes a todas y a todos. Hasta pronto



sábado, 5 de mayo de 2018

SALADITOS DE SOBRASADA IBÉRICA Y MIEL



Hoy toca receta sencilla y riquísima. Un entrante o aperitivo, o  para una cena con la familia, rápido y muy sencillo



Para unos 30 saladitos aproximadamente:

Una lámina de hojaldre con mantequilla. Hay quien los estira, pero a mí me gusta que las capas de hojaldre tengan mucho aire entre ellas, así que no o hago.
Sobrasada ibérica, como 150 g
Miel
Un huevo batido

Es que no se necesita nada más. Pues bien, tomamos una lámina de hojaldre y lo cortamos en tres partes transversalmente. En el centro de cada porción, colocamos un hilo de sobrasada. Podemos aplicarlo con las manos o con un manga pastelera y lo chafamos un poco con los dedos.


Sobre ella ponemos un hilo de miel. En uno de los extremos, a todo lo largo de la lámina de hojaldre, untamos con huevo batido. Plegamos la otra lámina sobre la sobrasada y cerramos con la parte que hemos untado. Ahora podemos hacer dos cosas, colocarlos con el cierre hacia abajo o hacia arriba. A mí me gusta hacia arriba, porque toma esa forma abierta, como si fuera un caracol. Pintamos con huevo por encima.


Dividimos en porciones de unos dos dedos, dando un corte seco, para que selle algo el hojaldre y no se escape el contenido. Tampoco hay que romper la tabla del golpe y los colocamos en la placa de horno. Cuidado de no juntarlos mucho, porque crecen. A 200ºC, sin ventilador, entre 7 y 10 minutos. Retirar cuando veáis que han dorado y listo. Dejad enfriar para que el hojaldre quede más crujiente.


Muy, muy fácil, y muy, muy rico. Hay días y temporadas, que se nos pueden hacer muy cuesta arriba, pero aun así “Sed muy felices, si o si”, no hay opción.