miércoles, 21 de noviembre de 2018

POLLO PLANCHA CON SOJA, SÉSAMO Y SALSA DE TOMATE AGRIDULCE



Pues nada, es de estos platos que se basan en la cocina oriental pero, dándole un pequeño giro local. Fácil, sencillo, barato y muy, muy rico


Para la salsa agridulce de tomate:

500 g de puré de tomate
1 cucharada de salsa de soja y otra de Worcester
2 cucharadas de salsa de chile dulce
Unas gotas de salsa de chile picante, o tabasco
1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta al gusto
3 cucharadas de miel
2 cucharadas de vinagre de Módena
1 cucharadita de maicena

Para el pollo para 4 personas:

3 cuartos traseros deshuesados
Sal y pimienta

1 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
3 cucharadas de sésamo
1 cucharadita de Curry en polvo
Zumo de limón, al gusto
50 ml de caldo de verduras
1 cucharada de salsa de soja y otra de Worcester
1 cucharadita colmada de maicena


Lo primero es preparar el tomate. Calentamos en una sartén el aceite, y vertemos el tomate con todos los ingredientes, menos la micena. Probamos, rectificamos de sal y pimienta y a los 2 ó 3 minutos, añadimos la maicena diluida en un par de cucharadas de agua. Espesará la salsa y lista. Reservamos

En una sartén a fuego lento, ponemos con la piel hacia abajo el pollo salpimentado. Dejamos 8  minutos, más o menos, hasta que se dore la piel y le damos la vuelta. Procedemos igual. Sacamos el pollo y lo dejamos reposar.

En esa misma sartén doramos el sésamo por un minuto y añadimos el resto de los ingredientes, hasta que la salsa nos queda espesa pero fluida. Si nos hemos pasado con la maicena, ponemos agua  a cucharadas hasta que fluya.  

Cortamos el pollo en tiras y lo colocamos sobre una cama hecha de salsa agridulce de tomate. Napamos con la salsa del pollo y listo. Una delicia.  Así que Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos.


domingo, 11 de noviembre de 2018

BODA EN EL ESPACIO DE COWORKING EL GALLO ROJO


Si queréis saber algo más acerca de este evento pinchar AQUÍ





domingo, 4 de noviembre de 2018

COCIDO EN OLLA DE BARRO



Parece que por fin el frío empieza a entrar, al menos en el Sur. Así que es un buen momento para un cocido poderos en una olla de barro, a fuego lento, incluso al amor de la lumbre en una chimenea.


200 g de garbanzos en remojo del día anterior
Un trozo de carne de ternera, la costilla de ternera o el jarrete es perfecto para esto
Un trozo de papada de cerdo
Un trozo de tocino salado
Un trozo de tocino fresco
Un trozo de  col
Unos huesos salados
Un trozo de magro de cerdo
Chorizos para guisar, al menos 3
Un cuarto trasero de pollo
Tres patatas peladas
4 o 5 zanahorias peladas
Un puñado de judías verdes
2 dientes de ajo
Sal al gusto
Hoja de laurel

Las carnes las lavaremos antes en agua y a los tocinos les rasparemos la piel y la sal a aquellos que la lleven. A mí los tocinos y los huesos salados, me gustan meterlos en agua caliente un rato, para eliminar el rancio y el exceso de sal.  


En una olla amplia o en barro, como es nuestro caso, ponemos las carnes y la candela al mínimo. Cuando empiece el agua a hervir, añadimos los garbanzos y empezamos a espumar, para quitar exceso de grasas, y flatulencias. Me gusta retirar el exceso de grasa, sobre todo el de los chorizos y las morcillas.

Bien, una vez deje de salir espuma, tapamos y dejamos cocer todo a fuego lento unos 90 minutos. Esto depende de las legumbres y de la dureza del agua. Cuando las carnes estén blandas y el garbanzo en su punto, añadimos las patatas, laurel, ajos, zanahoria, judías y la Col. Dejamos que se ponga todo tierno. Salpimentamos

Una vez tiernas las legumbre, sacamos las carnes y las servimos para comerlas como pringá, cada comensal. Las legumbres con el caldo y las coles en un plato con una hojita de hierba buena  y a tocar el cielo con las manos. Esto está mejor reposado de un día para otro.


Muy, muy fácil, No puedo decir más que: seáis muy felices, si o si, no hay opción