viernes, 26 de septiembre de 2014

TACO CASERO CRUJIENTE Y SIN GLUTEN, CON GUACAMOLE Y REJOS ASADOS


Hacía tiempo que quería aprender a hacer los tacos crujientes o los nachos, para darme el gustazo y poder de camino evitar el comprarlos fabricados y con tantos conservantes, y excesos de sal como llevan los industriales. Así que nada compré en los supermercados de “corte británico”, que tenemos en este país, harina de maíz sin gluten. No es la harina de maíz para hacer arepas, que encontramos en muchos sitios. Esta es una harina más fina y sabrosa.

Pues nada me enredé una tarde a hacer pruebas y salio y ya lo creo que salió. No vuelvo a comprar nachos ni tortillas de maíz en la vida. Y de camino le dedico este plato a mi Panchito, Guadalapeño él, que hace un guacamole excepcional.


Para 8 tortillas, necesitamos:

9 cucharadas bien colmadas de harina de trigo
Una pizca de sal
Unas 14 ó 15 cucharadas de agua
Aceite de oliva para freír
3 aguacates tiernos.
Un tomate grande y maduro, pelado y cortado en cuadritos
1 cebolleta, pelada y cortada en cuadritos
Sal
Pimienta negra molida
1 cucharada de tabasco, a falta de habaneros
Zumo de lima al gusto
2 rejos de potón
Cilantro picado
Aceite de oliva virgen extra

Vamos a comenzar asando en una plancha los rejos de potón. A fuego no muy caliente, con una gotita de aceite, ponemos en una plancha los rejos, que iremos volteando cada pocos minutos, para que se hagan por todos lados. Lo tendremos unos 15 minutos, más o menos, en función del grosor de los mismos. Han de quedar enteros, al dente. Cuando veamos con una puntilla de cocina que entra con resistencia, pero que penetra en la carne, está lista. Retiraremos y dejaremos reposar. Una vez frío o templado cortemos en rodajas lo más finas posible.


Mientras vamos a ir preparando las tortillas de maíz. Mezclaremos la harina con la sal un poco de pimienta molida y añadiremos el agua poco a poco, hasta que al amasar no se nos desmorone la masa. Cuando esto ocurra, dejaremos reposar.


Pelaremos el tomate y cortaremos en daditos, lo mismo haremos con la cebolleta. El aguacate, cortaremos a la mitad a lo largo y sacaremos la pulpa. Salpimentaremos y añadiremos lima al gusto, como una lima para esta cantidad de aguacate, pero si os apetece más, pues más. Machacamos con un tenedor, ponemos el cilantro picado  y listo.


Cortaremos dos trozos de film transparente, e iremos tomando bolas de la masa, la cual habremos dividido en 8  bolas. Las mojaremos un poco con agua y pondremos en uno de los trozos de film.

Pondremos el otro trozo de film encima y aplastaremos inicialmente con un plato y luego con un rodillo. Lo extenderemos hasta obtener una película de uno o dos milímetros. Las iremos haciendo una tras otra, a medida que las vayamos sacando de la sartén para evitar que se nos sequen.

Pondremos aceite de oliva abundante en una sartén a fuego medio. Cuando empiece a calentarse ponemos una tortilla, al poco le damos la vuelta y obtendremos una tortilla crujiente. Sacaremos y escurriremos en papel absorbente.


Una vez todas listas, pondremos en un plato cada una y añadiremos el guacamole, por encima el tomate con un poco de sal, por encima la cebolleta y finalmente los trozos de rejos de potón. Rociaremos con un chorrito de aceite de oliva virgen extra y a comer. Buen provecho.


lunes, 22 de septiembre de 2014

CALDERO DE PULPITOS CON PATATAS


Plato marinero, económico y delicioso donde los haya. El otro día cuando los preparé y los niños, quedaron encantados y con el poco  que sobró, al día siguiente, lo trituré y cenaron una crema marinera. Perfecto.


Para 4 comensales:

1 Kg. de pulpitos
3 patatas gordas peladas y cortadas a gajos
3 dientes de ajo cortados en láminas
1 cebolla picada en daditos
1 tomate grande y maduro pelado y cortado en gajos
1 copa de manzanilla de Sanlúcar
1 hoja de laurel
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 cucharadita de pimentón.
1 cucharada de orégano
Sal y pimienta recién molida

Lo primero es coger los pulpitos y darle la vuelta a la cabeza. Retiramos las vísceras. Volvemos del derecho y con una tijera damos un corte el la piel de la cabeza y tirando del roto, retiramos la misma. La piel del cuerpo la dejamos. Limpiaremos frotando las chuponas de los tentáculos para eliminar restos de conchas, roca,  etc. Eliminamos el pico, boca del cefalópodo, y los ojos y troceamos según queramos, la carne del pulpo.

Pelamos y cortamos las patatas rompiendo el gajo al final para que engorde la salsa. Reservamos en agua fría.

En un perol, comenzamos con el sofrito. Aceite, laurel y fuego medio. Cuando estén caliente, ponemos los ajos los ajos, cuando empiecen a dar olor, la cebolla con un poquito de sal. Cuando empiecen a ponerse transparentes,  el tomate, con un poco de sal.


Cuando haya reducido el jugo del tomate, añadimos los pulpitos y salteamos.



Añadimos el pimentón, removemos y el vino a continuación. Un par de minutos y añadimos agua que cubra, sal y pimienta. Dejaremos cocer unos 40 minutos. No más, si nos pasamos de cocción no se pone blando sino fibroso. Fuego medio.



Pasados estos minutos añadimos las patatas y dejamos cocer a fuego lento. Rectificamos de sal y pimienta y de agua si fuera necesario. En 15 o 20 minutos la patata estará tierna, así que solo queda comerlo. Buen provecho.


jueves, 18 de septiembre de 2014

POLLO A LA JARDINERA


No deja de ser un pollo con verduras, pero si las elegimos bien y lo tratamos con cariño, es un plato excelente, suave y digestivo.


Para 5 personas necesitamos:

1 pollo troceado
1 cebolla picada en daditos
4 dientes de ajos machacados en la encimera con el cuchillo
Pulpa de dos tomates maduros
1 hoja de laurel
1 clavo
1 copa de manzanilla de Sanlúcar
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
150 g. de guisantes
150 g. de judías verdes troceadas
2 patatas gordas peladas y cortadas en gajos
Coliflor, cantidad al gusto
3 zanahorias peladas y cortadas en rodajas gorditas
Sal y pimienta molida

Es muy simple, pero hay que tener paciencia y cocinarlo todo a fuego lento. En un perol, ponemos el aceite a fuego medio, con el pollo salpimentado. Doraremos y reservaremos.

Ahora en ese aceite pondremos los ajos y cuando den olor añadiremos la cebolla con un poquito de sal para que sude. Rehogamos sin prisa y cuando empiecen a ponerse transparentes, pondremos el tomate y dejaremos reducir. Cuando esto ocurra ponemos el pollo y mareamos unos minutos.


Añadiremos el vino blanco y dejaremos evaporar el alcohol unos minutos, 2 ó 3. Cubrimos de agua y espumamos cuando rompa a hervir. Tendremos cociendo unos 20 minutos.



Ahora, añadimos las verduras, lavadas y cortadas y dejamos cocer todo junto unos 25 ó 30 minutos más. Rectificamos de sal y pimienta y añadimos agua, si el guiso lo pide. Sencillo, rápido, ligero, buenísimo.


domingo, 14 de septiembre de 2014

POTAS RELLENAS


Generalmente, esta receta se ve siempre hecha con calamares, pero, este tiene una carne más fina y delicada que la pota. De este plato recuerdo cuando lo hacía mi madre, que era una fiesta, porque nos encantaba, y ahora, pues nada os lo transmito, para que lo disfrutéis, aquel que quiera.


Para cuatro personas, necesitamos para el relleno:

4 potas grandes peladas y sin bigotes
Los bigotes de las potas picaditos
1 cebollita picadita
1 pimiento verde picadito
1 trozo de pimiento rojo picadito
1 tomate, pelado y escurrido el caldo muy picado
Sal, pimienta molida al gusto
1 huevo
4 ó 5 cucharadas de harina
1 chorrito de aceite de oliva virgen extra

Para la salsa:

1 cebolla picada
1 pimiento picado
2 dientes de ajo picados
Pulpa de 1 tomate picada
3 ó 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 copa de manzanilla de Sanlúcar
Orégano, sal y pimienta.

Esto es muy sencillo. Picamos las verduritas para el relleno, los bigotes de las potas, salpimentamos y añadimos el huevo y la harina. Con esto hacemos un relleno que es el introduciremos en las potas.


Limpiamos de piel y de vísceras las potas. Rellenamos las potas como 2/3 de su capacidad, ya que merman mucho y pueden romper. Cosemos con un palillo de dientes por el borde.

En una sartén profunda, ponemos el aceite con la hojita de laurel a fuego medio. Cuando esté caliente, añadimos los ajos y dejamos que se doren y cuando empiecen a dar olor añadimos las cebollitas, con un poquito de sal. Un par de minutos o tres y añadimos el pimiento, con otro poquito de sal y un par de minutos o tres más, ponemos el tomate. Dejamos reducir.


Ahora, y seguimos a fuego lento, colocamos las potas en el guisote y las salteamos con cuidado y cariño. Si nos ha sobrado relleno, y esperemos que así sea, lo ponemos en el sofrito y dejamos que dore levemente las potas.


Un chorrito de manzanilla y tras un par de minutos, cubrimos de agua y añadimos orégano, sal y pimienta. Dejaremos reducir a fuego, lento y pincharemos de vez en cuando con un alfiler, para que las potas suelten el líquido acumulado en su interior de la propia carne y no revienten.



Dejaremos que espese la salsa, si no nos sobró relleno, podemos añadir un poco de maicena desleída en agua, para engordar la salsa. Freímos unas patatas y un poco de arroz blanco salteado y pedazo de plato. Potas rellenos o Cochinitos, como decía mi hermana Inma de pequeña.


viernes, 5 de septiembre de 2014

ENSALADA TEMPLADA DE PASTA Y POLLO ADOBADO


En estas fechas siguen apeteciendo recetas ligeras y sencillas y esta tiene estas y además está muy buena, y es ideal para los críos. Así, que no se puede pedir mucho más.



Necesitamos para 4 personas:

300 g. de pasta, espirales, macarrones, lo que queramos.
1/2 pimiento rojo cortado a daditos
1 pimiento verde de freír cortado a daditos
1 tomate cortado a daditos
3 pechugas de pollo adobadas

Para el adobo:

1 cucharadita de comino
1 cucharadita de curry
½ cucharadita de semillas de cilantro molidas
2 dientes de ajo
Una pizca de cayena molida
1 cucharada de pimentón
Zumo de ½ limón
Un chorro de aceite de oliva virgen extra
La misma cantidad de aceite que de agua
Sal y pimienta negra molida

Para la vinagreta:

Una pizca de sal
Una parte de aceite de módena
3 partes de aceite
Pimienta negra
Orégano al gusto
1 cucharadita de salsa de soja

Para el adobo de la carne, cogemos los ingredientes y los mezclamos en un vaso de batidora y trituramos. Vertemos por las pechugas enteras y dejamos macerar al menos 5 horas, moviéndolas.

Mientras ponemos agua con sal a hervir, cortamos las verduras a daditos y mezclamos con una varilla la vinagreta. Cocemos la pasta, un par de minutos menos de lo que diga el paquete y dejamos reposar dentro del agua, unos 5 más. Probamos y estará en su punto, escurrimos y refrescamos. Mezclamos con las verduras y nos preparamos a hacer las pechugas.




Ponemos una plancha al fuego entre medio y fuerte, con unas tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra. Haremos unos 4 ó 5 minutos por cada lado y retiramos del fuego.


Añadimos la vinagreta a la pasta y cortamos la pechuga en láminas, colocándola por encima de la pasta. El jugo que suelte en el plato de haberlas apartado las pechugas las añadimos por encima de la carne y listo para comer esta delicia.