jueves, 4 de abril de 2019

REVUELTO DE TALLOS DE ESPINACAS CON GAMBAS



Hoy vamos a hacer un revuelto, aprovechando los tallos de las espinacas. No los vamos a cocer, los vamos a rehogar para mantener la esencia y todo el sabor de estas en el plato. Cocina tradicional, comida sana y de temporada. Es lo que seguimos intentando mantener en este blog.


Para cuatro comensales:

Los tallos de 4 manojos de espinacas frescas, lavados escurridos y cortados en trozos de 2 cm
500 g de gambitas arroceras. Las hay congeladas a muy buen precio y calidad. Peladas y con las cáscaras rehogadas, un puerro y un manojo de perejil se puede hacer un acaldo estupendo para otro plato
1 cebolla cortadas en daditos
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Sal y pimienta al gusto
Opcional, 2 cucharadas de nata o de leche
8 huevos.

Ponemos nuestra sartén a fuego medio alto a calentar. Cuando está caliente, que no humeante, añadimos las cebollitas con un poco de sal para que suden. Hemos de consumir los líquidos de las verduras al máximo, para que nos salga el revuelto limpio y con textura.  

Cuando la vemos transparente, añadimos las espinacas bien escurridas y salteamos. Podemos tapar para que suelten antes el agua. Removemos, salpimentamos y dejamos que se consuma toda el agua posible de las verduras. Una vez que se nos reducen las espinacas y están secas, las apartamos y ponemos en un escurridor unos minutos. Así eliminaremos el exceso.

Ahora, ponemos otra vez la sartén potente y un poquito de aceite. Añadimos las espinacas nuevamente y las gambas. Removemos y bajamos un poco la temperatura, Añadimos los huevos batidos y salpimentados, y el que quiera, con la leche o la nata. Removemos y bajamos la temperatura. Tapamos y vamos dejando cuajar. Removemos y tapamos, así hasta que el huevo esta hecho, pero jugoso, como se ve en la foto

Dejamos reposar un par de minutos y servimos en un plato Y nuevamente la magia entra en mi cocina. Así que Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos.


domingo, 31 de marzo de 2019

CALAMARES FRITOS CON CREMA DE AGUACATE



Esta receta es de lo más sencilla. La combinación se la vi preparar al cocinero Británico Jame Oliver, un zumbao delicioso. Me encanta la sencillez y lo hiperactivo que es este tío. Claro está, siendo de Cádiz y adorando el pescao frito, pues alguna modificación tiene, en cuanto a concepto y técnica. Por lo demás la receta es perfecta.


Para 4 comensales:

1 kg de calamares. Pueden ser congelados, y preferentemente que no sean excesivamente grandes. Podemos hacerlo con puntillitas o con calamares, un poco mayor que el chipirón. Los cortamos en trozos generosos y rompemos los ojos y las bolsas de tinta si aún las tienen, para que no salten
4 aguacates pequeños o tres medianos. Lo importante es que estén cremosos
Un par de limas
Aceite de oliva virgen extra
Sal, pimienta y tabasco o salsa de chile al gusto, para los aguacates
Harina de freír pescado. Es la azul que lleva un pescado en el paquete. Inconfundible
Aceite de oliva abundante. Esto significa que puedan nadar los trozos en él, nada de ½ dedo de aceite. Si quieres una buena fritura hemos de ser generosos, si no, pues lo haces a la plancha. Freír es freír.


Empezamos por el aguacate. Lo sacamos como te hayan enseñado de la piel y retiramos el hueso. Machacamos con un tenedor y añadimos un poco de aceite de oliva virgen extra, sal, pimienta, zumo de lima y la salsa de chile picante. Todo al gusto. Es tu plato, no el mío. Reservamos

Preparamos nuestros calamares, como hemos dicho, antes. No quitamos la piel, solo el interior y los de los ojos y bolsas de tinta. Si quitamos la piel, después de la fritura, el calamar queda triste y sin color. Aburrido en resumen. Enjuagamos, salamos y muy húmedos, para que la harina quede pegada en la piel, lo pasamos por harina de freír. Movemos y movemos con nuestras manitas y dejamos reposar un par de minutos tapados de esta, para que mantengan una textura crujiente tras la fritura.

Una sartén profunda con aceite de oliva abundante a fuego medio/fuerte, caliente y sin humear, muy importante esto último. Escurrimos de harina y los palmeamos para que se elimine el sobrante de harina. Echamos en la sartén, en cantidad suficiente para no bajar en exceso la temperatura del aceite, pero lo suficiente, para que esta no se incremente salvajemente y se nos tueste en vez de freír. Por desgracia esto lo da la experiencia. Así  que,  a hacerlo hasta que os salga bien a los legos en la materia.

Movemos pasados un par de minutos y dejamos que doren. Cuando veamos que tienen un color precioso, los retiramos con espumadera y los ponemos en papel de cocina.
Montamos el plato. Una buena porción de crema de aguacate, y junto a esta los calamares fritos y un trozo de lima al lado para el que quiera. Y por supuesto, a comer con nuestros deditos, que para es para lo que nos los dio la evolución, no para escribir rápido WhatsApp ni Twitter. Tomamos calamar y un poco de crema de aguacate. Delicia pura

Hace tiempo que no escribía como hoy, disfrutando. Desde hace un año, me aburría hasta leer mis propias recetas. Serán mis neuronas que vuelven a funcionar y a hacer buenas sinapsis, o el efecto de una copa de Alfonso, Oloroso de Jerez. O las dos cosas. Espero que sean las dos cosas. Muy, muy fácil y muy, muy rico, No puedo decir más que: seáis muy felices o al menos intentadlo, Nadie tiene obligación de nada, creo. Un beso enorme  


martes, 26 de marzo de 2019

FIDEOS CON CABALLA, OTRA



Esta receta ya la hemos publicado en otra ocasión, pero en este caso le vamos a dar unos giritos que si bien, mantiene la esencia de la receta en si y el sabor, le da aromas y un puntito diferente. Ni mejor no peor, diferente. No deja de ser cocina sana, cocina sencilla, cocina familiar.


Para 4 comensales:

400 g de fideos gordos
3 caballas deslomadas y a trozos
1,5-2 litros de caldo de pescado, de mejillón, verduras, algo así que tengáis o lo preparáis según receta: caldo de pescado
3 dientes de ajos pelados y laminados
2 pimientos verdes cortados pequeñitos
1 cebolla cortada pequeñita
3 ó 4 tomates sin piel y escurridos y rallados o cortados lo más pequeño posible
1 cucharadita de pimentón
1 copa de Manzanilla de Sanlúcar
Un ramillete de cilantro
3 ó 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Cebollino picado
Sal y pimienta al gusto
1 hoja de laurel

Empezamos rehogando nuestros ajos en aceite de oliva caliente a fuego medio. Cuando empiecen a dar olor, ponemos la cebolla con un poco de sal para que suden y a los 3 ó 4 minutos los pimientos. Dejamos hasta que todo está tierno y finalmente el tomate. Ahora bajamos el fuego y seguimos a fuego lento.

Cuando empieza a perder todo el agua nuestro sofrito, le añadimos el pimentón, removemos y acto seguido el vino. Removemos y en un minuto, ponemos el caldo y el cilantro. Romperá a hervir y a los 2 ó 3 minutos, agregamos nuestros fideos y el laurel. El tiempo de cocción de los fideos gordos es de unos 11 minutos, así que salpimentamos  y removemos de vez en cuando y listo.

Cuando están tiernos o casi tiernos los fideos, añadimos las caballas, removemos y apagamos. Tapamos y dejamos reposar un par de minutos. Decoramos con cebollino picado


La magia entró en mi cocina nuevamente.  No puedo decir más que: seáis muy felices, o por lo menos intentadlo.


jueves, 21 de marzo de 2019

TERRINA FRANCESA DE CERDO, BICOLOR



Es de estas recetas que cuando la descubrí me enamoré de ella y la preparé, fotografié y lleve a algunos eventos con éxito total, pero que se me ha quedado guardada y archivada. Hoy revisando y ordenado fotografías, la he visto y he decido presentárosla. Es un poco pesada de preparar pero el resultado es increíble.


Para unos 6 comensales

1 kg de cerdo, que puede ser, cabeza de lomo, Costilla, o mezcla de lomo y panceta, en trozos grandes
1 manita de cerdo, lavada y sin pelillos
Apio, puerro, nabo, un par de zanahorias, laurel y un par de clavos de olor
Un ramillete de albahaca fresca picada y mezclada con unos dientes de ajo muy picado y un poco de perejil
1 copa de vino blanco
Laurel, sal y Pimienta al gusto

Ponemos todo a cocer las carnes y las verduras, exceptuando la albahaca, perejil y ajos. A fuego lento, como unas 2 ó 3 horas y si es en olla exprés, pues 45 ó 50 minutos. Ponemos sal y pimienta negra al gusto junto con un par de hojas de laurel.

Nuestra copa de vino blanco y a cocer. Una vez finalizada la cocción rectificaremos si es necesario de sal y pimienta. Apagamos y dejamos reposar un poco las carnes escurridas del caldo restante. Este lo vamos a reducir, ya que este va a ser nuestra gelatina. Lo colamos y dejamos atemperar

Eliminamos la manita, que lo que ha hecho es dar sabor y gelatina, junto con el apio, etc. Troceamos la carne y en una terrina vamos a ir colocando una capa de carne desmenuzada con un poco del caldo/gelatina para que haga de emulgente.


Sobre esta capa, una de albahaca, perejil y ajo y así sucesivamente, añadiendo siempre una cucharadita de caldo/gelatina, hasta gastar el condumio. Entre capa y capa apretamos un poco con la cuchara para que vaya cogiendo consistencia. Tapamos con film transparente y a la nevera unas 3 ó 4 horas. Listo, cortar y servir esta preciosidad que además es una delicia




Muy, muy fácil, No puedo decir más que: seáis muy felices, si o si, no hay opción, así que lo dicho.



viernes, 15 de marzo de 2019

ARROZ MELOSO CON CORDERO



Es un arroz con un sabor intenso, gracias al cordero y a las especias que e hierbas que vamos a usar. Hay a quien no e gusta el cordero, porque dice que sabe mucho, etc. Eso es que no han probado un buen cordero. Para este plato vamos a usar cuello, que lleva carne, poca grasa y el hueso que da mucho sabor. Así que al grano


  
Para 5 comensales:

450 g de arroz redondo
1 kg  ó 1,500 kg de cordero, cuello a trozos
3 dientes de ajos, pelados y laminados
2 cebollas en brunoise
4 tomates, pelados y rallados
3 zanahorias peladas y en trozos
Romero, Tomillo, Orégano de calidad, Comino, al gusto
¼ cucharadita de pimentón dulce
Sal y pimienta al gusto
1 hoja de laurel
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Agua, unas 2,5 veces o un poco más, dependiendo del arroz, del volumen de arroz
Un par de ramitas de hierbabuena

Vamos a tener las verduras preparadas, limpias y cortadas. Empezamos rehogando la carne, solo marcarlas para que no pierdan sabor ni jugos en la cocción. Retiramos y reservamos.

En ese perol y en ese aceite, ponemos los ajos a fuego medio y cuando empicen a dar olor, añadimos la cebolla. Salpimentamos y dejamos pochar removiendo. Unos 15 minutos. Ahora, ponemos el tomate y transcurrido unos 5 ó 6 minutos volvemos la carne al perol y el pimentón. Salteamos todo junto.


Cubrimos de agua y las zanahorias, junto con las hierbas y especias y dejamos reducir, hasta que esté blanda la carne y se haya consumido todo el agua. Como unos 45 minutos.



Ahora añadimos el arroz y el agua en las proporciones que hemos marcado en las proporciones y dejamos cocer unos 15 minutos a fuego medio suave. 5 minutos antes, ponemos la hierbabuena. Rectificamos de sal y pimienta. Reposar unos 5 minutos. Ha de quedar un poco de caldo cuando empiece a reposar para que no nos quede pegado. Apartar con espumadera, por si queda finalmente algo de caldo

Muy, muy fácil, No puedo decir más que: seáis muy felices, si o si, no hay opción