jueves, 31 de enero de 2019

CURRY ROJO DE LEGUMBRES Y VERDURAS



Otro guiso calentito y muy apropiado para estas fechas, además de delicioso y sencillo de hacer.


Para 6 comensales, necesitamos:

200 g de garbanzos en remojo del día anterior
200 g de alubias en remojo del día anterior
Un par de nabos en rodajitas
Dos patatas a trozos
Un manojo generoso de acelgas lavadas y cortadas
2 dientes de ajo rallados
Un trozo de jengibre rallado
Laurel
Hojas de lima Kafir
Una cucharada de pasta de Curry rojo
Una cebolla cortada en daditos
2 ó 3 tomates rallados y escurrida el agua
3 zanahorias peladas y en rodajas
Hierbabuena o menta
1 cucharada de curry en polvo
1 cebolleta fresca cortadas en aritos
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Una cucharada de comino en grano, tostándolos un poco previamente para sacar los aceites esenciales
el contenido graso de una lata de leche de coco. Suele encontrarse flotando separado del contenido acuoso, formando un bloque. Muy fácil de separar con una cuchara
7 u 8 granos de pimienta negra
Sal y pimienta negra molida al gusto
Hoja de laurel
Zumo de una naranja agria o un limón. Esto es el colofón

Escurrimos las legumbres y las metemos en agua, a fuego lento y las espumamos, hasta que dejen de soltar espuma blanca. Ahora añadimos las zanahorias, los nabos, las patatas, las acelgas y el laurel. Dejamos cocer a fuego lento unos 60 minutos.

En una sartén ponemos  aceite a fuego suave y añadimos los ajos y el jengibre rallados junto con la pasta de curry. Unos 15 ó 20 segundos y añadimos la cebolla en brunoise con un poco de sal. Dejamos pochas y luego el tomate. Cuando este esté reducido añadimos el curry en polvo, laurel, sal y pimienta, junto con la lima Kafir. Mareamos y vertemos en la olla.
Mantenemos cociendo hasta que la legumbre esté tierna y echamos la cebolleta fresca, la leche de coco y la menta. Apagamos, removemos con cariño y dejamos reposar. Antes de servir rectificamos de sal y pimienta y añadimos el zumo de naranja o el limón. Ha de quedarnos un caldo espesito. Listo

Muy, muy fácil, No puedo decir más que: seáis muy felices, si o si, no hay opción



miércoles, 23 de enero de 2019

POLLO MARIPOSA AL HORNO CON HARISSA



Este plato, engloba tres de mis pasiones en la cocina, la salsa Harissa, de origen Magrebí, el pollo y los pimientos. Lo juntas todo y sale un platazo tremendo



Un pollo entero
Aceite de oliva virgen extra
Laurel
Tres dientes de ajo
Dos pimientos rojos y uno verde de asar cortados en dados con desprecio. También podemos poner unas cebollas cortadas igual
Salsa de Harissa, Podemos encontrarla en supermercados o hacerla según el enlace siguiente: Harissa (pincha aquí)
1 copa de agua y limón al gusto
Sal y pimienta al gusto

A ver. Primero, horno por arriba y por abajo a 180ºC. Vamos a preparar el Pollo mariposa. Le cortamos la espalda a lo largo sin hacer nada en las pechugas. Lo aplanamos con las manos con las pechugas hacia arriba y doblamos las patas hacia el centro, tal y como aparece en la foto. De esta manera se hace todo a la vez y tiene el mismo tiempo de cocción.


En una fuente de horno, rociamos con aceite de oliva virgen extra el fondo y colocamos el laurel, los ajos machacados y los pimientos cortados. Salpimentamos y mezclamos con las manos.

Salpimentamos el pollo por las dos caras y embadurnamos con Harissa toda la piel. Colocamos sobre los pimientos y rociamos el fondo con la copa de agua y un poco de zumo de limón. Lo tendremos unos 90 minutos. Tiempo suficiente para que esté listo y tierno. Podemos ir rociando con un poco de agua o caldo cada 20 minutos, para que no se nos seque.


Muy, muy fácil, No puedo decir más que: seáis muy felices, si o si, no hay opción



jueves, 10 de enero de 2019

PASTEL BRITÁNICO DE POLLO CON HOJALDRE



Lo que para nosotros es normalmente un pastel de carne, o de pollo, o pescado, para los Británicos es un Pudin y todo lo que sea un guiso denso y potente, horneado y cubierto de puré de patatas, o masa, u hojaldre para ellos es un pastel. Así que no digo más


Para unos 4 comensales

Un pollo
½ kg de champiñones
4 puerros pelados, lavados y cortados groseramente
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 cucharada colmada de harina
½ lata de cerveza
4 cazos de caldo de pollo, que haremos con los huesos y con las hojas verdes de los puerros
1 yogur griego
2 cucharadas de salsa de soja
1 cucharada de salsa Inglesa
Sal y pimienta al gusto
2 hojas de laurel
Unas gotas de tabasco
Una hoja de hojaldre
Un huevo para untar

Empezamos quitándole la piel al pollo y luego lo deshuesamos y cortamos en trozos generosos. Os lo puede hacer vuestro carnicero, pero os quedáis con los huesos. Los metemos en un olla exprés y añadimos las hojas verde de los puerros lavadas. Cubrimos con holgura de agua, tapamos y dejamos reducir unos 20 minutos. Colamos y tenemos nuestro caldo.

Salteamos el pollo salpimentado con el aceite de oliva a fuego medio, pero caliente. Una vez sellado añadimos los puerros y tapamos con una tapadera. Movemos de vez en cuando y a los 3 ó 4 minutos, añadimos los champiñones cortados en cuartos. Rectificamos de sal y dejamos rehogar tapado y removiendo.




Pasados un par de minutos, añadimos la salsa inglesa, la de soja, el tabasco, el laurel y la harina. Removemos y luego añadimos la cerveza. Dejamos reducir un par de minutos. La salsa espesará y pondremos el caldo, unos 4 cacillos. Cuando empiece nuevamente a espesar, unos 15 minutos, añadimos el yogur griego y dejamos unos dos minutos más.


Encendemos el horno a 180ºC por arriba y por abajo, pero sin ventilador. Vertemos en un molde o un recipiente para horno y tapamos con el hojaldre, que pegaremos al filo del molde con los dedos presionando. Perforaremos con la punta de un tenedor, haciendo dibujos y pintaremos con huevo batido. Horneamos por 20 minutos o hasta que  esté dorado. Cortamos porciones  y emplatamos con el hojaldre tapando el plato. Delicioso



Muy, muy fácil, No puedo decir más que: seáis muy felices, si o si, no hay opción