martes, 24 de julio de 2018

CROQUETAS DE GAMBAS

Estas croquetas de gambas son un poquito más complejas que las que encontramos en algunos sitios. Para incrementar el sabor a gambas, vamos a preparar un Fumé contundente con las cáscaras y una copa de Brandy de Jerez. Obtendremos un concentrado estupendo que nos permitirá potenciar el sabor en las croquetas. 

Las cantidades que ponemos a continuación son aproximada, ya que dependerá mucho de las harinas y la leche que usemos así como de lo intenso que queramos el sabor la bechamel


4 cucharadas colmadas de harina
½ litro de leche caliente
50 g de mantequilla
Un chorro de aceite de oliva virgen extra
Sal, pimienta y nuez moscada al gusto
Aceite de oliva abundante para freír.
Unos 300 g de gambita arrocera
Una copa de Brandy de Jerez
4 ó 5 huevos dependiendo de su tamaño y pan rallado

Empezamos pelando las gambas. Reservamos las cabezas y por otra parte, los cuerpos, los cortamos a trocitos. En una ollita con aceite caliente, unas dos cucharadas, doramos las cabezas, machacándolas con una cuchara de palo. Pasados un par de minutos, añadimos el brandy y dejamos reducir el alcohol, unos 2 minutos. Añadimos 400 ml de agua y dejamos reducir una ½ hora. Colamos y obtenemos un extracto de gamba excelente. Reservamos

En una sartén amplia ponemos las dos cucharadas de Aceite de oliva virgen extra y la mantequilla a fuego suave. Una vez desleída la mantequilla, añadimos la harina y la vamos tostando hasta que se disuelva en la grasa. Cuando esto ocurra, añadimos la leche caliente, poco a poco y removemos sin parar. Añadimos, sal, pimienta negra molida y nuez moscada al gusto.

Cuando acabemos con la leche, vamos añadiendo el extracto de gambas a cucharadas y vamos probando para alcanza nuestro sabor deseado. Cuando esto ocurra tenemos que espesar hasta que al mover la cuchara por el fondo de la sartén se nos quede la marca bien definida y cueste a la bechamel regresar a cubrirla. Entonces, apartamos y añadimos las gambas, removemos y dejamos reposar y enfriar en nevera.


Ponemos en un bol amplio 3 ó 4 huevos batidos con un par de cucharadas de agua, esto evitará que se nos formen hebras. Tomamos con una cuchara la masa y la vamos recogiendo alternativamente con otra cuchara, hasta forma una bola, croqueta o la forma que deseemos. Pasamos por pan rallado, luego por huevo y finalmente por pan rallado y las dejamos dentro del pan un minutillo. Con esto conseguimos que se nos adhiera más y mejor el pan rallado. Palmeamos, para eliminar los excesos y vamos colocando en una bandeja.


Meteremos en el congelador, despegadas unas de otras y las tendremos un par de horas y las sacaremos 15 minutos antes de freírlas. Lo hacemos para que el interior no se ponga blando con el calor demasiado pronto y se nos exploten. Freiremos en aceite caliente pero a fuego medio, escurriremos en papel y dejaremos reposar unos 5 ó 6 minutos antes de comer. Es mejor usar una sartén, pequeña pero profunda que una amplia, ya que así la croqueta está sumergida en aceite toda la fritura por completo.

Muy, muy fácil, No puedo decir más que: seáis muy felices, si o si, no hay opción



lunes, 16 de julio de 2018

TARTAR DE VERDURAS Y ENCURTIDOS



Es ligero, sabroso, rico y es diferente, así que es un plato perfecto. Podemos comerlo simplemente con tenedor, galletitas saladas, en un volován, en fin, estupendo



Agua caliente con salsa de soja y de pescado tailandesa
12 champiñones cortados en dados
1 cebolleta roja en daditos
Un trozo de pepino, solo la pulpa, en daditos
Cilantro picado
Tomate pelado y picado en daditos
2 aguacates maduros, en trozos o láminas
Zumo de lima. Aceite de oliva virgen extra al gusto
Salsa de tabasco
Un poco de pepinillo cortadito en rodajitas
Sal y pimienta al gusto
Un poquito de jengibre rallado
Un diente de ajo rayado

Ponemos en un tarrito, zumo de una lima con un poco de azúcar de caña, ½ cucharadita, el ajo rallado y el jengibre rallado. Mezclamos y dejamos macerar un par de horas. Calentamos agua, como 1 vaso y le añadimos un chorro de salsa de soja y una cucharada de salsa de pescado tailandesa. Apartamos del fuego y metemos los champiñones. Dejamos macerar hasta que enfríe.

Pues llega el momento de mezclar. Cortamos todos nuestros ingredientes y mezclamos, escurriendo los champiñones. Salpimentamos y ponemos un hilillo de aceite de oliva virgen extra y luego rociamos con el zumo de lima,  eliminando los trozos de jengibre y ajo y como premio, unas gotitas de tabasco, para darle alegría. Más fácil, imposible. Así que Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos.


miércoles, 11 de julio de 2018

MERLUZA CON SALSA DE ALMENDRAS Y ÑORAS



Tenía un evento en que quería sorprender con una salsa de almendras rica y origina y me puse a hacer pruebas. Esta salió deliciosa, pero no era lo que andaba buscando, hasta que la encontré, pero eso será para otro día, hoy os ofrezco esta delicia.



4 rodajas de merluza, como de 2,5 cm de grosor salpimentadas y con un hilillo de aceite de oliva virgen extra
2 ñoras en remojo un par de horas, solo la carne, que la retiraremos con una cucharilla
3 diente de ajo
1 cebolla cortada en brunoise, vamos lo más pequeño que podáis, pero en daditos
1 tomate pelado y cortado a trozos
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
100 g de almendras
Un chorrito de zumo de limón
1 vaso de caldo de ave
Sal y pimienta
  
Precalenteamos el horno a 180ºC, por arriba y por abajo, sin ventilador. Mientras en una sartén vamos sofriendo en el aceite de oliva, los ajos y cuando den olor la cebolla con un poco de sal a fuego suave. Cuando empiecen a dorar,  añadimos la pulpa de las ñoras, salteamos un minuto y luego echamos el tomate. En otra sartén doramos la almendra para intensificar el sabor.


Una vez que los tomates han soltado el jugo y ha reducido la salsa, añadimos las almendras, mezclamos con el caldo y trituramos. Echamos nuevamente en la sartén y dejamos reducir un par de minutos. Si vemos que está muy clara, reducimos un poco más y si está muy espesa pues añadimos un poco más de caldo. Finalmente añadimos con precaución unas gotas de limón.

A los 17 minutos, sacamos la merluza del horno y la colocamos sobre la salsa de almendras, un poco de perejil y unas almendras laminadas y tostaditas por encima y listo. Muy, muy fácil, No puedo decir más que: seáis muy felices, si o si, no hay opción