viernes, 22 de enero de 2016

PAN CON MASA MADRE RÁPIDA


El mundo del pan es inescrutable, amplio y maravilloso. Nunca terminas de aprender todo lo que deseas, hay tipos diferentes, levaduras diferentes, masas madre de elaboración propia, con levaduras frescas, liofilizadas, etc.

Hoy os mostraré un tipo de pan realizado con masa madre rápida, a base de levadura fresca de panadería. Aunque tardemos 24 en obtener la masa madre, esta es rápida porque si elaboramos nosotros mismo el fermento desde el origen, tardaríamos en torno a 3 ó 4 días.


Para 1 kg. de pan necesitamos:

900 g. de harina de fuerza
2 cucharadas de sal
2 cucharaditas de azúcar, para ayudar a fermentar
2 cucharadas de aceite de oliva
Pimienta negra molida
400 ml. aproximadamente de agua
35-40 g. de levadura fresca. En los super valencianos, donde el personal viste de verde, está junto a la mantequilla.

Para la masa madre, necesitamos:

100 g. de harina de fuerza
agua
10 g. de levadura fresca.

Esta masa madre que vamos a utilizar, vale también para repostería, y además de dar un aroma delicioso, hace que el pan dure fresco y sin endurecerse más tiempo.

Mezclaremos los 100 g. de harina, con 75 ml, aproximadamente de agua tibia, en la que habremos disuelto la levadura. Obtendremos una masa pegajosa y un poco cremosa. Atentos, cuando digo tibia, ha de ser tibia, si no te cargas las levaduras, no os paséis de temperatura. En este punto, tapamos el cuenco en que lo estemos haciendo con film transparente y lo dejamos reposar 24 horas. Puede llevar un poco más o un poco menos agua, depende siempre de la harina.


Una vez obtenida la masa madre, ponemos el horno a 40 ºC y empezamos con la masa del pan. Tamizamos la harina y añadimos, la sal, la levadura desmenuzada, el azúcar, el aceite, la pimienta y finalmente la masa madre. Añadiremos, poco a poco, el agua e iremos mezclando, hasta obtener una masa, medianamente consistente pero suave.  Amasaremos en la encimera, por 15 ó 20 minutos y dejaremos reposar tapada con un trapo limpio en el horno por media hora, o hasta que duplique su tamaño.


Pasado este tiempo, dividimos en dos porciones y estiramos con los dedos, haciendo un rectángulo del largo de la barra que queramos crear, pero sin apretar mucho. Dejaremos con de 1 cm. de grosor la masa. Ahora enrollaremos a lo ancho obteniendo una barra de pan. Sellaremos con los dedos, dando pellizcos la unión y la pondremos en la parte de abajo del pan.


Tapamos con un trapo y metemos nuevamente en el horno otra media hora, o hasta que duplique nuevamente el tamaño.

Sacamos y ponemos el horno a 180 ºC, por arriba y por abajo con ventilador y metemos un recipiente en el fondo del mismo con agua. Cuando alcance la temperatura introducimos el pan, con una rociada con pulverizador de agua por la superficie. No os cortéis, que sea abundante. Esto hará que quede una corteza, fuerte y crujiente.


A los 20 minutos, rociaremos nuevamente el pan con agua y sacaremos el recipiente, porque ya queremos que la corteza tome textura.  Cuando lo veamos tostado, o bien, que hayan pasado unos 50 minutos, sacamos el pan y lo colocamos sobre una rejilla a reposar, y si tienes paciencia, esperas a que temple para comértelo. Es una verdadera delicia y dura tierno más tiempo.


2 comentarios:

  1. Que delicia de pan con una miga muy jugosa.Gracias por compartir.Bsss

    ResponderEliminar
  2. Wow ahora mismo me comeria un buen Trozo con aceite de oliva.
    Saludos
    Olguis.

    ResponderEliminar