martes, 12 de junio de 2018

RISOTTO DE ESPÁRRAGOS TRIGUEROS Y CHURRASCO CRUJIENTE DE POLLO AL CURRY



A los Rissottos, suelo evitar  el tema de las natas, los quesos, etc, los prefiero cremosos por haber soltado el almidón mientras que se hacían lentamente y con un movimiento casi constante. Y este no iba a ser menos


Para 4 comensales:

400 g de arroz redondo
2 churrascos de pollo salpimentados y con curry en polvo
3 cucharadas de Aceite de oliva virgen extra
1,5 litros de caldo de pollo
300 g de espárragos cortados en trozos de 2 cm
4 dientes de ajo muy picado
2 puerros muy picadito
1 cucharada de queso cremoso
Un poco de Parmesano rallado
1 vaso de vino blanco, aguja o similar

Pues, muy sencillito. En un perol a fuego suave, salteamos con aceite de oliva virgen extra los espárragos. Cuando vemos que empiezan a dorarse, añadimos los ajos y al dar estos olor, el puerro, con u poco de sal. Vamos removiendo hasta que vemos que empieza a ponerse tierno el puerro.

Salteamos el arroz en el perol, y los ingredientes anteriores, con el fuego ya más vivo. Cuando han pasado 1 ó 2 minutos, añadimos el vino. Dejamos cocer hasta que pierda el alcohol, un par de minutos.


Iremos añadiendo agua, lentamente, de dos en dos cacillos y removiendo sin parar. Mientras en una sartén haremos los churrascos de pollo, unos tres o cuatro minutos por cada lado, empezando por la piel y a fuego fuerte al principio y suave una vez pasado un minuto.

El pollo lo apartaremos cuando la piel esté crujiente y lo dejaremos reposar unos minutos antes de trocearlo. El arroz lo estaremos cocinando unos 15 ó 16 minutos, ya que lo estaremos haciendo a fuego suave y lo queremos entero para que al reposar quede en su punto. Cuando vayamos a retirar el arroz, añadimos los quesos y dejamos reposar unos 4 ó 5 minutos. Para que nos quede cremoso y no seco, al apartarlo deberá estar levemente jugoso. La cantidad de caldo, 1,5 l, es aproximada, porque depende también de la marca de arroz y de la dureza del agua.

Servimos el arroz en plato hondo y encima colocamos el churrasco crujiente y troceado, con un hilillo de aceite de oliva virgen extra. No puedo decir más que: seáis muy felices, si o si, no hay opción


jueves, 7 de junio de 2018

POTAS MARINERAS CON AROMAS DE ESCOCIA Y DE DIJON, O LULAS, O VOLAORES, O…..



Para estos platos rusticotes y de guisoteo, prefiero las potas que el calamar. Aguanta mejor la cocción y quedan con una textura estupenda.

En un barco de pesca, nunca faltaba vino, Brandy (largas jornadas de frío, hay que entenderlo) tomate, cebollas, orégano y pimentón, y esta es la base de este plato, además del Whisky y la mostaza de Dijon, para darle un punto más picante y más gamberro.


Para cuatro comensales:

1 kg de potas. Solo las enjuagamos, no quitamos piel ni nada, aportan sabor y color al plato
2 cebollas picaditas
4 dientes de ajo picaditos
Una hoja de laurel
4 tomates de pera, que son los que están ahora estupendo para ello, pelados y rallados
200 g de guisantes
4 zanahorias peladas y en daditos
2 patatas hermosas peladas  y en daditos
1 cucharada de pimentón dulce
½ de pimentón picante
1 vaso de vino tinto
1 copa generosa de Whisky
2 cucharaditas de mostaza de Dijon
Agua
 Sal y pimienta al gusto
Orégano abundante
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 cucharada colmada de harina

Parecen muchas cosas, pero que va, es sencillo. En un perol amplio y a fuego medio, ponemos el aceite. Cuando esté caliente, añadimos los ajos, y casi que de inmediato la cebolla. La dejamos reducir y dorar hasta que se nos ponga transparente y añadimos los tomates. Todo ello sazonando para que pierda el agua con facilidad.

Una vez que el tomate ha reducido, añadimos las potas, que las saltearemos unos 2 ó 3 minutos. Añadiremos primero el pimentón y la harina y lo doraremos dando unas vueltas con la cuchara. Ahora y con el fuego fuerte, ponemos el vino y acto seguido el Whisky. Dejamos un par de minutos y añadimos los guisantes y las zanahorias, el orégano y salpimentamos junto con la mostaza. Cubrimos con un poco de agua y dejamos cocer tapado y a fuego suave unos 15 minutos.


Añadiremos las patatas y dejaremos reducir hasta que se pongan blandas, pendientes de que no se nos pegue, hasta conseguir una salsa untuosa y con un puntito picante estupendo. Apagamos y dejamos reposar para que se asienten los sabores.

Tan fácil como poner un buen vino en la mesa y tener hambre.  Así que Besos a todas, besos a todos, besos a……, en fin, besos, siempre muchos besos, y sed felices, si o si.