miércoles, 16 de abril de 2014

POTAJE DE ALUBIAS CON VERDURAS


En cuaresma, Semana Santa, etc., es típico cocinar platos sin carne, por aquello del pecado. Así que creamos o no, hay que aprovechar este tipo de recetas que nos acercan a nuestra cultura y que generalmente suelen ser deliciosos y sanísimos.

Hoy os vamos a presentar un plato que llevará, alubias blancas, verduras y un caldo con conseguiremos de unas carcasas de pollo, para así evitar el uso de los concentrados de carne, cuyo aporte proteínico vienen de concentrados de lombriz, a ver si así os quito la manía de usarlos, y de camino no peco mintiendo, ya que es verdad. El sabor lo consiguen con el glutamato, pero el % de proteína se obtiene del machacado y centrifugado de lombrices procedentes de lombricultura, ricas y sanas, ya que es el contenido protéico más barato que hay en el mercado, se llame Avecrem o sea una marca blanca.



Bueno, después de esta charla moralizante, nosotros vamos a lo nuestro:

Caldo de pollo obtenido de cocer 3 carcasas de pollo en dos litros de agua durante ½ hora con una mata de perejil y un puerro
350 gr. de alubias blancas en remojo durante 12 horas
3 zanahorias peladas y en rodajas
1/2 pimiento rojo en daditos
5 ó 6 vainas de judías verdes cortadas según apetezca
2 puerros en rodajas
3 hojas de apio en rodajas
3 patatas en gajos
5 dientes de ajo
Un trozo de col en juliana
1 cucharadas de pimentón dulce
Sal y pimienta molida
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
2 hojas de laurel

Sencillo, sencillo, de hacer. Lo primero es de vísperas poner en remojo las alubias en agua fría.


 Pelamos y cortamos todos los ingredientes tal y como hemos señalado con anterioridad. Para el caldo vamos a hacer lo explicado espumando hasta que el hervor es limpio y no suelta espuma.

Pondremos el caldo en frío o templado y meteremos las alubias dentro. Pondremos el agua a fuego medio y dejaremos romper a hervir. Iremos espumando para eliminas los gases de las alubias y despotasiarlas, lo cual le viene muy bien a los trasplantados de riñón. Cortaremos el hervor con un chorrito de agua fría, dos o tres veces, para evitar que pierdan la piel, dicen.


Cuando dejen de soltar espuma, añadimos el resto de los ingredientes, exceptuando la sal, que lo haremos al final. Dejaremos cocer a fuego lento durante unos 80-90 minutos, con su tapita en una olla al uso, no en Express ni en rápida. Para arrancar, cubriremos de agua, un par de dos por encima de los ingredientes. Si es necesario se irá añadiendo a lo largo de la cocción. Al finalizar, rectificamos de sal y listo.

¡OJO¡, no meter cucharas ni cucharones, mover moviendo la olla por las asas. Solo hace falta paciencia y cariño. Con eso basta.


3 comentarios:

  1. Éste potaje me encanta, yo hago uno parecido con garbanzos. Muy de cuaresma y muy rico.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lo típico de esta fechas, y están deliciosos. Un abrazo

      Eliminar