lunes, 28 de abril de 2014

RISOTTO DE CHAMPIÑONES Y ESPÁRRAGOS O ARROZ CREMOSO


Es un plato sencillo, fácil y muy sabroso, que nos da la opción de cambiar los arroces tradicionales, secos o caldosos, siendo este meloso y muy, muy cremoso. Además de su facilidad, hay que destacar también el precio, que hoy en día lo tenemos muy en cuenta a la hora de cocinar.


Para 4 personas glotonas, necesitamos:

400 g de arroz redondo
1.250 ml de caldo de pollo
300 g de champiñones cortados a cuarto y limpios de tierra
1 manojo de espárragos verdes, cortados en trozos de 2 dedos de largo y eliminando las partes fibrosas
100 ml de nata líquida
1 cebolla cortada a daditos pequeños
1 pimiento cortado a daditos
1 tomate cortado a daditos
1 copa de vino blanco
Sal y pimienta al gusto
3 cucharadas de aceite de oliva virgen

El caldo lo preparamos según el enlace que viene asociado al mismo en las proporciones.

Una vez cortadas las verduras, en un perol con el aceite y a fuego medio, vamos a rehogar las verduritas, con un poco de sal, primero la cebolla, luego a los dos minutos, los pimientos y pasados otros dos el tomate.


Ahora añadimos los espárragos y los champiñones y los tenemos rehogando al menos 3 ó 4 minutos más.


Ponemos el arroz y lo doramos uno o dos minutos y finalmente añadimos el vino blanco. Un minutos más tarde empezamos a añadir el caldo, a cacillos, de dos en dos, removiendo sin parar  y según nos vaya pidiendo el arroz. Todo ello a fuego medio.


Cuando llevemos unos 16 minutos, añadimos el resto de caldo y la nata. Rectificamos de sal y pimienta y cocemos un minutos más. Nos quedará el arroz entero y lo dejaremos reposar por 4 ó 5 minutos.



Pasado el reposo, lo servimos, con espumadera, por si queda algo de caldo, que lo dudo y a comer. Es una arroz cremoso y por tanto para que su textura en boca sea agradable, ha de ser dejando el grano entero y al dente. Delicioso, de verdad que si, a los niños les encanta.


11 comentarios:

  1. Me gustan mucho, en cambio los hago poco. Ahora mismo me apetecería meter el tenedor y saborear esa cremosidad.
    Besinos

    ResponderEliminar
  2. La cremosidad se ve estupendamente en la foto, muy bueno seguro. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Si señor sencillo y muy, muy sabroso, enhorabuena, sigue así, un beso.
    LAS DELICIAS DE MAYTE

    ResponderEliminar
  4. Hola! He descubierto tu blog para casualidad y me parece muy interesante, así que ya tienes una seguidora más. Aprovecho para invitarte al mío que aunque mucho más modesto espero que tambien te guste, un saludo y te espero en http://alba-hogar.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  5. los italianos no le ponen nata (lo se de buena tinta, tengo uno en la familia. La cremosidad se consigue sin parar de remover y con la mantequilla que se echa al final, cuando se a apagado el fuego, ah! y con el parmesano Reggiano. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. El añadir mantequilla o nata depende mucho del plato, antes de empezar a hacer este tipo de arroz, leí bastante y hay muchos risottos a los que se le añade nata, no obstante, una cosa u otra lo que hace es aplicar untuosidad, ya que estamos hablando del mismo tipo de grasa, grasa de leche de vaca. Pero de todos modos, es bueno no ser tan inmovilista, si se respetan los fundamentos del plato, si no fuera así nunca evolucionaría la cocina, aunque sea casera y sería tremendamente aburrida. Gracias por venir por aquó

      Eliminar