jueves, 18 de junio de 2020

BACALAO DORADO O BACALHAU D´OURO

Es una receta abierta a innumerables variantes, aunque a mí, la que más me gusta es la más sencilla y no por eso la peor ni muchísimo menos. Cocina tradicional, Comida Sana


Para 4 comensales:

8 huevos
AOVE
4 patatas peladas y cortadas en láminas finas, para freírlas
4 g. de bacalao, desmigado, o en láminas. No hace falta que sea un lomo espectacular
Sal y pimienta al gusto
Aceite de oliva para freír
Cilantro picado y cebollino picado
1 cebolla hermosa en juliana fina

Venga. En aceite a fuego suave y abundante empezamos a freír las patatas, hasta que estén tiernas, como para tortilla.

Previamente habremos tenido el bacalao en remojo 48 horas o bien 24, si este es desmigado. Le cambiaremos el agua cada 12 horas. Finalizado este periodo de desalación e hidratación, lo escurriremos y pondremos en papel de estraza para perder la humedad y  cortaremos en daditos o como queramos.

Batiremos los huevos y le añadiremos un poco de sal y un poco de pimienta molida. Ojo que el bacalao salará ya por si mismo. Cuando las patatas estén listas, las escurriremos y lasa meteremos en el huevo y mezclaremos. En una sartén o en la misma y en un par o 3 cucharadas de AOVE saltearemos las cebollas hasta que empiecen a ponerse transparentes, entonces, escurrimos y vertemos en el huevo y mezclamos.  Añadimos el cebollino y el cilantro.

En esa sartén con un poco de AOVE, saltearemos el bacalao, un par de minutos. Esto hace que intensifique el sabor enormemente, sacamos y metemos en el huevo.

Ponemos en nuestra sartén 3 cucharadas de AOVE a fuego fuerte y echamos nuestra mezcla. Dejamos 10 ó 15 segundos y damos un golpe de muñeca, como si quisiéramos dar la vuelta a una tortilla en el aire. Se nos volteará y se romperá. Vamos por buen camino. Esto lo haremos cada 15 segundo más o menos. De esta manera se hará poco a poco el huevo sin cuajar demasiado. Nos quedará un revuelto, jugoso e impresionante. Dejamos de hacer esto cuando esté a nuestro gusto. Las fotos, creo que son testigos de lo que cuento. Una delicia.



No hay comentarios:

Publicar un comentario