lunes, 17 de abril de 2017

BOQUERONES EN VINAGRE


Bueno, aquí estamos con otra de esas recetas que hay tantas como, abuelas, madres y bares. Principal problema, el maldito Anisakis. NO se pueden comer sin congelar previamente. Que si, que el boquerón pierde mucho al congelarse, y tal y tal. Bien vamos a intentar aprender a hacer las cosas bien para evitar la infección y para evitar la pérdida de calidad en el producto por el congelado.



½ Kg de boquerones. Cuanto más gordos y enteros, mejor.
4 dientes de ajo muy picaditos
Perejil picado
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Agua y vinagre, en proporción 1:4,  o sea,  un 20% de agua y un 80€ de vinagre.

Lo más importante de este plato es la delicadeza y el rigor en la manipulación. Cogemos nuestros boquerones, los sacamos de la bolsa donde los traíamos y los colocamos ordenados y con delicadeza en una bolsa limpia o en un recipiente y tapados con film transparente. Muy importante, evitar el que quede aire en el cierre para que no se nos quemen con el frío los boquerones. Congelar entre 24-48 horas.

Pasado este tiempo los colocamos en el frigorífico, para que se descongelen lentamente. De esta manera evitaremos que se rompan fibras de los músculos y pierdan textura. Una vez descongelados lentamente, eliminamos las cabezas, los evisceramos y con el dedo, separamos la carne de la espina central.

Los vamos a enjuagar en agua, hasta eliminar los restos de sangre y quitaremos las tripillas que nos puedan haber quedado a limpiarlos. Secamos con papel de cocina y colocamos en un recipiente, ordenaditos y con cariño. Salaremos al gusto y cubriremos con la mezcla de agua y vinagre blanco. Hay a quien les gusta dejarlos 6 horas, aunque yo prefiero dejarlos 3 ó 4 a lo sumo. Me gusta más esa textura de la carne.



Pasado este tiempo, los escurrimos y enjuagamos suavemente en agua, si lo vemos necesario. Secamos nuevamente con papel de cocina y los extendemos en un recipiente definitivo. Ponemos capas de boquerones y alternando ajo y perejil. Cubrimos con un buen aceite de oliva y dejamos reposar un par de horas, al menos, si tu paciencia te lo permite.



Ya solo queda, una buena manzanilla de Sanlúcar o una cervecita, buena compañía, o soledad, si eso preferimos. Un pan crujiente y ligero y poco más. Así que nada. Besos a todas, a todos, a…., en fin, muchos besos, siempre.



2 comentarios:

  1. A los malagueños nos llaman "boquerones" y es que no hay mejor pescado en nuestra Bahia, por lo que es todo un plato tradicional de las cocinas malagueñas los boquerones en vinagre. Te han quedado perfectos, deliciosos....para un no parar y disfrutar de ésta delicia marenga.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cariño, viniendo de una malagueña este comentario, no puedo sentirme más contento. Gracias. Un beso

      Eliminar