viernes, 22 de marzo de 2013

CENA PARA DOS: BASTONES DE BERENJENA CON SALSA DE ESTRAGÓN Y SOLOMILLO MACERADO EN MIEL CON SALSA ESPIRITUOSA A LA MOSTAZA ANTIGUA



Hoy tenemos nuevamente Cena para Dos. El título parece largo y engorroso, pero solo se necesita un poco de tiempo para macerar la carne y para que la berenjena queda durita metiéndola en remojo. Es bastante más sencillo de lo que parece.



Para el macerado del solomillo necesitamos:

1 solomillo de cerdo ibérico o blanco
2 cucharaditas de miel de caña
2 cucharaditas de salsa de soja
Sal
Pimienta negra recién molida
½ cucharadita de comino molido
2 cucharadas de agua

Para la salsa y l guarnición del solomillo:

2 dientes de ajos machacados
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 cucharada de harina rasa
½ copa de oloroso
½ copa de brandy de Jerez
1 cucharadita de mostaza antigua
Sal
Pimienta negra
½ vaso de caldo de carne o de verduras
1 patata grande
1 tomate entero
Aceite de oliva virgen extra
Aceite de oliva para freír

Para las berenjenas:

Una berenjena bien durita
Sal
Agua
Harina de freír, ya sabéis, la que es azul y lleva el pescado fuera.
Aceite de oliva para freír las berenjenas
Aceite de oliva intenso
1 cucharada de mostaza, antigua, en este caso
Una cucharada de estragón
Pimienta molida
1 huevo
Un chorrito de vinagre
  
Bueno pues empezamos por lo más sencillo, las berenjenas. Vamos a pelar la berenjena. Si es medianita, la cortamos en cuatro rodajas longitudinales, y estas rodajas las cortamos en bastones, como de un dedo de gordas.



Las vamos a salar y las metemos en agua con sal. Que las cubra, y para que no floten le ponemos un plato encima, para que las empuje. Así, 1 hora, mínimo ½ hora.

Mientras, cogemos un mortero y ponemos un huevo, que lleve un ratito fuera de la nevera, un pellizco de sal, la mostaza, pimienta negra recién molida y un poquito de vinagre, además del estragón. Con varilla, empezamos a batir y a ir añadiendo el aceite a hilillo. A los 10 minutos de batir a mano y tras añadir unos 200 ml de aceite de oliva intenso, tenemos una salsa estupenda.

Sacamos las berenjenas del agua y las escurrimos, no las secamos, solo escurrimos y las metemos en harina de freír. Las movemos bien y las tenemos unos minutos dentro de la harina, para que se empapen bien de esta, el tiempo de calentar aceite de oliva virgen, abundante y a fuego medio. Esperamos que se caliente, no que humee, sino que se caliente.

Pasados unos 2 ó 3 minutos, sacamos las berenjenas de la harina y las palmeamos para eliminar el sobrante. Metemos en el aceite y dejamos dorar.

Sacamos en papel absorbente. Estarán crujientes y deliciosas, crujientes por fuera y tiernas y jugosas por dentro. Emplatamos con un poco de ensalada y un poco de salsa, y pedazo de plato, os lo aseguro.



Ahora nos toca preparar el solomillo. Es fácil pero necesitamos tiempo. Limpiamos de grasa extra el solomillo y lo embadurnamos con las especias y un poco de sal. En un bol ponemos la miel y la salsa de soja. Calentamos unos segundos en el microondas para aligerar la miel y añadimos el agua templada. Mezclamos y embadurnamos el solomillo. Lo vamos a dejar macerar 4 ó 5 horas.

Tomamos una sartén y ponemos un par de cucharadas de aceite de oliva virgen. A fuego medio y esperamos a que caliente. Supongamos que el solomillo es cuadrado, en vez de redondo, pues lo hacemos 2 minutos por cada lado. 


Por fuera la miel empezará a caramelizar y a tostarse, dando ese aspecto negruzco, que a su vez quedará crujiente y riquísimo. De esta manera, tardaremos 8 minutos en hacer el solomillo, y quedará jugoso por dentro, tal y como se ve en la foto. Si te gusta la carne más hecha, pues nada, la haces más. Apartamos y reservamos.

En esa sartén vamos a añadir 3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra y vamos a dorar los ajos machacados. Cuando empiecen a dar olor apartamos y añadimos una nuez de mantequilla y la harina. Ponemos a fuego lento y dejamos dorar unos 2 minutos, hacemos un Roux. Añadiremos el oloroso y el brandy. Removemos con varilla y añadimos un poco de caldo de verdura o de carne que tengamos preparado, junto con la mostaza antigua. Dejamos reducir hasta que tenga textura labiosa, rectificamos de sal y pimienta y listo.

Como guarnición vamos a cortar una patata pelada en rodajas de ½ dedo de grueso y las hacemos a fuego medio en aceite de oliva virgen. Cortamos unas rodajas de tomate de ½ dedo y las hacemos en una sartén a la plancha con un poco de aceite de oliva, sal y pimienta. Cuando todo esté hecho, ponemos una patata, un tomate y espolvoreamos con orégano, otra patata otra de tomate, con el orégano y una patata al final.

Para emplatar, cortamos los solomillos en rodajas de 1 dedo de grueso y salseamos, Ponemos la milhojas de patata y tomate a la plancha y listo para disfrutar de esta cenita. Hoy es un poco más larga y pesada, pero merece la pena



3 comentarios:

  1. Mira que el nombre se las trae, pero desde luego tiene que estar buenisimo, besos
    Sofía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay días que me apetece poner estos nombrecillos. Pero tienes razón, el de hoy se las trae

      Eliminar
  2. alfhuevo.wordpress.com24 de marzo de 2013, 23:15

    Sano y sabroso..que más se puede pedir???

    ResponderEliminar