viernes, 31 de marzo de 2017

PAN DE MOLDE


Pues nada, seguimos con el rollito de las masas y lo panes. La verdad es que me encanta hacer pan y en casa disfrutan un montón, así que yo sigo con mi historia.




400 g de harina de fuerza
2 cucharadas de Aceite de oliva virgen extra
40 g de mantequilla
1 cucharada de sal
2 cucharadas de azúcar
200 ml, aproximadamente, depende de las harinas, de líquido templado, mitad agua y mitad leche
20 g de levadura prensada

Para empezar, ponemos nuestro horno a 40ºC, a modo de fermentador. Comenzamos con la mezcla de los ingredientes. En un bol colocamos la harina, con la levadura y  frotamos esta con las manos y la vamos mezclando con la harina e integrándola en esta.


Ahora colocaremos en la harina, la sal, el azúcar, el aceite y la mantequilla blandita. Mezclamos con una cuchara o con las manos y añadimos el líquido, a la temperatura del cuerpo, como si le fuéramos a dar un biberón a uno de nuestros cachorros cuando eran bebés. Si lo ponemos muy caliente nos cargamos las levaduras y a 35-40ºC estas se ponen a tope, como en una noche de sábado con dos copas.

Una vez tenemos integrados todos lo ingredientes, ponemos un poco de harina en la mesa, tabla, etc., y empezamos a amasar, al menos por 6 ó 7 minutos. Metemos en el horno con un trapo por encima y dejamos fermentar hasta doblar el volumen. Como unos 45-50 minutos. Sacamos nuestra masa y quitamos el aire, apretándola. La metemos en un molde con las paredes engrasadas con mantequilla y con harina espolvoreada. Tapamos nuevamente y metemos otra vez en el horno.


Al duplicar el volumen, como ½ hora esta vez, ponemos el horno a 180-200ºC, por arriba y por abajo sin ventilador. Pulverizamos con agua por encima del pan y además en el interior del horno y lo metemos una vez alcanzada la temperatura. Unos 20-25 minutos de cocción. Desmoldamos y ponemos en una rejilla a enfriar, para que no se acumule humedad en el pan y nos lo fastidie.

Es perfecto para tenerlo cortado y en el congelador para el desayuno, o para comerlo con mantequilla y miel, para merendar como hicieron mis cachorros. Les encantó. Besos a todas, a todos, a...., besos.



4 comentarios:

  1. No hay mejor pan que el que se prepara en casa.....embriagan los sentidos. Te ha quedado genial, muy buena pinta, riquisimo.

    ResponderEliminar
  2. Perfecto que sigáis con las masas, pocas cosas hay tan ricas como nuestro propio pan jejeje

    besazos

    ResponderEliminar