jueves, 31 de enero de 2013

ENSALADA DE COL CON SALSA DE MOSTAZA DE DIJON



Es una simple ensalada pero de col cruda. No está escaldada ni nada de eso. El sabor queda intacto y es muy ligera de comer. Sirve como primer plato perfectamente y comer después una cosita sencilla.


Necesitamos:

¼ de col
1 cebolleta
1 tomate maduro
4 cucharadas de maíz
1 lata de pimientos morrones en tiras
1 lata de bonito en aceite
6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
1 cucharada de vinagre
1 ½ de mostaza de Dijon
Sal
Pimienta negra recién molida
1 cucharadita de pimentón
2 ó 3 cucharadas de leche

Esto es muy simple. Vamos a cortar la col en juliana, la lavaremos y la dejaremos escurrir, que pierda toda el agua. Pondremos en el fondo de un bol. Echaremos un poco de sal y pimienta negra.


Cortaremos el tomate en gajos, como si fuera una naranja y los colocaremos a la vuelta del bol. Añadiremos el maíz y los pimientos morrones en tiras. Los pimientos los vamos colocando entre cada gajo de tomate. Le añadiremos unos granitos de sal al tomate.


Ahora pondremos en el centro el bonito de la lata. Con una cucharilla y un colador pequeño vamos a espolvorear por encima el pimentón. Para ello colocaremos en el colador el pimentón, e iremos moviendo rallando el colador con la cuchara y moviéndolo simultáneamente  por encima de la ensalada, de tal manera que el pimentón quedará disperso por encima de los ingredientes y no a montoncitos ni apelmazados.

Para la vinagreta, ponemos un poco de sal y pimienta negra molida. Lo disolvemos con la cucharada de vinagre. Añadimos el aceite de oliva y luego la mostaza. Batimos con las varillas y nos quedará una crema verde deliciosa. Como estará un poco densa, ponemos 3 ó 4 cucharadas de leche y volvemos a batir. La salsa queda deliciosa. Con una cuchara ponemos por encima de la ensalada y.., ya está, una deliciosa y sencilla ensalada. Un abrazo a todos.


miércoles, 30 de enero de 2013

FILETES EMPANADOS Y MACERADOS EN SALSA DE SOJA Y JENGIBRE



Los clásicos filetes empanados que nos llevamos al campo, a la playa, etc., esos son sagrados, pero este tiene un puntito diferente para hacerlos.., pues eso, diferentes. Para salir de la rutina, que siempre viene bien.


8 filetes de pechuga de pollo
2 huevos
Pan rallado
Sal
Pimienta
Salsa de soja
Jengibre fresco

Vamos a comenzar preparando los filetes. Cortaremos de la raíz de jengibre, como 4 lonchas y las picaremos en bastoncitos. Los filetes los pondremos en una fuente y los salpimentaremos. Echaremos un poco de salsa de soja y el jengibre picado y lo dejaremos macerar, al menos 1 hora.


Pasado este tiempo, retiramos el jengibre. Pondremos en un plato los huevos, con un poquito de sal y pimienta y los batiremos a conciencia. En otro plato pondremos el pan rallado.

Pasaremos primero el pollo por pan rayado, quitando el exceso de este y luego lo pasaremos por huevo. Lo cogeremos por una esquinita con un tenedor y loo dejaremos escurrir ese hilillo que siempre le cuelga y sino pues lo cortamos con el dedo o una tijerita de cocina, que queda muy bien y muy profesional.


Lo volvemos a pasar por pan rallado y retiramos el exceso nuevamente, dándole unas palmaditas. Los dejaremos reposar unos minutos, para que se seque un poco la cobertura y se endurezca. Esto ayudará a que nos salga crujiente y que no nos salgan grandes pompas de aire, aunque a veces salen.


Aceite caliente a fuego medio, los filetes a dentro y a dorarlos, que no a tostarlo, porque si es así se convierte es una zapato caliente que comer. Un par de minutos por cada lado y si nos gusta el color y el empanado está durito, están listos.


Para acompañarlos, una ensaladita, para contrarrestar el tema de la friturilla y una mermelada de tomate, para mojar. Plato estupendo.



martes, 29 de enero de 2013

PATÉ DE CAMPAÑA



Recuerdo, cuando tenía 14 años que me fui de intercambio a Francia. La familia era peculiar, franceses, pero con un amor a los productos españoles fuera de los corriente. El padre, comiendo, tomaba vino de Rioja y la madre de postre se comía un limón a gajos, de producción Sevillana. ¿Peculiares o no? Pues bien una de las cosas que recuerdo con más cariño son las cenas que hacíamos los cinco en la cocina, de pie, en torno a una mesa llena de patés, no de untar, sino de cortar, quesos, pan y buen vino. Eran estupendas.

Bueno,  siempre quise hacer esos patés de cortar y aquí hay uno de ellos, pero tamizado por mi cocina.


Necesitaremos:

¼ Kg de costilla de cerdo
¼ Kg de papada fresca
½ Kg de higaditos de pollo
½ Kgde carne de pollo o de conejo
2 copa de brandy de Jerez
Sal
Pimienta molida
Comino
Orégano
Romero
Tomillo
4 champiñones
Bacon
Mantequilla
Harina de repostería para la salsa
2 cucharadas de mostaza de Dijon
Manteca de cerdo o aceite de oliva virgen extra para la tarrina

Muy bien. Vamos a cortar las carnes en pedacitos pequeños. Me gusta más así que picada, y no es por pereza, porque ya sabéis que disponemos de la máquina en casa, pero…, me gusta más en estos patés, pasteles o como queramos llamarlos, encontrarme los trozos en la boca y que tengan textura  al masticar. Bueno, lo dicho, cortamos todas las carnes y pringues en trocitos, y los champiñones en láminas.


Lo vamos a mezclar todo en un bol, y le pondremos sal, pimienta, las especias en la cantidad que os guste, 1 copa de brandy y una cucharada de mostaza. 


Mezclaremos y verteremos todo en una terrina untada con manteca de cerdo o aceite de oliva virgen extra.



Prensaremos bien y taparemos con Bacon para que no se seque y de aroma.



La terrina la sellaremos con papel de aluminio y colocaremos en una fuente con agua que cubra al menos la mitad de la terrina.


Meteremos en el horno, a 180 ºC, por abajo, durante unos 90 a 120 minutos. Ha de soltar el jugo y quedar consistente.

Dejamos reposar y escurrimos el jugo que haya soltado y lo usaremos para la salsa. Pondremos en un cazo un trozo de mantequilla y cuando funda y a fuego lento, 1 ó dos cucharadas de harina, dejándola tostar como unos 5 minutos, hasta que tome un color oscuro y moviéndola sin parar.


Añadiremos el brandy, la mostaza y al minuto el caldo, removiendo siempre, para evitar que salgan grumos. Probamos de pimienta y sal y dejamos que ligue. Lista la salsa.

El paté lo dejamos enfriar y reposar, al menos unas dos horas.


 Cortamos un trozo de 1,5 m y lo servimos frío en el plato con la salsa acompañando y una ensalada. Una comida fantástica. Por cierto, llena un montón.





lunes, 28 de enero de 2013

TORTILLA DE PATATAS RELLENA DE JAMÓN COCIDO Y QUESO



Es una receta principalmente pensada para los niños, aunque los mayores estamos también invitados a la mesa. Es una tortilla de patatas hecha en dos veces, como la de espinacas y entre capa y capa de tortilla ponemos una tanda de jamón cocido y queso de tranchetes. La verdad es que está muy buena.



Necesitamos:

6 patatas
1 cebolla
6-8 huevos, depende del tamaño de estos y de las patatas
Sal
3 ó 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra para hacer la tortilla
Aceite de oliva para freír las patatas
Jamón cocido
Tranchetes

Comenzamos pelando y cortando las patas en láminas finas, no en taquitos, que al final la tortilla queda más seca. Las freímos en aceite a fuego lento, sin prisa. Recordad la tontería que digo siempre y que aprendí trabajando en Marruecos: “LA PRISA MATA”. Los que hayáis sucumbido a las tecnologías y utilicéis freidora, tendréis que ir encendiendo y apagando con la temperatura al mínimo, porque la patata para tortilla ha de cocerse en aceite y no freírse. 


Cuando lleve unos minutos cociéndose las patatas en el aceite, añadiremos la cebolla cortada como más nos guste. 


Una vez esté la patata tierna y la cebolla también sacamos a un bol.



A las patatas le añadimos los seis huevos batidos y mezclamos bien. En una sartén profunda con tres cucharadas de aceite caliente añadimos la mitad de la mezcla de huevos y patata. Removemos fuerte para que empiece a ligar el huevo.



Entonces dejamos un minuto a fuego suave que forme costra el huevo y apartamos boca abajo en un plato, con la costra hacia arriba. 


Con la otra mitad de la mezcla procedemos igual pero dejándolo en la sartén.  

Ahora pondremos las láminas de queso y de jamón cocido y taparemos con la otra media tortilla. Le daremos la vuelta como a cualquier tortilla normal y sacaremos.


 Es una tortilla que pega más jugosa que seca.





viernes, 25 de enero de 2013

POLLO CON SALSA DE ALMENDRAS


Es una receta sencilla, con pocos ingredientes pero muy rica. El sabor que dan las almendras y las pasas en la salsa es una delicia. Estos guisos prefiero hacerlos con muslos de pollo, ya que a los niños les suelen gustar más que las pechugas, es más jugoso. La almendra se puede sustituir por cualquier otro fruto seco, pistacho, nueces, solo que cambiará el color, pero sirven.



Necesitamos:

8 muslos de pollo
2 cebollas
3 dientes de ajos
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
3 cucharadas de almendra molida
20 pasas
1 hoja de laurel
3 champiñones
1 clavo
1 copa de manzanilla de Sanlúcar
Sal
Pimienta molida
1 clavo
½ cucharadita de comino molido

Antes que nada vamos a dejarlo todo preparado. Picaremos la cebolla en daditos, brunoise, y los dientes de ajo en láminas. El pollo lo salpimentaremos y los champiñones los cortamos en láminas gruesas


Pondremos el aceite en una cazuela a fuego medio/fuerte. Cuando alcance temperatura, echaremos los muslos de pollo para dorarlo por fuera y que no pierda los jugos durante el guiso, además de dar más sabor. Una vez está doraditos, que no tostados, los sacamos y reservamos.


En ese aceite pondremos los dientes de ajo, el clavo y el laurel.


Cuando empiecen a dar olor añadimos la cebolla, con un poco de sal para que suden y suelten el agua.


Una vez esté transparente o cambiando de color, añadimos el pollo y rehogamos todo durante  un par de minutos. Añadimos el comino, las pasas y la almendra molida. Amos a sofreírlo todo un minutito, al menos y luego añadiremos el vino.


Pasados un par de minutos más cubriremos de agua y a fuego medio/lento en unos 35 ó 40  minutos, tendremos listo este plato. Cuando el caldo esté reduciendo, vamos, cuando veamos que le quedan 4 ó 5 minutos añadimos los champiñones, para que no queden lamiosos. 


 Delicioso. A mi mujer y a mis cachorros les encantó.

jueves, 24 de enero de 2013

MIGAS DE PAN SERRANAS



Es un plato contundente y menos laborioso de lo que muchos se piensan. Se aprovecha el pan viejo y junto con unos chorizos, morcilla, ajos y un poco de tocino se hace esta delicia.


 Necesitamos:

1 Barra de pan de miga densa
2 chorizos, que sean frescos
1 morcilla
Un trozo de panceta fresca
1 cabeza de ajos
3 cucharadas de aceite de oliva virgen extra.
1 hoja de laurel


El pan lo vamos a desmigar en trocitos, como de 1 cm y lo dejamos secar de un día para otro.


Los ajos los machacaremos contra la encimera y las pringues las cortemos, las unas en rodajas y la otra en taquitos, del tamaño del pan.


Una hora antes de empezar,  salpicaremos el pan con un poco de agua. En un perol profundo, pondremos el aceite con los ajos y el laurel.


Cuando empiecen a dar olor pondremos el tocino hasta que empiece a dorar.


Ahora añadiremos el chorizo.


Un minuto después la morcilla.

Y otro minuto después sacaremos todo y reservaremos. Hay que tener cuidado con la cantidad de aceite que ponemos al principio ya que las pringues sueltan mucho. Ahora pondremos el pan y empezaremos a removerlo con cuchara de palo. Se irá friendo y  nosotros iremos removiendo y machacando a la vez, para que queden las bolitas de pan.

El punto es dejar las migas de pan levemente doradas por fuera y jugosas por dentro, como se ve en la foto.


Cuando se llega a este punto, se apaga la candela se aparta del fuego y se ponen las chacinas fritas y los ajos. Mezclamos y listo. Para un domingo en familia es perfecto. 


miércoles, 23 de enero de 2013

DELICIAS FRITAS DE BRIE



Bueno, ayer hicimos una mermelada de tomate y hoy ponemos una receta de algo para acompañar con esta salsa. Unas estupendas delicias de queso Brie, empanaditas y bien frititas en aceite de oliva. Fantástico, ya veréis.


Necesitamos:

Queso Brie
Pan rallado
Huevo
Aceite de oliva para freír
Sal y pimienta molida
Para la mermelada podéis picar este enlace: “mermelada de tomate



Vamos a tomar un trozo de Brie y lo cortaremos en dados como de 1 cm de grueso y 2 ó 3 de largo.


En vez de hacer el empanado típico, de pan rallado – huevo – pan rallado, vamos a pasarlo por huevo - rallado – huevo – pan rallado, para hacerlo más consistente y así evitar que al calentarse y fundirse el queso, se salga por las esquinitas.


Cada vez que lo pasemos por el huevo, le escurriremos el hilillo que siempre le queda colgando y cuando lo pasemos por el pan rallado tendremos cuidado de eliminar el sobrante y de que las esquinitas del queso queden bien cubiertas por el empanado.


Pondremos aceite abundante de oliva, cada uno del tipo que más le guste, en una sartén a fuego medio. Cuando esté caliente ponemos los trozos de queso empanados y los freímos hasta que doren.


Escurrimos en papel absorbente y servimos con un poco de mermelada de tomate. Un plato estupendo, como aperitivo. Un saludo y que os guste.




martes, 22 de enero de 2013

MERMELADA DE TOMATE



La idea de hacer esta receta fue tras verla publicada en un blog, del que ahora no soy capaz de acordarme. (Si alguien la publicó recientemente, que me mande un correo o ponga un comentario y así lo reflejaré en la mía, porque la verdad es que no me acuerdo).  Me resultó de lo más atractiva.

Es una receta que sirve para comer en dulce, o bien como acompañamiento en platos salados, como fritos, empanados, etc. La verdad es que el día que la hice no sabía el juego que podía dar, hasta que la probé. Es muy curioso su sabor y esta muy bueno.


Necesitaremos:

4 tomates maduros
Un trozo de vainilla
1 clavo
4 cucharadas de azúcar. Blanca o moreno, depende del gusto vuestro.


Pelamos y cortamos los tomates a daditos. No les quitamos ni el agua ni las pepitas, ya que así queda como más rústico.


Ponemos en un ollita con el azúcar, el clavo y el trocito de la vaina de vainilla a fuego medio/lento.

Lo tendremos cociendo como unos 20 minutos, no más. Cada tomate tardará un tiempo en función del tipo, la madures, la textura, etc. Creo que no debe concentrarse demasiado. Esto lo pienso de cualquier salsa de tomate, si la haces demasiado, sube enormemente la acidez y tapa el verdadero sabor del tomate.


Bueno lo que queda es dejar enfriar y acompañar como salsa cualquier plato. Frío o salado, pescados, carnes, frituras, empanados, etc. Un saludo