jueves, 3 de enero de 2013

CALDO DE POLLO CON SALSA DE SOJA Y PASTA FRESCA

Reconstituyente y delicioso. Muy simple de hacer. Aquí os lo pongo con pasta fresca, porque me va la marcha, pero perfectamente se puede hacer con pasta de paquete. La verdad es que aún no teniendo la maquinita de hacer pasta, es fácil de hacer, así que os lo recomiendo.



Necesitaremos para 4 personas:

2 carcasas de pollo ó ½ pechuga o un par de muslos, etc.
2 puerros
1 cebolleta blanca
4 zanahorias
1 ramita de apio
100 g de judías verdes
1 cebolla morada
Agua
Sal
Pimienta negra recién molida
Salsa de soja

Para la pasta:

2 huevos
4 cucharadas de aceite de oliva
2 cucharadas de oliva
200 g de harina de fuerza


Pues nada, procedemos. Vamos preparar el caldo. Ponemos en agua templada las carcasas de pollo, para eliminar restos de sangre y limpiarlas un poco.


Pasados 10 ó 15 minutos las metemos en una olla con agua, un par de zanahorias, el apio, un puerro y la cebolleta y lo dejamos cocer a fuego vivo, como unos 45 minutos. Cuando rompe a hervir, si le sale algo de espuma, la vamos retirando con un cazo.


Una vez tenemos el caldo con el que vamos a arrancar este plato, preparamos la pasta. Mezclamos el huevo con el aceite y la sal. Vamos añadiendo la harina poco a poco y vamos mezclando.



Cuando veamos que forma una pasta consistente, pasamos a amasar a mano unos 10 minutos. Dejaremos reposar unos 15 ó 20 minutos más esta masa.


El otro puerro lo cortamos en aritos, y las zanahorias que quedaban y las judías verdes las cortamos en bastones y la cebolla morada en juliana.


La masa la estiramos con el rodillo, poniendo un poco de harina por encima, para evitar que se pegue. Si tenemos maquinita, la vamos pasando por los distintos rodillos hasta que encontremos el groso que nos guste y luego la pasamos por el cortador y hacemos unos tallarines cortitos, que quepan en la cuchara. En cada pasada por el rodillo le espolvoreamos harina por encima para evitar que se pegue.


Si lo hacemos a mano, estiramos con el rodillo, hasta que tengamos un grosor de 1mm.

Cortamos con el cuchillo tiras como de ½ cm de ancho y luego lo cortamos como de 3 ó 4 cm de largo y tenemos la pasta cortada.



El porque no hemos puesto toda la verdura antes es porque queremos dejar la verdura que comamos al dente, así que, del caldo inicial retiramos las carcasas y las verduras. Lo ponemos a cocer y cuando rompa a hervir añadimos la zanahoria y las judías. Lo dejamos como 5 minutos y ponemos añadimos la cebolla morada y tras 2 minutos añadimos el puerro y la pasta. Cocemos unos 2 minutos y dejamos reposar otros 3.


Servimos en un plato y añadimos una cucharada de salsas de soja por plato. Ojo que es  muy salada así que dejar el caldo más bien soso. Está buenísimo, con la verdura al dente y el sabor de la soja. Perfecto.


5 comentarios:

  1. Me parece fantástica esta sopa, la salsa de soja la utilizo mucho porque me encanta el sabor que le da a muchos platos que sustituyo por el caldo en cubos concentrado para reforzar el sabor y por sus cualidades ¡Claro! Estupenda sopa.
    Saludos, me quedo a seguirte.

    ResponderEliminar
  2. Deliciosa sopa para la época en que estamos sobre todo las cenas , me gusta IGM

    ResponderEliminar
  3. Que rica cuñao a ver si tu hermana me la hace para cenar cuando haga frío.bsssss

    ResponderEliminar
  4. Que rica la veo cuñao espero que tu hermana me la haga cuando haga frío bsss.

    ResponderEliminar