jueves, 27 de diciembre de 2012

TURRÓN DE YEMA TOSTADA


Lo que hace unos 20 años comenzó, como una reunión puntual,  para hacer turrones con una receta que nos habían facilitado, a lo largo de estos años se ha convertido en una reunión de amigos que celebramos la llegada de estas fiestas, nos gusten o no, y que echamos un día maravilloso en mi casa, cocinando, comiendo y bebiendo. Un día perfecto. Un beso para todos.

 

Para una tableta de turrón, necesitamos:

 

150 g de almendra molida
120 g de azúcar glass.
1 ó 2  cucharada de crema de boniato cocido
Un poco de azúcar glass para quemar
1 yema de huevo
Obleas de harina de maíz. Se consiguen en los conventos.
 

El boniato nos va a servir como emulgente y facilitará que ligue y salga perfectamente la masa, además es casi neutro de sabor por lo que no aporta nada en este sentido. Coceremos un boniato en agua hasta que esté tierno. Le quitaremos las hebras y la piel y lo trituraremos. 

Mezclaremos la almendra con el azúcar glass. Iremos mezclando con las manos, mezclando y apretando para añadir el mínimo de boniato. Cuando veamos que está perfectamente mezclado añadiremos una cucharada rasa de crema de boinato. Mezclaremos todo y veremos como empieza a formarse una masa consistente. Ahora añadiremos una yema de huevo y seguiremos amasando. La textura ha de ser suave, pero consistente. Si vemos que está muy seca la masa, podemos añadir un poco más de yema de huevo. Depende del tamaño del huevo, de lo seca que esté la harina de almendra y de la marca del azúcar glass. 

Bien, cortaremos la oblea del tamaño del molde, la ponemos en el fondo y meteremos la masa del turrón dentro del mismo.


Colocamos en la superficie de la masa una lámina de papel vegetal de horno. Apretaremos con la prensa del molde.

 
Retiraremos el molde y nos quedará la pastilla de turrón. Si no disponemos de molde, podemos utilizar un molde de papel de aluminio y apretamos con una tablita de madera al uso. 



Espolvoreamos con un colador, azúcar glass por encima del turrón. Quemaremos con un soplete de cocina y quedará la superficie tostada. Si no disponemos de soplete, podemos poner el horno a todo trapo en el gratinador. Cuando esté a 250 ºC, metemos casi tocando el gratinador el turrón y lo tenemos 10 ó 15 segundo. Lo justo para que se queme el azúcar, y que no se caliente el turrón. 


El resultado es sensacional. Se envuelve con film transparente y se deja secar unos 3 ó 4 días. Listo para comer.

3 comentarios:

  1. Menuda pinta más buena te ha quedado, el de yema me encanta, me encanta el molde no lo había visto.
    Felices Fiestas
    Cocinando con Montse

    ResponderEliminar
  2. HOLA ¡¡FELIZ AÑO NUEVO!!

    Voy a intentar este estupendo turrón con tu receta, a ver como me queda. Me gustaría que me dijeras donde puedo conseguir un molde así.
    Muchas gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que estos moldes los hicimos nosotros. Es lo que te puedo decir, pero es fácil de hacer.

      Eliminar