jueves, 30 de mayo de 2013

SARDINAS EN ESCABECHE DE CAVA ROSADO

El escabeche es que vale para todo. Para aves y sobre todo para pescado azul. Sardinas, Caballas, Boquerones, etc., van con escabeche de maravilla. Hoy vamos a preparar unas sardinas en escabeche pero sencillito, al Cava Rosado, para ir aprendiendo.


Necesitamos:

12 sardinas gorditas
2 vasos de aceite de oliva
1 vaso de Cava Rosado
1 vaso de vinagre balnco
I cabeza de ajo, con los ajos machacados
2 hojas de laurel
1 cucharada de pimentón dulce
Sal
Pimienta molida
Harina de freír. Ya sabéis de la que lleva un pez en el paquete.

Que no os duela lo del Cava. La noche anterior, os la bebéis con la pareja, o sólo, o en compañía, como queráis, pero ante todo, os la bebéis, y dejamos un vasito para el escabeche del día siguiente. Yo al menos lo hice así y no me dolió lo más mínimo.

Lo primero es meter unos minutos en agua las sardinas. Es para que se hidrate por fuera y nos sea sencillo eliminar la escama. Pasados unos10 minutos, las vamos sacando de una en una y a contraescama, vamos pasando la uña del dedo gordo, sin apretar y van saliendo todas las escamas.


Cortaremos la cabeza y con el dedo abriremos la barriga y retiraremos las tripas. Enjuagaremos en el agua, no las dejaremos en remojo, para que pierdan la sangre, que si hacemos esto se nos seca y pierden todo el sabor. Es como si metiéramos unos filetes en remojo para quitar la sangre. Pues lo dicho enjuagamos al chorrito del grifo, para no gastar y tirar agua, y frotamos con el dedo para eliminar los restos de las tripas. Salaremos generosamente y dejaremos un par de minutos.


Enharinaremos en harina de freír abundante y le daremos unas palmaditas para afianzar la misma y eliminar el sobrante. En el aceite que hemos medido, en una sartén y a fuego medio esperamos a que se caliente, no que humee, sino caliente. Entonces metemos las sardinas, no de muchas en muchas, porque se viene abajo la temperatura y se cuecen. Cuando doren por un lado, como 1,5 minutos más o menos,  volteamos y con otro minutito, listo. Escurrimos en papel absorbente.


Ahora, una vez terminado el proceso de fritura, ponemos las sardinas en una bandeja. Colamos el aceite, para eliminar los restos de harina y ponemos nuevamente en la sartén a calentar a fuego suave. Ponemos los ajos bien partidos contra la encimera, sino es así explotarán y montarán un pollo. Ahora cuando ya empiecen a dorar, apartamos del fuego y añadimos el pimentón y el laurel, y acto seguido el Cava y el vinagre. Dejamos calentar un par de minutos, que se evapore el alcohol y dejamos reposar. Cuidado con la temperatura, no os paséis, que salpicaría un montón.



Esperamos a que temple y rociamos las sardinas. Dejamos reposar al menos 12 horas y es un plato increíble. 


Les tenemos que dar la vuelta en el escabeche al menos una vez. Para comer con ensalada es perfecto, o como aperitivo,  con un poco de la salsa de escabeche por encima y acompañado con una cervecita, igualmente bueno.


miércoles, 29 de mayo de 2013

HAMBURGUESAS ESPECIADAS CON CREMA DE ACELGAS

La espinaca es muy fina, muy elegante y muy francesa, y además me gusta mucho, pero donde se ponga una buena acelga, que se quite lo demás. El sabor que aporta la acelga a una crema ligera, no tiene comparación y esta es la que vamos a hacer para este plato.



Necesitamos:

750 g de carne picada, ½ ternera y ½ cerdo
1 rodaja de pan de molde mojada en leche
1 ramillete de perejil muy picado y un par de hojas o tres de hierba buena
Sal
Pimienta molida
1 cucharada de orégano
Nuez moscada
1 guindilla pequeña
2 clavos
½ cucharadita de curry
1 cucharadita de comino molido
½ cucharadita de pimentón
1 cucharadita de sésamo
1 cucharadita de semillas de cilantro
½ cucharadita de tomillo
Zumo de limón

Para la salsa:

1 patata gorda
4 hojas de acelga
2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Sal, pimienta molida
Una pizca de comino y pimentón

Para la guarnición:

3 patatas
½ pimiento rojo
1 pimiento verde de freír
1 cebolla


Lo primero es preparar las especias. En un mortero, las ponemos todas y rallamos la nuez moscada. Añadimos un poco de sal y majamos. Con esto tenemos para poner y guardar tapado en un tarrito y usar cuando queramos.


Tomamos la carne el día anterior y la aliñamos con el pan en leche y escurrido, el picado de perejil y hierba buena, 2 cucharaditas de las especias que hemos preparado, sal y pimienta al gusto. 


Mezclamos todo y añadimos el zumo de ½ limón dejando reposar en la nevera hasta el día siguiente.


La crema: Ponemos el aceite en una cazuelita a fuego medio y añadimos la cebolla picadita pequeña, con un poco de sal, para que sude. Vamos removiendo mientras que rehogamos. Cuando está transparente, añadimos la patata cortada a gajos y seguimos rehogando. Finalmente ponemos las especias y cubrimos con agua y un poco más, ya que vamos a añadir las acelgas. Cogeremos las acelgas y las liberaremos de hebras. Para ello con una puntilla cortaremos desde el tallo, sin llegar al final y tiraremos hacia abajo, eliminando las hebras que lleven. Ahora cortaremos en trozos, tanto las hojas como las pencas y añadiremos a las patatas. Herviremos 25 minutos y trituraremos. Ha de quedar una crema ligera. Rectificaremos de sal y pimienta y listo.


Ahora las papas a lo pobre. En aceite abundante y a fuego lento ponemos las patatas peladas y cortadas a rodajas.


Cuando empieza a hervir nuevamente el aceite, añadimos los pimientos y la cebolla, cortado en juliana gruesa e iremos rehogando suavemente y removiendo de vez en cuando. En unos 15 minutos, la patata se habrá cocido en el aceite de oliva, escurriremos y añadiremos sal y pimienta molida y reservaremos.


Vamos con la carne. En una plancha de hierro, o de lo que dispongáis, ponemos 2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra y colocamos a fuego medio-alto. Cuando esté caliente, añadimos las hamburguesas. Con esta cantidad de carne salen 8 hamburguesas hermosas. Tendremos 1 minuto de este lado.


Cuando pasa el minuto, volteamos y la colocamos del otro. Dejamos que pase otro minuto más, y bajamos la temperatura del fuego. Con otro minutito más están listas. Os recuerdo que a mi me gusta la carne más bien poco hecha y jugosa, así que adaptar los tiempos a vuestro gusto personal.


En un plato bonito, colocamos tres cucharadas de crema de acelgas, encima las hamburguesas y al lado las papas a lo pobre. Está de muerte, y a los niños les va a encantar. Mis cachorros disfrutaron de lo lindo.




martes, 28 de mayo de 2013

FETUCCINI CASEROS ESPECIADOS, CON BACON CRUJIENTE Y AROMA DE HIERBA BUENA

Me gusta la pasta fresca casera, pero siempre igual la masa, y el acompañamiento no tiene gracia. Hoy hemos especiado la masa de la pasta con pimienta molida y orégano fresco, bien fresco y la salsa aún más sencilla, bacon crujiente, aceite,  mantequilla y hierba buena. ¿Algo más fácil?


Necesitamos para la masa:

400 g de harina entre fuera y repostería, a partes iguales.
4 huevos
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Pimienta negra molida
Orégano
4 cucharaditas de sal

Para la salsa:

2 cucharadas de aceite
3 cucharadas de mantequilla
Hierbabuena al gusto y picadita
4 lonchas de bacon
Queso rallado


Vamos por pasos. Comenzamos con la pasta. Mezclamos todos los ingredientes y amasamos un buen rato. Cuando tienen una textura, que podemos estirar perfectamente con el rodillo y que casi no se pega, la dejamos reposar en frío envuelta en film transparente unos 30 minutos.


El que no tenga máquina, no hay problema. Estiramos la masa con rodillo hasta que alcance un groso de 1 mm, más o menos. Cortamos la plancha de masa a 25 ó 30 cm de largo y cara trozo de 1 cm de ancho y ya están los fettuccini listos.

Con máquina procedemos de la siguiente manera. Cortamos en 4 trozos, uno por ración. Ponemos un poco de harina en la mesa y sobre la masa y estiramos con el rodillo. Pasaremos por la máquina, rodillo, sin saltarnos ninguno de los grosores, desde el más grueso al más fino. Yo prefiero en el penúltimo más fino y luego pasando harina por las dos caras de la masa, para que al cortarla quede suelta. Lo pasamos por el cortador más ancho y obtenemos los fettuccini. Los dejaremos separado y estirados y dejaremos secas unos 15 ó 20 minutos.

Agua abundante a hervir con sal. Cuando esto ocurre, añadimos los fettuccini y vamos moviendo con suavidad, hasta que rompe a hervir nuevamente. Lo tendremos hirviendo 2 ó 3 minutos. No más. Escurrimos y usamos inmediatamente


Mientras cuece hacemos  la salsa para que en cuento este la pasta podamos condimentarla con ésta. 


Cortamos el bacon en daditos y lo freímos a fuego suave con aceite de oliva virgen extra, hasta que tornen tostaditos y estén crujientes. 


Apartamos y escurrimos en este aceite ponemos la mantequilla, fuera del fuego y se derrite. Añadimos la hierba buena muy picadita  y se vierte sobre la pasta. 


Añadimos pimienta molida, queso rallado, el bacon crujente y a comer.


domingo, 26 de mayo de 2013

POLLO AL AJILLO, CON SALSA DE CERVEZA, RÁPIDO

Cuando digo rápido, es porque no vamos a poner a macerar la carne ni nada, sino que se va a cocina con los ajos machacados, eso si, todo, todo, todo, a fuego lento. Por cierto el que piense que la cerveza no se merece este fin, no hay problema, que la compre sin alcohol y así duele menos dedicarla a una salsa. Yo lo he hecho así.


Necesitamos:

1 pollo troceado
1 cabeza de ajos, con los dientes machacados
1 hoja de laurel
1 litro de cerveza
Agua
Sal
Pimienta molida
4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra
Una ramita de romero


Lleva poquitas cosas y es muy fácil. En una cazuela, yo he usado una paella, porque me gusta mucho cocinar en estos cacharros, ponemos el aceite con los ajos machacado a fuego lento.


Cuando empiezan a oler los ajos, añadimos el pollo y lo salpimentamos. Vamos a estar rehogándolo hasta que tome un color blanco. Solo es para sellarlo.


Como he dicho antes, es solo para sellarlo, no más y no hay que decir que no hemos aumentado la potencia del fuego. Lento, hoy todo lento.


Cuando tome este colorcito blanco/vainilla, añadimos el laurel y la cerveza. Dejaremos hervir unos 2 ó 3 minutos, para que evapore el alcohol, y luego añadimos agua hasta que tape.


Lo dejaremos, como una horita a fuego lento. Pondremos el romero y nada a cocer. Si vemos que necesita un poco más de agua, sin problemas añadimos, pero queremos la salsa concentradita y reducida. Es que no tiene más ciencia.



Ponemos en un plato el pollo y rociamos con la salsa. Podemos acompañarlos con un arroz blanco y unos gajos de tomate con sal. Lo tomamos con una cervecita, pero esta con alcohol y listo a disfrutar.


jueves, 23 de mayo de 2013

ENSALADA DE ARROZ CON CRUJIENTES DE POLLO Y VINAGRETA DE NARANJA

Llega el momento del año ensalada. La verdad es que con estas temperaturas es lo que apetece comer, muchas ensaladitas, gazpachitos, picadillos, etc. Hoy vamos a comer ensaladita con arroz, que es una manera diferente de hacer ensaladas y darle otro punto.


Para 4 personas necesitamos:

300 g de arroz redondo
Un puñado de guisantes
½ pimiento rojo cortado en juliana fina
2 tomates pequeños
3 huevos duros
½ pepino mediano, cortado en rodajitas finas
3 cucharadas de maíz dulce
4 filetes de pollo
Un chorrito de salsa de soja y un trocito de jengibre fresco
Zumo de limón
Zumo de naranja
Aceite de oliva virgen extra
Vinagre
Sal
Pimienta
Harina de freír, de la que es azul y lleva un pescado en el paquete.
Aceite de oliva para freír

El pollo lo vamos a cortar en tiras finitas y lo maceramos 30 minutos, con zumo de limón, sal, pimienta, una raíz de jengibre y la salsa de soja.


Comenzamos con el arroz. Ponemos a hervir agua con sal y cuando rompa añadimos el arroz y los guisantes. Unos 14 minutos, removemos, para que no se pegue y probamos. Si está duro, lo dejamos en el agua caliente, pero apagado el fuego, un par de minutos más y cuando esté a vuestro gusto, lo apartáis y lo refrescáis con agua, escurrimos y reservamos. A mi me gusta con 14 minutos para ensalada, al dente.


Vamos a mezclar las verduras, con el arroz y a dejar hasta que terminemos el pollo y la vinagreta.


Escurrimos el pollo y lo enharinamos bien. Lo palmearemos para eliminar el resto de harina.


Pondremos en una sartén aceite de oliva abundante a calentar a fuego medio. Cuando alcance su temperatura, o sea, caliente pero no humeante, iremos añadiendo el pollo a la satén pero no en demasiada cantidad, porque si lo hacemos así baja rápidamente la temperatura y se cuecen en vez de freírse. Esperamos a que dore y sacamos a papel absorbente.


Ponemos en un bol un poco de sal, pimienta molida, tres cucharadas de vinagre, 9 de aceite y zumo de una naranja. Mezclamos con varilla y esta será la vinagreta de la ensalada, Veréis que cosa más rica.

Ponemos la ensalada en el plato, el huevo duro cortado y el tomate cortado al lado y en otro hueco del plato los crujientitos de pollo. Rociamos con la vinagreta y pedazo de plato.


miércoles, 22 de mayo de 2013

TORTILLA DE PATATAS RELLENA DE PISTO

Bueno, pues retomamos el tema de las tortillas rellenas. Esta, con un buen pisto, suavita y jugosita. Es una delicia. No os comáis la cabeza con que si es un rollo, hacer dos medias tortillas, que si el pisto revuelto, etc., que no que es sencillo y divertido.


6 patatas medianas
6-8 huevos, depende del tamaño de estos y de las patatas
Sal
3 ó 4 cucharadas de aceite de oliva virgen extra para hacer la tortilla y otras tantas para el pisto
Aceite de oliva para freír las patatas
1 calabacín mediano
1 berenjena pequeña
1 cebolla pequeña
¼ de pimiento rojo
200 g de pulpa de tomate triturado, natural o en lata

Vamos a comenzar con el pisto. Cortamos todos los ingredientes en brunoise, o sea, en daditos pequeños. En una sartén con aceite de oliva virgen extra, como 3 ó 4 cucharadas, salteamos la cebolla con un poco de sal para que sude y a fuego medio. Al cabo de un par de minutos, ponemos el pimiento, removemos y dejamos otros 2 minutos más. Ahora es el momento del calabacín, con un poquito de sal y pasados un par de minutos más, la berenjena. Todo removiendo y sin prisas. De momento es muy sencillo ¿verdad?


Cuando las verduras parecen estar tiernas, pero no lamiosas, añadimos el tomate triturado y rehogamos a fuego medio/fuerte, hasta que se consuma el agua del mismo. Llegado este momento, añadimos 2 huevos, removemos con cuchara de palo y cuando empiece a cuajar, sacamos y reservamos.


Comenzamos la parte de la tortilla pelando y cortando las patas en láminas finas, no en taquitos, que al final la tortilla queda más seca. Las freímos en aceite a fuego lento, sin prisa. Recordad la tontería que digo siempre y que aprendí trabajando en Marruecos: “LA PRISA MATA”. Los que hayáis sucumbido a las tecnologías y utilicéis freidora, tendréis que ir encendiendo y apagando con la temperatura al mínimo, porque la patata para tortilla ha de cocerse en aceite y no freírse. 


Una vez esté la patata tierna y la cebolla también sacamos a un bol. A las patatas le añadimos los seis huevos batidos y mezclamos bien. En una sartén profunda con tres cucharadas de aceite caliente añadimos la mitad de la mezcla de huevos y patata. Removemos fuerte para que empiece a ligar el huevo.


Entonces dejamos un minuto a fuego suave que forme costra el huevo y apartamos boca abajo en un plato, con la costra hacia arriba. 


Con la otra mitad de la mezcla procedemos igual pero dejándolo en la sartén.  Ahora colocamos sobre ésta el revuelto.


Y sobre el revuelto, tapamos con la otra media tortilla. Colocamos bien y le damos forma a todo.


Dejamos que haga costra, y le damos el tiempo que queramos, para que salga jugosa o seca, según gusto. Si hemos dejado las medias tortillas jugosas, con un minuto por cada lado, con el fuego medio suave, una  vez montada la historia tienen de sobra. 


Ojo con la Salmonelosis, no las dejéis demasiado jugosas, con el huevo crudo que después se visita el baño en exceso y no digo más. El motivo de hacer siempre revuelto en las tortillas cuando se preparan es justamente para eso, para que en algún momento, aunque no cuajen, que el huevo esté por encima de los 70ºC y se elimine el riesgo de Salmonelosis.


 Bueno pues con esto y un bizcocho…..