martes, 12 de febrero de 2013

LENGUA REBOZADA CON SALSA DE TOMATE



Todos aquellos que digan, es que la textura de la lengua, es que cuando me la meto en la boca… Nada, es que no la han probado. Es una carne jugosa, deliciosa al paladar, limpia y que hace un caldo con verduras, increíble para comer como consomé o para hacer salsas. Ni caso a los tópicos sobre  esta carne.


Necesitamos:

4 lenguas de cerdo
1 Kg. De tomates maduros
1 cebolla
2 hoja de laurel
2 cebolletas
2 zanahorias  
2 pimientos verdes    
Aceite de oliva virgen extra
Sal
Romero
Orégano
Azúcar
Azafrán colorante
2 huevos
Harina
Aceite de oliva para freír

Comenzamos, quitando con un cuchillito afilado las papilas que queden en la lengua y la salpimentamos.


Preparamos en una cazuela tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra y lo ponemos a fuego  medio a calentar. Aquí vamos a marcar las lenguas para sellarlas y que se pierdan los jugos, así que la rehogaremos por todos lados, sin tostarla, sino, dorarlas levemente. Las retiramos del fuego y reservamos.



En la misma cazuela añadimos agua, laurel, sal, 2 cebolletas, 2 pimientos verdes y un par de zanahorias, enteras, no hace falta cortarlas. Cuando rompa a hervir añadimos las lenguas y las dejamos cociendo a fuego medio, como unos 90 minutos.



Mientras cuecen vamos a preparar el tomate. En una sartén vamos a saltear en tres cucharadas de aceite de oliva virgen extra una cebolla cortada a tacos, sin problema con el tamaño, ya que pasaremos por el pasapurés. Ponemos un poco de sal para que sude y la dejamos unos 5 minutos, removiendo a fuego medio. Cuando pasen estos minutos, añadimos el tomate cortado en trozos con piel, no hay problema. Salpimentaremos. Añadiremos 2 cucharaditas de azúcar para la acidez, una ramita de romero, orégano y dejamos rehogar a fuego lento como ½ hora.



Para la salsa de tomate me gusta mucho usar en estas fechas los tomates de pera. Están estupendos, no tienen demasiada agua y hacen una pasta de tomate fantástica. Que estén maduritos. Los pasaremos por el pasapurés y nos quedará una salsa de tomate increíble.


Una vez tierna la carne, dejaremos templar fuera del caldo, el cual reservaremos para diferentes platos. La carne la cortaremos en lonchas como de ½ cm de grueso y la salpimentaremos.



Batiremos los huevos y le pondremos un poco de azafrán para que el rebozado tome un color intenso. Salpimentaremos. Pondremos el aceite de oliva para freír, abundante cantidad, caliente pero a fuego medio. Pasaremos las lonchas de carne por harina y luego las sumergiremos en huevo, por ambos lados, escurriremos en el aire, pinchadas por el tenedor y la sumergiremos en el aceite para freírlas. Con cuidado, no hay que soltarlas y salpicar, sino que te ayudas con otro tenedor a soltarlas del primero y sumergidas ya en el aceite.


Un par de minutos por cada lado y las sacamos a papel de cocina. Solo eso, el resultado como veis es increíble.


Para emplatar, ponemos al fondo la salsa de tomate, sobre ella las lenguas rebozadas y como acompañamiento, unas patatas fritas. Se lo merece




4 comentarios:

  1. alfhuevo.wordpress.com17 de febrero de 2013, 12:52

    Me encanta la lengua y esta semana quería hacer una receta con ella. Ya te contaré !! Un saludiño

    ResponderEliminar
  2. Molí, hijo....que compre el otro día unas lenguitas , casi nunca hay casquería de esta....y aproveche....pero no me acordaba de como ponerlas...y aquí ha llegado mi salvación. Además, mi madre las hacia igual , casi...un beso....picha...

    ResponderEliminar
  3. Molí, hijo....que compre el otro día unas lenguitas , casi nunca hay casquería de esta....y aproveche....pero no me acordaba de como ponerlas...y aquí ha llegado mi salvación. Además, mi madre las hacia igual , casi...un beso....picha...

    ResponderEliminar